Estudio Bíblico, Libro de Apocalipsis, No. 40

Capítulo 22, 2ª Parte, Versículos 11-21

v11: Estas son las observaciones finales de Juan a las personas que leen este libro. Él nos está desafiando en cuanto a lo que vamos a hacer con las palabras de esta profecía. Tenemos una opción sobre cómo vamos a vivir, injusta o justamente. ¿Van a ser impactadas nuestras vidas por la Revelación o no?

v12: Mesías Yeshúa regresará para juzgar. El juicio puede entenderse de dos maneras: condenación o reivindicación. Él nos juzgará en base a nuestras obras; no como un criterio para la salvación, la salvación es un regalo gratuito, sino como un resultado de la salvación. ¿Serán nuestras obras aceptables a Él o rechazadas por Él? ¿Serán Nuestras vidas dignas de elogio? ¿Tendremos algo que poner a Sus pies?

v13: Yeshúa está hablando aquí. Él revela seis características acerca de Sí mismo. El número seis se refiere a la gracia.

v14: Nada ha cambiado – los mandamientos todavía revelan las expectativas de Di-s. No hay dos tipos de rectitud. En todo caso, lo que vemos es que la aplicación de la Torá, por el Mesías, se volvió aún más restrictiva. “No Matarás (asesinar)” era la ley en el Tanaj (AT). Yeshúa incrementó el significado cuando puso la ira y el asesinato a la par en Mateo 5:21-22. No hay desconexión entre la Ley del Mesías y la Ley del Antiguo Testamento. Ambas revelan la misma verdad.

  • Hay una relación entre el árbol de la vida y la cruz. Es a través de la cruz del Mesías que heredamos la vida eterna. Es a través de la cruz que nuestras vestimentas o prendas (obras) se pueden lavar y hacerlas limpias.
  • Las puertas están conectadas a las doce tribus. Aquellos que entran en la ciudad lo hacen por una puerta que está conectada a Israel (es decir, el Mesías Yeshúa – Juan 10:9).

v15: Aquellos que rechazan al pueblo de Di-s, Sus planes y Sus propósitos van a estar fuera de la ciudad. Aquellos que pueden entrar en la ciudad han aceptado lo que vino a través de Israel – Mesías Yeshúa. Tú no se puedes amar al Mesías y ser antisemita.

v16: Yeshúa está hablando de Juan – el autor del libro de Apocalipsis. Todos estos capítulos tienen una visión para las iglesias de Di-s.

  • Yeshúa fue el que creó a David. Él es la raíz, pero también es de la descendencia de David (Salmo 110:1 – David dijo a su Señor… es decir, Mesías.

v17: Hay una relación entre el Espíritu y la iglesia. Aquellos que son parte de la familia de Di-s están sometidos al Espíritu Santo de Di-s. La primera verdad bíblica acerca del Espíritu de Di-s es que Él puso orden en la creación hasta el punto de que todo fue declarado “Bueno. Muy bueno” (Ver Génesis 1). Es a través del Espíritu de Di-s que el orden es traído a nuestras vidas, para que Di-s pueda mirarnos, ver nuestras obras y estar bien complacido.

  • De balde (Libremente) está conectado a Isaías 55:1. La redención cuesta algo, pero la recibimos sin costo alguno. ¿Por qué? Debido al Redentor. El Mesías viene a reparar el mundo. Va a poner las cosas en orden.

v18: Los profetas nos dan una idea de la persona y la obra del Mesías. También nos dicen lo que Di-s va a hacer para lograr Su Reino. Hay un resultado horrible para aquellos que manipulan la Palabra de Di-s – las plagas de los juicios de las trompetas y copas serán derramadas sobre ellos.

v19: Este libro es santo. No podemos sumar ni restarle. Necesitamos recibirlo tal como se nos revela.

