¡Shabbat Shalom!

La lectura de la Torá de esta semana viene de Deuteronomio 7:12-11:25 y se titula “Eikev”.  Aquí hay un breve comentario de Baruch:

Parashá Eikev

En la parashá de la semana pasada leemos cómo el convenio de Di-s con el pueblo judío de darles la tierra de Israel se renovaría en los últimos días. De hecho, vimos que no sólo se renovará, sino que se ampliará para incluir a la nación de Jordania. En la lectura de la Torá de esta semana se nos informa que la promesa va mucho más allá de la de la nación de Jordania,

“HaShem expulsará a todas estas naciones delante de ti y poseerás naciones más grandes y poderosas que tú. Todo lugar donde la planta de tus pies lo pisará será para ti, desde el desierto y el Líbano, hasta el río, el río Éufrates, hasta el mar occidental será tu límite.” Deuteronomio 11: 23-24

Esta es la misma promesa que Di-s le hizo a Abraham en Génesis 15:18. Lo significativo de esto es que es en este mismo capítulo de Génesis que HaShem le asegura a Abraham la promesa de un hijo. Por supuesto, este hijo era Isaac, pero en última instancia, aprendemos en el Nuevo Pacto que Isaac representa al Mesías Yeshua. ¿Cuál es la conexión? La promesa del aumento de la tierra a Israel no incluye simplemente al Jordan, but also Lebanon, Syria, Iraq, and parts of Turkey and Saudi Arabia.

Este es el plan de paz de Di-s para el Medio Oriente. Tenga en cuenta que ni siquiera se acerca a lo que se escucha del presidente Obama o del primer ministro Netanyahu. La gente dice que hay que ser pragmático. Prefiero simplemente esperar a que Di-s cumpla sus promesas.

Recuerde que Abraham tuvo que esperar varios años para recibir a su hijo, pero mira lo que provocó el intento del hombre de resolver el problema: Ismael y todo el conflicto que el Medio Oriente está experimentando ahora.

Sé que es difícil de aceptar e incluso comenzar a ver cómo va a suceder esto. Supongo que es tan descabellado como un hombre que construye un gran barco para preservar a su familia y a todos los animales.

Recuerda el nombre de nuestra parashá: Eikev. Significa en este uso una recompensa. ¿Para qué fue la recompensa?“Y obtendrás una recompensa si escuchas estos juicios y los guardas y los haces, y el Señ-r tu Di-s te guardará a ti y al Pacto de Gracia que juró a tus antepasados”.Deuteronomio 7:12

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:

¡Shabbat Shalom!

Esta semana, nuestra parashá (Lectura de la Torá) es Vaetjanán, que es Deuteronomio 3:23-7:11. A continuación, un breve comentario de Baruch:

Parashá Vaetjanán

En la porción de la Torá de esta semana, Moisés suplica que HaShem eliminará la consecuencia de su pecado y le permitirá entrar en la Tierra de Israel. Sin embargo, su solicitud es rechazada por Di-s. Moisés, al relacionar esto al pueblo declara,

“Y HaShem se enojó conmigo por tu causa y no me escuchó y me dijo לך רב, no me sigas hablando (HaShem) con respecto a este asunto. Deuteronomio 3:26

Notarás que no traduje dos palabras hebreas, רב לך que a menudo se traducen como “demasiado o demasiado grande para ti”. Esta es la representación de la Edición de Stone del Chumash, una publicación judía ortodoxa de la Torá. La pregunta es ¿cómo entender la intención de esta frase en el contexto del pasaje? Está claro que Moisés hizo esta petición después de llevar al pueblo a dos grandes victorias sobre Sehón y Og, dos reyes poderosos. A pesar de estas grandes victorias, el castigo de Moisés permanecería aún.

Está claro que la simple representación de la frase רב לך no se ajusta al contexto. ¿Tendría sentido que sería demasiado grande para Moisés entrar en la tierra prometida? Una traducción alternativa, que es bastante literal, es “grande para ti”. El versículo sería el siguiente,

“Y HaShem se enojó conmigo por ti y no me escuchó y me dijo: (hay algo) grande para ti, no me sigas hablando (HaShem) más con respecto a este asunto.” Deuteronomio 3:26

La idea aquí, basada en esta traducción alterna, es que aunque HaShem está rechazando la súplica de Moisés de entrar en la Tierra y continuar sirviendo a Di-s, hay algo más que será grande para Moisés. Esto se relaciona con el futuro, más precisamente, con los últimos días.

