¡Shabbat Shalom! Parashá Devarim

La porción de la Torá de esta semana se llama Devarim. Estamos comenzando el libro de Deuteronomio y los versículos son: Deuteronomio 1:1-3:22. A continuación, un breve comentario de Baruch:

Parashá Devarim

Este Shabbat comenzamos a leer el quinto y último libro de la Ley de Moisés. También es un Shabbat especial, ya que es el Shabbat que precede a Tisha B’Av (el noveno día del mes judío llamado Av). Tisha B’Av conmemora la destrucción del Primer y Segundo Templo. Aunque todavía estamos en las tres semanas de luto, desde el decimoséptimo de Tamuz hasta después de Tisha B’Av, quería centrar este artículo en algo positivo. Leemos este Shabbat,

“HaShem vuestro Di-s te os ha multiplicado, y he aquí soy hoy vosotros como las estrellas de los cielos en multitud.” Deuteronomio 1:10

Este versículo habla de la fidelidad de HaShem con respecto a Su pueblo. Uno necesita recordar que durante los cuarenta años en el desierto todas las personas excepto Josué y Caleb murieron. Sin embargo, según este versículo, el pueblo se había multiplicado en una gran abundancia. Normalmente, cuando uno lee acerca de la promesa de que Israel se convertirá en una gran nación, se dan dos descripciones.

“Bendiciendo te bendeciré y multiplicando te multiplicaré tu simiente como las estrellas en los cielos y como la arena que está a la orilla del mar; y tu simiente poseerá las puertas de sus enemigos.” Génesis 22:17

En el pasaje de Deuteronomio sólo se menciona la primera descripción. ¿Por qué es esto? La mayoría de los estudiosos entienden la porción relacionada con la arena en la orilla del mar como hablando de un gran número. Aunque las estrellas en los cielos también representan un número aún mayor, uno debe recordar lo que se dice acerca de las estrellas en Génesis 1:14,

“Y dijo Di-s: ‘Sean lumbreras en la expansión de los cielos (el firmamento) para apartar (hacer una distinción) el día y la noche: y sean para las señales, y para las estaciones (tiempos), y para días y años designados'”.

Bíblicamente hablando, el día y la noche también pueden referirse al bien y al mal. Las señales y los tiempos señalados tienen que ver con la revelación y la iluminación de Di-s. En otras palabras, a pesar del hecho de que los Hijos de Israel estaban en un lugar difícil, el desierto, todavía HaShem fue fiel para llevar a cabo Su palabra de multiplicar a Israel y prepararlos para ser una fuente de iluminación y revelación al mundo.

Encuentro mucho aliento en el hecho de que puedo estar en medio de una circunstancia difícil, tal vez incluso de mi propia creación, y Di-s continuará moviéndose en mi vida y me convertirá en la persona por la que Su Hijo murió para que yo pudiera llegar a serlo.

¡ÉL ES VERDADERAMENTE FIEL!

¡Shabbat Shalom! Parashá Matot – Masei

¡Shalom desde Israel!  Espero que todos ustedes hayan tenido una muy buena semana. Esta semana tenemos una lectura doble muy especial para la porción semanal de la Torá. Se llaman Matot y Masei. Las lecturas son Números 30:2-32:42 y 33:1-36:13. Aquí les comparto un breve comentario de Baruch:

Parashá Matot – Masei

Este Shabbat leemos dos porciones de la Torá, Parashá Matot y Parashá Masei. En esta última lectura, uno encuentra el mandamiento de establecer seis ciudades de refugio. Estas ciudades eran para cuando alguien matara a otro, pero no tenía la intención de hacerlo, aunque que no fue puramente un accidente. En otras palabras, había cierto grado de responsabilidad. Esta responsabilidad podría estar presente debido a la negligencia; es decir, si el que mató a otro hubiera tomado algunas precauciones razonables, la muerte no se habría producido. Debido a que el asesino es responsable de alguna manera, la familia puede vengar la muerte del pariente tomando la vida del asesino. El que hace venganza de la muerte es conocido en la Escritura como el “redentor”. Para que el asesino no muera también, se le permite huir a una de las ciudades de refugio, y allí está a salvo del “redentor”, ya que no puede ser asesinado dentro de las fronteras de la ciudad.

La pregunta en la que me gustaría centrarme es “¿cuánto tiempo debe permanecer el asesino en la ciudad de refugio antes de que pueda partir y estar a salvo del vengador?” Uno podría formular la pregunta de manera diferente preguntando: “¿Cuántos años debe permanecer en la ciudad de refugio”? Es esta segunda pregunta la que pasa por alto el punto. El asesino no está en la ciudad de refugio como castigo, es decir, como una sentencia de veinte años, pero está allí esperando que ocurra algo que lo libere y lo devuelva a su condición anterior. ¿A qué espera? La respuesta se encuentra en el Parashá,

“… Y morará en ella (la ciudad de refugio) hasta que muera el gran (sumo) sacerdote, el cual fue ungido con aceite santo.” Números 35:25

Aquí tampoco se menciona un tiempo específico, como una sentencia de veinte años, sino que se trata de esperar a que el sumo sacerdote muera. ¿Por qué se menciona al sumo (gran) sacerdote y por qué es que se menciona su muerte? El sumo sacerdote está relacionado con el Día de la Expiación. En esencia, la expiación no elimina la consecuencia del pecado, sino que sólo pospone la consecuencia del pecado. ¿Cuál es la consecuencia del pecado? La respuesta es la muerte.