  • Es muy relevante que el libro de Apocalipsis llegue a su fin con una advertencia. Vamos a estar dentro del Reino o vamos a estar fuera de él. Tenemos que responder ahora, ya que está llegando un momento en que la oportunidad de responder habrá terminado.  Antes de morir, necesitamos tomar la decisión de recibir al Mesías en nuestras vidas – Hebreos 9:27.

v20: Juan recibió la revelación de un ángel, pero este ángel recibió todo como un testimonio de Yeshúa. Apocalipsis 1:1 nos dice que este libro es una revelación del Mesías Yeshúa.

  • Amén nos dice que seamos fieles, es decir, que actuemos en la verdad.

v21: Es significativo que lo último con lo que el Mesías quiere dejar al lector de este libro es la gracia. El fundamento del Reino de Di-s es la gracia de Di-s. La redención hace que esa gracia sea una realidad para ti y para mí.

Estudio Bíblico, Libro de Apocalipsis, No. 38

Capítulo 21, 2ª Parte, Versículos 9-27

v9: La verdad profética es un llamado al arrepentimiento y a la santidad. Este ángel, que participó en la entrega de la ira de Di-s, nos enseña acerca de la relación entre la ira de Di-s y el establecimiento del Reino de Di-s. Hay una conexión entre el pueblo del Reino (esposa) y el reino mismo (Nueva Jerusalén).

v11: Las principales características del Reino de Di-s es la manifestación de la gloria de Di-s. Nosotros (los creyentes) estamos llamados a manifestar Su gloria. Si no lo hacemos, entonces no estamos viviendo en Su voluntad.

v12: Un muro hablan de seguridad. En esta ciudad no hay razón para el miedo. Habrá una seguridad perfecta.

  • Doce es un número que habla del pueblo de Di-s (las doce tribus de Israel -muro; y los doce discípulos – la fundación, v14).

v14: Los fundamentos de Israel son las enseñanzas de los apóstoles. Hasta que Israel no acepte las enseñanzas de los apóstoles no habrá seguridad para Israel. La seguridad sólo puede venir a través del Mesías Yeshúa, sobre quien los apóstoles enseñaron.

  • Cordero es sinónimo de redención. La definición de redención: seremos Su pueblo y Él será nuestro Di-s.

v16:  Un cubo (las medidas)

v17: Una interpretación de esto es que, en el Reino de Di-s, los humanos y los ángeles van a tener la misma perspectiva.

vv18-20: Estas piedras no son nuevas. No sabemos con certeza qué tipo eran, pero todos estaban en la coraza del sumo sacerdote (Éxodo 28:15-21). Cada piedra estaba conectada a una de las doce tribus de Israel. Israel está en la base de los planes, la voluntad y el propósito de Di-s. Los cimientos de los muros son las enseñanzas de los apóstoles. Las fundaciones (creyentes) apoyan a Israel. Al igual que el centurión en Lucas 7:4-5, tenemos que preocuparnos por la condición espiritual de Israel.

v22: Uno de los elementos clave del templo es el altar. No habrá pecado, así que ya no hay necesidad de sacrificio.  Yeshúa pagó en su totalidad el precio de todo pecado. En la Nueva Jerusalén hay un estado de perfección eterna y por lo tanto no hay necesidad de un templo.

v24: Todo lo que los había hecho grandes no tenía nada que ver con este mundo. La verdadera grandeza y gloria condujeron al Reino de Di-s. Querían usar sus vidas para la exaltación del carácter/semejanza del Reino de Di-s.

v25: Sus puertas estarán abiertas en todo momento, seguridad perfecta.

v27: La única manera en que podemos entrar en la Nueva Jerusalén es si nuestros nombres están escritos en el Libro de la Vida del Cordero.  A menos que hayamos aceptado la sangre del Cordero para nuestra redención, no estaremos en ese glorioso Reino.

Estudio Bíblico, Libro de Apocalipsis, No. 37

Capítulo 21, 1ª Parte, Versículos 1-8

Este capítulo nos revela el cambio final que Di-s va a hacer a Su creación.

v1: En Isaías 2:3 Isaías, escribiendo sobre los últimos días, habla de la Torá/Ley de Di-s saliendo de Jerusalén. La constitución del Reino milenario es la Torá o las leyes de Di-s. Mateo 5:17 nos dice que Yeshúa no vino a abolir la Ley y los profetas.

