Janucá en Israel

¡Estamos agradecidos todos los días por tener la bendición de vivir en Israel! Caminar por la calle durante Janucá y ver Janukías, sufganiyot (donas), dreidels y escuchar música de Janucá es una sensación muy buena. Compartiré algunos enlaces al final de esta publicación de algunas canciones tradicionales de Janucá.

Es tradicional comer alimentos cocinados en aceite durante esta festividad. Esto es para conmemorar la historia tradicional del milagro del aceite. Dos de estos alimentos son donas y latkes.

Había planeado mostrar algunas fotos de nosotros cocinando algunos latkes (panqueques de papa), pero he estado sin una placa de cocina para Janucá hasta ahora y no hay tiempo para hacerlos hoy. Aquí hay un enlace a una Janucá anterior donde mostré los pasos para preparar estos deliciosos platos tradicionales.

Latkes (por fin) (NOTA de Yosef: incluiré aquí abajo las fotos y la traducción del artículo en lugar de poner un enlace para el artículo anterior)

Latkes

Disfruté haciendo unos latkes. Son muy fáciles de hacer y hay varias variaciones. Solo uso patatas ralladas, huevo y un poco de harina. También se pueden preparar sin gluten con harina de patata en lugar de harina normal. Algunas personas también optan por agregar un poco de camote rallado.

Solo una nota: los bloques sobre el horno deletrean “shefa” en hebreo, que significa “abundancia”.

¡Solo algunas sufganyot para nosotros este año! No quiero exagerar 🙂

Esta noche es el encendido de la última vela. ¡Aquí hay un par de canciones para intentar cantar esta noche! (NOTA de Yosef: Consegui las mismas canciones pero en español y hebreo y una en ladino (también conocido como hebreo-español).

¡¡Que disfrutes lo último de Janucá!!

Nuevo Video Sobre La Vida Inspirada Bíblicamente

La Historia de Janucá – Apriete el titulo o el enlace al final (nota) para ver el video con la trascripción en español del audio en inglés.

Hace poco me contactaron para hacer un video corto sobre Janucá para una clase en los Estados Unidos. Decidí publicarlo en mi canal de La Vida Inspirada Bíblicamente.

El milagro del suministro de un día de aceite que dura milagrosamente ocho días se describe por primera vez en el Talmud, que se escribió unos 600 años después de los acontecimientos descritos en los libros de Macabeos. No estoy diciendo que sabemos con certeza que es verdad. Sin embargo, los acontecimientos son verdaderos y muy similares a lo que encontraremos en el futuro (y algunas personas ya lo están experimentando hoy).

NOTA: Aquí el enlace para ver el video y leer la trascripción en español del audio:

ENLACE: La Historia de Janucá

¡Shabbat Shalom!

La lectura de la Torá de esta semana es Parashá Vayeshev. La lectura es Génesis 37:1-40:23. Aquí hay un breve comentario de Baruch:

Parashá Vayeshev

En la lectura de la Torá de esta semana, José es vendido como esclavo. Al principio los hermanos planeaban matarlo. Esto muestra lo fácil que es para el pecado apoderarse de las personas y llevarlas a cometer un acto de violencia física. Uno necesita darse cuenta de que el orgullo y los celos pueden manifestarse por un fuerte odio que conduce al asesinato. Lo único que impedía a los hermanos matar a José fue su deseo de lucro. Como dijo Judá: “¿Qué beneficio que deberíamos matar a nuestro hermano…?” (Véase Génesis 37:26). Este sería un buen momento para que tomes una prueba espiritual. ¿Cuáles son tus pensamientos acerca de los hermanos de José? Si estás pensando en lo pecaminosos que son, has reprobado la prueba. La respuesta adecuada es verse a sí mismo en el comportamiento de los hermanos. Los hermanos sintieron que fácilmente podían salirse con la suya con el asesinato, pero decidieron al final lograr lo mismo, es decir, deshacerse de José, vendiéndolo a los ismaelitas

El punto es este, si estuvieras convencido de que podrías cometer algún crimen (pecado) y nunca serías descubierto, ¿habría mayor tentación de hacer el acto? Tal vez no matarías a otra persona, pero todos tenemos cosas en nuestro pasado, a veces un pasado no tan lejano, que ciertamente no querríamos que otros supieran. Por ejemplo, es común que las personas se comporten de manera diferente en su ciudad natal, que cuando están de vacaciones en una ciudad distante. La expresión,  “Lo que pasa en Las Vegas, se queda en Las Vegas” testifica esta tendencia.

