Estudio Bíblico de Eclesiastés No. 9

Hoy terminamos el capítulo 3.

Eclesiastes 3:16-22

v16: En lugar del juicio, allí impiedad; y en lugar de la justicia, allí iniquidad: En este mundo las cosas no son como deben ser. En estos dos lugares, donde esperaríamos encontrar bondad, encontramos maldad e iniquidad. No es prudente invertir en este mundo: la destrucción se avecina. Necesitamos estar invirtiendo en el Reino (Mateo 6:20-21).

v17: Al justo y al impío juzgará Di-s: Nadie escapa al juicio (2 Corintios 5:10). Si nadie va a escapar, entonces debemos estar preparados. Hoy en día, la gente no quiere hablar de juicio. Quieren centrarse solo en lo que creen que son las ‘cosas positivas’, las ‘cosas buenas’, las ‘ cosas agradables’. Esta mentalidad muestra que estas personas no tienen la mente de Cristo, ya que cuando se derraman los juicios de Di-s, son motivo de alabanza (p. ej., Apocalipsis 16:7, Salmo 119:164, 119:175, etc.). Necesitamos entender a Di-s como Juez.

Nota: Lo único que podemos hacer, para poder comparecer ante Di-s en el juicio, es encontrar y confiar en Su gracia (Su perdón), la misma justicia de Su Hijo, Jesucristo, imputada a nosotros (2 Corintios 5 :21).

  • ALLÍ hay un tiempo: ¿Dónde es allí? Este juicio no se realizará finalmente aquí en la tierra, sino que se realizará allí, ante Su trono (Apocalipsis 20:11-13).

v18: Causa (condición – RV1909): Asuntos.

  • Semejantes a las bestias: Desde la perspectiva de Salomón, los hombres y los animales parecen venir y regresar al mismo lugar – del polvo de la tierra.

v19: Como mueren los unos, así mueren los otros: Otra similitud entre humanos y animales es el hecho de que ambos morimos.

  • Una misma respiración (espíritu) tienen todos: Si no encontramos la redención, si no encontramos el perdón de Di-s, entonces no somos mejores que los animales; de hecho, estaremos peor que ellos.

v20: Todo volverá al mismo polvo: Sin perspectiva de Reino, ni esperanza, todo es vanidad. Sin la redención, la esperanza que ofrece Cristo, todo conduce al mismo lugar: destrucción, no hay contentamiento, no hay satisfacción, nada de sustancia y significado en este mundo.

v21: Esta es una pregunta. Salomón quiere saber cómo sabemos (en qué basamos esta distinción) que el espíritu del hombre va hacia arriba (a Di-s, a los cielos) y el espíritu de las bestias (animales) va hacia abajo.

Nota 1: Aunque a veces Salomón planta la semilla de la verdad bíblica dentro de este libro, es un libro que está escrito principalmente desde un punto de vista muy humanista, basado en lo que se puede ver, lo que se puede saber, lo que Salomón experimenta, etc. Mucha gente vive de esta manera. Solomon quiere comunicarles la existencia desesperada que están viviendo y, si no se arrepienten y cambian, solo empeorará.

Nota 2: No sabemos con seguridad qué va a pasar con los animales cuando mueran. Lo que sí sabemos bíblicamente es que los animales van a tener un lugar en el Reino de Di-s. Aunque han sido creados con una medida de responsabilidad (Genesis 9:5) no es en el mismo grado que para los humanos. Según la historia del Arca de Noé, hay una medida de esperanza de salvación, de preservación, de parte de Di-s (un remanente de los animales se salvó junto con Noé y su familia).

v22: Esta es su parte: Porción, patrimonio.

  • Porque ¿quién lo llevará para que vea lo que ha de ser después de él?: Esta es una de las preguntas más importantes con las que realmente deberíamos luchar. Aunque desde una perspectiva humana parecería que un ser humano simplemente regresa al polvo, debemos recordar a Di-s en toda la ecuación. Salomón se olvida de Di-s en esta pregunta. Es EN Jesucristo que podemos entrar en el Reino de Di-s, que podemos ver cuál es la sustancia real de nuestra vida. Apocalipsis nos dice lo que va a suceder: el juicio del Gran Trono Blanco les sucederá a todos (ya sea como recompensa o como castigo). Es imposible que aquellos que no conocen a Di-s vivan de una manera que le agrade. Incluso las mejores intenciones estarán respaldadas por malas intenciones o motivaciones. Solo aquellos que han experimentado la redención son capaces de “redimir el tiempo” que tenemos en esta tierra (Efesios 5:15-17). “Redimir el tiempo” significa tomar este mundo que está fuera de la voluntad de Di-s, que está en tinieblas, y hacer cosas que reflejen el Reino, contrarias a la naturaleza de este mundo.
Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error206
fb-share-icon0
Tweet 50

Leave a Reply