Cuando se creen los nuevos cielos y la nueva tierra ya no habrá necesidad de la Torá (Mateo 5;18).

  • Hemos aprendido dos cosas sobre el mar.
  1. Representa inestabilidad. En la nueva Jerusalén no habrá inestabilidad.
  2. También es una referencia al miedo o temor, aquello que se desconoce. En la Nueva Jerusalén ya no habrá ninguna razón/causa para el temor porque el Reino de Di-s ha venido en su plenitud.

v2: El Reino de Di-s, en su estado final, se llama la Jerusalem Nueva. Jerusalén proviene de dos palabras hebreas que significan ‘heredar’ y ‘paz’, es decir, el cumplimiento de la voluntad de Di-s.

  • Nueva está relacionado con el Reino; habla de una nueva realidad – todas las cosas serán hechas nuevas (Isaías 42:9). Santiago nos dice que todo regalo bueno y perfecto viene de arriba – y eso es lo que es la Nueva Jerusalem – un regalo que viene de Di-s (Santiago 1:17).

Hay una relación inherente entre la Nueva Jerusalem y el pueblo de Di-s (esposa). Yeshúa dijo que Él se iba a preparar un lugar para nosotros (Juan 14:2-3). El Reino ha sido preparado para nosotros, y nosotros hemos sido preparados para Di-s – preparados como una novia ataviada para su marido.

v3: ¿Qué es la redención? La intimidad con Di-s. Di-s desea morar con nosotros.

  • Un tabernáculo es la morada de Di-s. ¿Cómo puede Di-s morar con un pueblo pecador? Sólo por la redención, el precio que se pagó por el hombre pecador. Yeshúa compró para nosotros la redención eterna (Hebreos 9:12).

v4: El pecado conduce a la muerte y la tristeza. No hay más pecado, así que no habrá más muerte o tristeza.

v5: Este Reino es diferente de todo lo que podemos percibir en este mundo (1 Corintios 2:9).

v6: Alfa y Omega son la primera y última letra del alfabeto griego. Él se está asociando con la Palabra de Di-s en su totalidad.

  • El agua satisface la sed. Habrá satisfacción eterna en el Reino de Di-s. Isaías 55:1 – La obtenemos gratis, debido a la suficiencia de la obra del Cordero.

v7:  El que venciere fue una frase usada extensivamente en Apocalipsis 2 y 3 cuando Di-s estaba hablando a las iglesias exiliadas. Estaban fuera de donde Di-s quería que estuvieran, y Di-s las llamó a vencer. Este versículo está hablando a los creyentes.

  • Una de las definiciones de hijo, desde un punto de vista bíblico, es la de un heredero. En el Reino tendremos un nuevo estatus, no sólo siervos, sino también de hijos.

v8: Viven con agonía física pero también con agonía emocional, ya que viven ausentes de Di-s por toda la eternidad. Fuimos creados para estar en comunión con Di-s.

Estudio Bíblico, Libro de Apocalipsis, No. 36

Capítulo 20, 2ª Parte, Versículos 8-15

v8: Satanás es liberado, después de los 1,000 años, debido a la doctrina del libre albedrío. Sin libre albedrío no puede haber amor (el amor implica una elección y sacrificio).

Después de su liberación, Satanás va a engañar a los habitantes de la tierra.

Las naciones son aquellos que no tienen ninguna relación de pacto con Di-s. El Pacto se contrae a través del libre albedrío.

Gog y Magog ya habrán sucedido a estas alturas (pre-milenio, Ezequiel 38 y 39). Por la inspiración del Espíritu Santo, el estilo literario de Juan es tomar cosas, que han sucedido en las Escrituras, y traerlas al libro de Apocalipsis. ¿Qué sabemos de esta batalla de Gog y Magog? ¡La gente del pacto de Di-s (Reino) gana!