Es muy importante recordar que el miembro de la familia que tiene derecho a vengar la muerte de su pariente es llamado el “redentor”. Este hecho demuestra que debido a este pecado y, por supuesto, de todo pecado, se requiere la redención. El sumo sacerdote es mencionado en este pasaje para proporcionar un contexto para entender el tema de las ciudades de refugio. Mientras el asesino permanece dentro de la ciudad, la consecuencia de su pecado (muerte) se pospone. Es la muerte del sumo sacerdote, que es ungido (en hebreo ungido es la misma palabra para Mesías), lo que proporciona redención para el asunto. Debido a la muerte del sumo sacerdote, el asesino ahora puede salir libre y el pariente no puede hacerle daño, porque la muerte del sumo sacerdote trajo consigo una redención que fue a la vez sustitutiva y vicaria.

Es importante que el lector recuerde que la muerte del Mesías proporcionó una mayor redención, la redención que conduce a la vida eterna y el perdón de todos los pecados de uno. Del mismo modo, la muerte de Yeshúa fue sustitutiva y vicaria. Una y otra vez en la Torá, uno puede encontrar muchas enseñanzas que apuntan a lo que el Mesías Yeshúa ha logrado. Estos numerosos sucesos proporcionan las pistas que deberían hacer que uno identifique a Yeshúa como el Redentor y deposite su fe en Él.

Tragedia en Israel

Celebraciones más pequeñas en nuestra ciudad.

Aproximadamente entre 75,000 y 100,000 peregrinos judíos que participaron en las celebraciones de Lag Ba’omer en el Monte Meron el jueves por la noche quedaron horrorizados después de que al menos 45 personas murieran y más de un centenar resultaron heridas en una estampida junto a la tumba del rabino Shimon Bar Yochai. El incidente ocurrió cuando grandes multitudes de personas entraron en un complejo cerrado, aplastando a decenas de personas contra las vallas. Si bien todos los heridos fueron evacuados del lugar, muchas personas necesitaron ayuda psicológica, incluidos voluntarios médicos. Las historias del evento son realmente horribles y muy tristes y los que ayudaron con el rescate están muy traumatizados.

Lag B’Omer es una fiesta no bíblica. Se celebra el día 33 del conteo del Omer. La letra hebrea “Lamed” es igual a 30 y la letra hebrea “Gimmel” es igual a 3, de ahí “LaG”.

Esta festividad conmemora un par de eventos importantes en la historia judía. El Talmud relata que, en las semanas entre las festividades judías de la Pascua y Shavuot, una plaga arrasó entre los discípulos del gran sabio Rabí Akiva (maestro de Rabí Shimon bar Yojai), “porque no actuaron respetuosamente el uno con el otro”. Por lo tanto, estas semanas se observan como un período de duelo, con diversas actividades alegres prescritas por la ley y la costumbre. En Lag BaOmer cesaron las muertes. Por lo tanto, Lag BaOmer también lleva el tema de amar y respetar al prójimo (ahavat Yisrael).

El otro evento principal es recordar la muerte de Shimon bar Yojai. El rabino Shimon bar Yojai, que vivió en el siglo II d.C., fue el primero en enseñar públicamente la dimensión mística de la Torá conocida como la Cabalá, y es el autor del texto clásico de la Cabalá, el Zohar. El día de su fallecimiento, el rabino Shimon instruyó a sus discípulos que marcaran la fecha como “el día de mi gozo”.

Por favor recuerde orar por las familias de aquellos que han perdido la vida. Escuché de un hombre que fue muerto que deja atrás a 9 niños muy pequeños.

¡Shabbat Shalom! Parashá Emor

¡Qué colores tan vibrantes en Israel!

Esta semana, continuamos en el libro de Levítico con Parashá Emor. La lectura de la Torá cubre Levítico 21:1-24:23. Aquí hay un breve comentario de Baruch:

Parashá Emor

La porción de la Torá de esta semana contiene una parte fundamental de la observancia judía: los festivales. Con frecuencia me preguntan individuos que no son judíos: “¿Debo guardar las fiestas bíblicas?” Mi respuesta es la misma para uno que es un creyente judío o un creyente gentil. En primer lugar, hay que reconocer que es físicamente imposible guardar estos festivales. Incluso si uno viaja a Jerusalén con la intención de guardar la fiesta, no encontrará un altar allí (o un Templo) sobre el que hacer su sacrificio.