En el Libro del Apocalipsis hay dos testigos mencionados en el capítulo 11. Se dice acerca de estos dos testigos: “Tienen el poder de detener los cielos para que no llueva durante los días de su profecía y tienen el poder sobre el agua para convertirlos en sangre y golpear la tierra con todo tipo de plagas como deseen.” Apocalipsis 11:6

Malaquías revela que Elías regresará al final de la era y parece que, sobre la base de la primera mitad de este versículo, detener la lluvia se relacionaría con lo que Elías había hecho durante los días del rey Acab. Del mismo modo, convertir el agua en sangre y golpear la tierra con plagas suena más similar a Moisés. Por lo tanto, la frase רב לך podría estar refiriéndose a la función que Moisés tendrá en los últimos días, como uno de los dos testigos. En otras palabras, mientras Moisés en este pasaje le suplica a Di-s que le permita entrar en la Tierra, y así continuar sirviéndole, y aunque HaShem se niega, no está rechazando por completo a Moisés; más bien Di-s le está diciendo, tengo algo más grande para tu hacer en el futuro.

Cada uno de nosotros necesita recordar que hay momentos en que seremos disciplinados por HaShem, pero esta disciplina no es un rechazo total de nosotros por nuestro Señ-r, más bien puede ser simplemente una parte necesaria de la preparación para algo mayor para ti (לך רב) en el futuro.

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:

¡Shabbat Shalom!

La lectura de la Torá esta semana se llama “Devarim”. Ese es el nombre hebreo para el libro de Deuteronomio y esta es la primera lectura de ese libro. Los versículos son Deutetonomio 1:1 – 3:22. Aquí hay un breve comentario de Baruch:

Parashá Devarim

En la porción de la Torá de esta semana, HaShem manda a los Hijos de Israel diciendo:

“… Suficiente vivienda en esta montaña… Mira, he dado ante ti la Tierra, ven y toma la posesión de la Tierra…” Deuteronomio 1:6-8 (Seleccionado)

La montaña donde moraban los Hijos de Israel era, por supuesto, el monte Horeb (Monte Sinaí). Allí, HaShem se reveló de una manera poderosa para el pueblo. Este lugar también se conoce como la montaña de Di-s. La gente se sintió segura allí y es significativo que HaShem mandó a la gente que abandonara este lugar. En otras palabras, los Hijos de Israel estaban más contentos de simplemente permanecer en el mismo lugar. Esto es paralelo a muchos creyentes que se sienten cómodos con simplemente regocijarse en su salvación, escuchando el mensaje evangélico una y otra vez y sin moverse más allá de su experiencia de salvación. La salvación no es el medio para el fin, sino sólo el comienzo de nuestro llamado a ser siervo del Mesías Yeshúa.

Este pasaje es simplemente un llamado para que Israel avance en los propósitos del Señ-r. Esos versículos deben hacer que cada uno de nosotros se pregunte si estamos persiguiendo la voluntad de Di-s o si nos hemos estancado espiritualmente. Se le dijo a Israel que se girara y viajara para heredar la Tierra. Si se lee atentamente, la Tierra a la que se hace referencia en este pasaje no es sólo la Tierra de Canaán, sino también el Líbano y todo el camino hasta el gran río, el Éufrates. Esta es una enorme cantidad de tierra y mucho más de lo que Israel haya habitado. Algunos han argumentado que esta promesa de una cantidad tan grande de tierras sólo se refiere al futuro, es decir, la era del Reino. Aunque esta promesa se cumplirá en el futuro, también fue posible hace 3,500 años atrás. El problema es que Israel no actuó en todo el alcance de las promesas de Di-s.