¿Cómo es posible después de vivir en un Reino de justicia y rectitud, donde se manifiesta la misericordia de Di-s, que un número tan grande de personas van a ser engañadas? Esto nos muestra la inclinación maligna en el corazón del hombre (Jeremías 17:9). Si no nos ponemos bajo o nos sometemos a la gracia de Di-s, no tenemos esperanza.

v9: Antes de la expresión final del Reino de Di-s Su juicio se libera de nuevo.

v10: Día y noche, sin ningún descanso, para siempre jamás. Di-s va a torturar a Satanás, la bestia y el falso profeta.

v11: Aquellas personas que fueron desobedientes, a través de las edades, fueron al lugar de la falta de fe – Hades o infierno. Debido a su rechazo del evangelio, estas personas no cobraron vida en la primera resurrección (al comienzo del reinado de 1,000 años del Mesías). No participaron en el Reino milenario.

El gran juicio del gran trono blanco es para aquellos que no participaron en la primera resurrección, así como para aquellos que se rebelaron al final del reinado de 1,000 años del Mesías.

Una vez más, se inaugura una nueva realidad. Ya no hay lugar para la tierra y el cielo.

v12: Ningún creyente toma parte en este gran juicio del trono blanco. Sólo aquellos que, a lo largo de todas las dispensaciones, todas las épocas del tiempo, no se sometieron a Di-s. Todo el mundo va a ser juzgado según sus obras.

v14: La primera muerte es una muerte física. Se designa a cada hombre morir una vez y después de eso el juicio (Hebreos 9:27) – este juicio es la muerte segunda. Es una muerte eterna.

Después de que Di-s los haya juzgado, Él los va a sentenciar. La única manera de escapar de esta sentencia es si su nombre está escrito en el Libro de la Vida del Cordero (v.15). Es el deseo de Di-s que ningún hombre perezca, sino que todos vengan a la vida eterna (2 Pedro 3:9). Cuando rechazas el Evangelio, tu nombre es borrado de este libro (Salmo 69:28). En las cartas a las congregaciones, se señaló que aquellos que se someten a Yeshúa (es decir, reciben el Evangelio) no tendrán sus nombres borrados de Su libro (Apocalipsis 3: 5).

v15: Para mantener nuestros nombres en el Libro de la Vida:

Todo el mundo sabe que son pecadores. Nuestras conciencias nos ayudan a caer bajo convicción, especialmente cuando nos enfrentamos a la Palabra de Di-s. Necesitamos confesar que somos pecadores (1 Juan 1:9).

Tenemos que darnos cuenta de que somos incapaces de salvarnos a nosotros mismos. Di-s está muy dispuesto a salvarnos, pero nuestros pecados nos han separado de Él (Isaías 59:2). La única manera en que podemos encontrar la salvación es a través de Su gracia, a través de Su provisión. El Cordero de la redención.

Una necesidad de aceptar la disposición de Di-s (Romanos 10:9). Todo aquel que ha experimentado la Sangre del Mesías es una nueva creación (una creación del Reino – 2 Corintos 5:17). Como nueva creación, vives de acuerdo con las normas del Reino, por la habilitación del Espíritu Santo (Juan 14:26).

Aquellos que rechazan el Evangelio colocan en sí mismos la muerte eterna. El fuego es sinónimo del juicio eterno de Di-s.

Estudio Bíblico, Libro de Apocalipsis, No. 35

Capítulo 20, 1ª Parte, Versículos 1-7

Los últimos 7 años de vida en la tierra (tal como la conocemos) han terminado. Yeshúa ha luchado contra el anticristo y lo ha vencido – con un aliento en Su segunda venida (no debe confundirse con el Rapto) – 2 Tesalonicenses 2:8.

Este capítulo habla sobre el Reino milenario. Actualmente no estamos viviendo en este Reino milenario, como algunas personas creen. Tampoco este Reino milenario va a estar ausente (amillennialismo).

vv1-2: Lo primero que aprendemos sobre este Reino milenario es que Satanás está atado y está en el abismo durante 1,000 años. Satanás no tendrá ninguna influencia en este Reino. La única influencia es la del Mesías Yeshúa. Su Palabra va a salir de Jerusalén (Isaías 2:2-5).

v3: Satanás es visto como un engañador – causando dudas acerca de la Palabra de Di-s (Génesis 3:1).