El verdadero problema con los hermanos era la falta de fe en la realidad de un Di-s omnipresente y omnisciente. Obviamente no importa dónde estés, HaShem está observando. Tus amigos, familiares y otras personas que te conocen tal vez no estén contigo para ver lo que haces cuando estás solo, pero ciertamente un verdadero creyente experimentará la convicción del Espíritu Santo. La verdadera prueba de la madurez espiritual es si estás más preocupado por un amigo que descubra de algún hecho pecaminoso que hiciste, o si pecas contra el consejo de la Palabra de Di-s y que afligiste al Espíritu Santo.

Con el tiempo, los hermanos realmente lamentaron lo que le hicieron a José. Seguramente el pecado de uno lo descubrirá. Llegará un día en que todo estará expuesto. Si realmente crees esto, tu vida reflejará esto. Si no, probablemente estés esperando tu próximo viaje fuera de casa.

[En el Shabbat durante Janucá, se lee también Números capítulo 8.]

Encendiendo la Janukía

Encienda una vela más la vela Shamash (ayudante) esta noche.

El festival de ocho días de Janucá comienza esta noche. En conmemoración del milagro del aceite, encendemos las luces de Janucá (lámparas de aceite o velas) cada noche durante ocho días, aumentando el número de luces cada noche. Esta noche, la primera noche de Janucá, encendemos una luz. (En el calendario judío, el día comienza al anochecer; esta noche, entonces, comienza el primer día de Janucá).

Nota: Primero se enciende el “ayudante” la vela del medio y la más alta) y este se usa para encender las otras velas cada noche. Una vela la primera noche, dos velas la segunda y así sucesivamente hasta la 8va noche donde abran 9 velas encendidas.

En la primera noche de Janucá, recitamos tres bendiciones antes de encender. Las luces, que idealmente deberían encenderse poco después de la puesta del sol, deben permanecer al menos media hora después del anochecer. Durante el resto de las noches, solo recita las 2 primeras bendiciones a continuación.

Aquí están las bendiciones que se pueden decir después de encender las velas:

Primera bendición:

בָּרוּךְ אַתָּה אֲדֹנָי אֱלֹהֵינוּ מֶלֶךְ הָעוֹלָם אֲשֶׁר קִדְּשָׁנוּ בְּמִצְוֹתָיו וְצִוָּנוּ לְהַדְלִיק נֵר חֲנֻכָּה

Ba-ruk  a-ta  a-do-naí  e-lo-je-nu me-lej  ja-o-lam  a-sher  ki-de-sha-nu be-mitz-vo-tav ve-tzi-va-un  le-jad-lik  ner  ja-nu-ca

Bendito eres Tú, Señ-r nuestro Di-s, Rey del universo, que nos ha santificado con Tus mandamientos y nos has mandado encender la luz de Janucá.

Segunda bendición:

בָּרוּךְ אַתָּה אֲדֹנָי אֱלֹהֵינוּ מֶלֶךְ הָעוֹלָם שֶׁעָשָׂה נִסִּים לַאֲבוֹתֵינוּ בַּיָּמִים הָהֵם בִּזְּמַן הַזֶּה

Ba-ruk  a-ta  a-do-naí  e-lo-je-nu  me-lej  ja-o-lam  she-a-sa  ni-sim  la-a-vo-te-nu  ba-ya-mim ja-jem  biz-man  ja-ze.

Bendito eres Tú, Señ-r nuestro Di-s, Rey del universo, que realizaste milagros por nuestros antepasados ​​en aquellos días, en este momento.

Tercera bendición, recitada solo la primera noche (o la primera vez que se enciende este Janucá):

בָּרוּךְ אַתָּה אֲדֹנָי אֱלֹהֵינוּ מֶלֶךְ הָעוֹלָם שֶׁהֶחֱיָנוּ וְקִיְּמָנוּ וְהִגִּיעָנוּ לִזְּמַן הַזֶּה

Ba-ruk  a-ta  a-do-naí  e-lo-je-nu  me-lej  ja-o-lam  she-je-je-ya-nu ve-ki-i-ma-nu vejig-i-ya-nu liz-man ja-ze.

Bendito eres Tú, Señor nuestro Di-s, Rey del universo, que nos ha concedido la vida, nos ha sostenido y nos ha permitido llegar a esta ocasión.