Los creyentes en Yeshúa son igualmente culpables hoy en día. Piensa en los milagros que Yeshúa realizó. Fueron estas grandes maravillas a las que se hacía referencia cuando Él dijo a Sus seguidores,

“En verdad os digo: El que cree en Mí, las obras que yo hago, él también las hará; incluso mayor que estas él hará…” Juan 14:12

Es importante darse cuenta de que Yeshúa no sólo estaba hablando a Sus discípulos ese día, sino a todos Sus seguidores a lo largo de los siglos. Yeshúa quiere usarte a ti y a mí de maneras mucho mayores de lo que podemos imaginar. La pregunta es si vamos a girar e ir en la dirección que el Espíritu Santo guía y obedecerle, o nunca ir más allá del consuelo en nuestra experiencia de salvación. Algunos de los comentaristas rabínicos hablan del monte Sinaí como el pináculo de la espiritualidad de Israel (véase el comentario de Rashi sobre éxodo 20:15). Si Rashi tiene razón, entonces es muy triste que el comienzo fue lo mejor que Israel alcanzó. Lo mismo se puede decir de muchos creyentes, ya que lo más cerca que se acercan a Di-s es el día en que fueron salvados.

Cuando HaShem mandó al pueblo a “girarse y viajar” implica la necesidad de hacer un cambio significativo. Demasiados creyentes no están logrando avanzar y hacer un cambio significativo. Demasiados creyentes están fallando en avanzar y tomar posesión del ministerio que Yeshúa tiene para ellos. No dejes que la altura de tu vida espiritual esté detrás de ti; sal fuera y recibe aquello que Di-s te ha llamado a lograr con la vida que Compró con Su sangre.

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:

¡Shabbat Shalom!

Espero que hayan tenido una muy buena semana. La porción de la Torá de esta semana es Balak. La Escritura es Números 22:2-25: 9. Aquí hay un breve comentario de Baruch:

Las lecturas bíblicas de esta semana atestiguan que, aunque Israel no siempre ha caminado con HaShem, Di-s mantiene su llamado sobre su pueblo. El profeta Miqueas cuenta que Israel experimentará la misericordia de Di-s y tomará nota de Sus actos justos y se conmoverá a responder a HaShem de acuerdo con Su voluntad. La pregunta es, ¿cómo desea HaShem que nos comportemos? La respuesta se encuentra en el conocido versículo,

“Él te ha dicho, oh hombre, lo que es bueno y lo que el Señ-r exige de ti; que hagas justicia y ames la misericordia, y humildemente camines con tu Di-s “. Miqueas 6:8

De manera general, uno puede entender la intención de este versículo, sin embargo, ¿cómo se practica esto específicamente? Este versículo es muy parecido a lo que dijo Rav Shaul:

“Finalmente, hermanos míos, las cosas que sean verdaderas, las cosas que sean honestas, las cosas que sean justas, las cosas que sean puras, las cosas que sean apropiadas, las cosas que tengan una buena reputación, si poseen virtud, si son loables, mediten sobre estas cosas.” Filipenses 4: 8

No es que uno no pueda comprender la dirección general y la intención de las palabras de Miqueas y de Pablo, el problema es cómo cumplirlas en la práctica. En otras palabras, uno requiere un estándar para discernir y determinar lo que es justo, puro, apropiado, etc. Hay quienes responderían que el Espíritu Santo testifica al creyente cómo debe comportarse para cumplir las palabras de Miqueas y Pablo. No es que no esté de acuerdo con esto, sin embargo, hay veces que lucho por escucharlo y entenderlo a Él. He encontrado que el mejor intérprete del Espíritu Santo es la Palabra de Di-s. Es la Escritura la que me ayuda a confirmar la enseñanza, la convicción y el consejo del Espíritu Santo.

Lo que me ha resultado más útil es estudiar personalmente cada uno de los mandamientos bíblicos de la Torá. Es a través de la búsqueda de la intención de cada uno de estos mandamientos, que uno aprende una verdad muy importante. Esta verdad es que los mandamientos de Di-s revelan Su carácter. El Mesías, Quién es Dios encarnado, nunca violó ninguno de los mandamientos bíblicos, porque Él es Dios con nosotros. Es decir, el Mesías expresó durante los treinta y tres años que estuvo en la tierra, el mismo carácter de Di-s, al cumplir la Torá. Los creyentes están llamados a ser como Yeshúa, de ahí vivir la forma de vida que Yeshúa vivió. Por lo tanto, cuando uno camina humildemente con Di-s y cumple las advertencias de Miqueas y Shaul, su comportamiento expresará la justicia que expresa la Torá (ver Romanos 8:4).