  • ¿Quién participa en este Reino milenario?
  1. Los que participaron en el Rapto.  En el momento del Rapto, todo creyente, vivo o muerto, recibirá un cuerpo glorificado (1 Corintios 15:50-55). Estos creyentes van a estar en los cielos, con el Mesías, hasta Su regreso (segunda venida) y volverán a la tierra con Él (Apocalipsis 19:7-8, & v14).
  2. El pueblo judío que llega a la fe después del Rapto y antes de la segunda venida del Mesías.
  3. Y gentiles que vienen a la fe después del Rapto y antes de la segunda venida.

Todos en el Reino milenario, en el Día 1º, son creyentes. Todos son salvos (Apocalipsis 19:21 nos dice que todos los incrédulos, en este momento, mueren y su carne es alimentada a los pájaros).

Cada creyente que tomó parte en el Rapto recibió un cuerpo glorificado (vea arriba). Como resultado, no podrán procrear (Mateo 22:30).

Sin embargo, no hay evidencia Bíblica que demuestre que los judíos y gentiles que llegaron a la fe después del Rapto reciben un cuerpo glorificado. Este grupo de personas será capaz de procrear (Miqueas 4:1-8, Isaías 65:20-23). La ley (Torá) saldrá adelante, en el Reino milenario, y el primer mandamiento a la humanidad fue ser fructífero y multiplicarse (Génesis 1:28). La gente va a obedecer la Torá y ser fructífero y multiplicarse.

  • Un grupo de niños nacen, en el Reino milenario, del 2do y 3er grupo de personas mencionado anteriormente. Se van a convertir en el grupo más grande: “como arena en la orilla del mar” (20:8). Estas personas vivirán bajo el reinado del Mesías – Satanás no estará allí para engañarlos, por lo que no habrán podido ejercer su libre albedrío en toda su extensión. Al final de los 1,000 años podrán hacer su elección.

v4: Este versículo es una referencia a los creyentes (aquellos que tienen el testimonio de Yeshúa). Los creyentes en cuerpos glorificados van a gobernar y reinar con el Mesías durante esos 1,000 años. Esta es la primera resurrección (v5).

v5: Este grupo de personas (muertas) no formará parte del Reino milenario. Estas personas serán las que sean castigadas con la bestia y el falso profeta. La segunda cosa que aprendemos acerca de este Reino es que habrá una segunda resurrección. Las personas que participan en la primera resurrección son las mismas que participarán en el Reino milenario.

v6: Aquellos que van a estar gobernando y reinando con el Mesías serán aquellos que fueron fieles y recibieron al Mesías antes del rapto.

v7: ¿Por qué se pondrá Satanás en libertad?

Las personas nacidas en el Reino milenario van a ser de una nueva dispensación. Ellos no tendrán fe en Yeshúa, como se define en Hebreos 11:1, como Él estará allí mismo para que ellos le vean – gobernando y reinando sobre ellos. La justicia se va a mantener y medir de inmediato. Para el pecado habrá consecuencias inmediatas.

La forma en que estas personas, del cuarto grupo, manifiestan su fe y confianza en Di-s es ofrecer sacrificios (Zacarias 14:16-21, Isaías 60). Todos los sacrificios en el Antiguo Testamento apuntaban a la cruz, el sacrificio todo-suficiente. Todos los sacrificios en el Reino milenario hacen lo mismo que los ofrecidos antes del Mesías, pero en lugar de apuntar hacia adelante a la cruz, apuntan hacia atrás hacia ella. ¿Qué provoca la expiación de los pecados? Sólo el sacrificio del Mesías. En el Reino milenario, para demostrar fe en el Mesías, deben subir a Jerusalén y, en obediencia a la Torá, ofrecer sacrificios como testimonio y como un acto de fe.

Estas personas van a nacer en un Reino de rectitud y justicia. Debido a que se ven obligados a vivir en estas condiciones, no han tenido la oportunidad de ejercer el libre albedrío con respecto al Mesías. Se les presiona para a que hagan lo correcto.