Tal vez éste responda: “Yeshúa es mi sacrificio, sólo quería adorarlo en este Día Santo y reconocerlo y a Él de una manera especial; ¿No debo reconocer esta fecha y diferenciarla de alguna manera?” Esta última declaración es más diferente a la anterior. Es muy diferente el uno reconocer que esta es la fecha de una fiesta bíblica y querer estudiar el mensaje y las prácticas de este festival y apartarlo para el culto que tratar de mantenerlo o guardarlo.

Sin duda es permisible que uno reconozca la importancia de una fecha y el festival que se observó en esta fecha y que estudie sobre el festival y que adore a Di-s de una manera que esté relacionada con el mensaje del festival. Esto es bueno y creo que puede ser muy beneficioso espiritualmente. El problema es cuando uno comienza a sentir que es pecaminoso para un creyente no marcar el festival o creer que él realmente lo está guardando.

Romanos 14 ofrece una enseñanza clara de que si uno desea apartar un día para adorar a Di-s de una manera única esto es aceptable. Sin embargo, si uno no lo hace y utiliza cada uno para adorar a Di-s y darle gracias a Él, éste no ha pecado. De hecho, ambos se comportan de una manera que está arraigada en el deseo de reconocer a Yeshúa y darle gracias a Él. Los festivales revelan la verdad sobre la persona y obra del Mesías Yeshúa y deben ser estudiados. Personalmente, me parece agradable, y me ayuda espiritualmente seguir el calendario bíblico y marcar las fiestas y separar estos días. ¿Pero es necesario? ¿HaShem lo requiere? ¿Es pecado no hacerlo? La respuesta a todas estas preguntas es no Él no lo requiere.

Diré que es extraño para mí por qué un creyente no le daría importancia a una fecha en la que se observó una fiesta bíblica, pero luego reconoce otro día que no tiene importancia bíblica y a menudo es de origen pagano y sale del todo a celebrarlo.

En Estados Unidos hay un día que se llama Día de Acción de Gracias. Ciertamente no es pagano; de hecho, sus orígenes están arraigados en su nombre, simplemente el deseo de agradecer a Di-s por las bendiciones que Él proporciona. Recuerdo haber sido invitado a una asamblea cristiana del área local la noche anterior al Día de Acción de Gracias con el propósito de enseñar sobre el concepto bíblico de dar gracias a HaShem. Con mucho gusto acepté. Al concluir, uno de los miembros me invitó a enseñar en otro evento que la congregación estaba teniendo en unas semanas. No podía aceptar esta invitación porque fue durante Janucá y había un compromiso previo que había hecho. Compartí esto con este caballero, y no sólo se confundió, sino que condenó mucho que participaría en cualquier cosa que tuviera que ver con Janucá. Le expliqué que Yeshúa subió a Jerusalén para participar en la celebración allí (Véase Juan 10:22).

Este es el juicio que Pablo en Romanos capítulo 14 advierte fuertemente en su contra. Un versículo muy importante de este capítulo es el versículo 5, “… Que cada uno en su propia mente esté plenamente convencido.”

Buenos consejos para un buen comportamiento.

Planificando Su Menú de Pésaj (2da Parte)

Esta es la ensalada que mencioné ayer en el blog … Bagatela vegetal.

Uno de los platos más tradicionales para servir durante la Pascua es los Tzimmes. Este plato de verduras se compone de zanahorias, batatas y ciruelas secas. Yo hago el mío de una manera un poco diferente a la mayoría de la gente. La mayoría de las fotos de Tzimmes que veo tienen las verduras cortadas y no en puré. Hiervo las zanahorias y las batatas hasta que estén blandas. Luego, las hago puré y agrego margarina (no mantequilla, que es láctea) y azúcar morena. Mezclo todos los ingredientes juntos y los coloco en una fuente para hornear. Luego, coloco las ciruelas secas esporádicamente en la parte superior de la mezcla. Finalmente, caliente en el horno hasta que esté listo para comer en el Séder, o lo dejo enfriar y lo coloco en el refrigerador hasta el momento de calentarlo para la comida.

Aquí hay un par de consejos más sobre Pésaj: Preparación en la noche del Séder. Primero, determino cuántas personas tendremos para el Séder. Este año tendremos a nuestra familia más 1. Entonces decido un menú. En el lado izquierdo de una hoja de papel completa escribo el menú. En el lado derecho, enumero todos los ingredientes que necesitaré comprar para preparar el menú. He guardado las hojas de papel durante varios años y al final de cada año escribo notas para ayudarme a prepararme mejor para el próximo año. Por ejemplo, he descubierto que se agotan los pasteles, galletas y papas fritas Kosher para Pésaj en medio del “jag” (festival) en las tiendas de comestibles que los venden. Por lo tanto, compro extra para que no se me acaben.

Además, ¡no olviden comprar los artículos para el plato del Séder!

¡Mañana planificaremos nuestra estrategia de limpieza!