El problema hoy es que con demasiada frecuencia las personas usan su propio intelecto y razón, en lugar de darse cuenta de que la lógica humana nunca llega a las verdades de Di-s. Tales verdades solo se obtienen por medio de la revelación: la revelación del Espíritu Santo o la revelación de la Sagrada Escritura. La Palabra y el Espíritu hablan el mismo idioma.

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:

Parashá de La Semana

Sigue siendo un momento de inquietud y gran parte del mundo tiene miedo. ¡Este es el momento para que seamos testigos del Señ-r!

La Parashá de esta semana es Parashá Jukat (que significa Estatuto de). La lectura de la Biblia es Números 19:1-22:1. Aquí hay un breve comentario de Baruch.

Parashá (פָּרָשָׁה) Jukat (חֻקַּת)

En la Parashá de esta semana, aprendemos una cualidad muy importante de Di-s, es decir, Él luchará en nombre de Su pueblo. En el libro de Éxodo, cuando se habla del cruce del Mar Rojo (Mar de Cañas), a HaShem se le llama Hombre de Guerra (véase Éxodo 15:3). ¿Por qué quiero enfatizar este hecho? Hoy, muchas personas están enseñando una híper gracia, por la cual todos los atributos de Di-s relacionados con Él como juez que mostrará Su ira, se han vaciado de su comprensión de HaShem. Para ellos, la gracia, el amor y el perdón de Di-s eclipsan todos Sus otros atributos relacionados con el juicio. Tal visión de Di-s está distorsionada y está en conflicto con una gran cantidad de Las Escrituras; especialmente lo que la Biblia revela sobre los últimos días.

Hay un versículo en la lectura de la Torá de esta semana, que dice:

“Por eso se dice en el libro de guerra de HaShem …” Números 21:14

Este libro registra cómo Di-s ha luchado por su pueblo a lo largo de la historia de Israel. Este libro no está terminado. Cuando uno estudia a los profetas, encontrará que en los últimos tiempos, Di-s peleará de una manera poderosa para liberar a Israel de sus enemigos, que serán numerosos. Si una persona presta mucha atención a tales pasajes, aprenderá que antes del establecimiento del Reino de Di-s, en realidad será el Mesías Yeshúa quien derrama la ira de Di-s. De hecho, el libro de Apocalipsis llama a este juicio la ira del Cordero (ver Apocalipsis 6:16).

Uno debe darse cuenta de que la ira de Di-s está inherentemente relacionada con su santidad y las promesas que ha hecho en su palabra. El hombre puede realizar actos horrendos. De hecho, estamos escuchando sobre actos de terror indescriptibles que se están llevando a cabo en gran número hoy en Siria e Irak. Aunque la Segunda Guerra Mundial terminó hace 70 años, nunca olvidemos las atrocidades cometidas. Dichos pecados serán juzgados por Di-s. El Lago, que arde con fuego y azufre, da testimonio de esto. Sí, hay perdón, pero tal perdón solo está disponible en el Mesías Yeshúa y para aquellos que realmente se arrepienten. Lamentablemente, la Biblia revela que la mayoría rechazará esta gracia y encontrará la ira de Yeshúa.

En la Segunda Venida, Yeshúa trae la ferocidad de la ira del Todopoderoso Di-s. Es muy interesante que en el capítulo 19 de Apocalipsis, en el contexto de Su regreso y el derramamiento de esta ira, se lee que Yeshúa tiene un nombre, que nadie conocía (ver Apocalipsis 19:12). Este versículo señala las discrepancias entre la comprensión del hombre de la identidad de Yeshúa y la realidad de quién es Él. ¿Por qué se proporciona al lector esta información? La respuesta es enseñarnos que la mayoría solo entiende la Cruz como un medio para la gracia, que lo es; pero olvidan que la Cruz también manifiesta el alcance de la ira de Di-s y su compromiso con la santidad.

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página: