Shabbat Shalom! Parashá Shemot

Porción de la Torá: Shemot (Nombres)
Lectura de la Torá: Exodo 1:1-6:1
Lectura profética: Isaias 27:6-28:13, 29:22-23

“El Bien Contenido en la Voluntad de Di-s Será Realizado por Su Pueblo”

Los números son importantes en las Escrituras. Así como cada palabra tiene un significado, también lo tiene cada número. En la porción de la Torá de esta semana se lee:

“Y sucedió que cada alma que viene de los lomos de Jacob setenta almas y José estaba en Egipto”. Exodo 1:5

El mensaje básico de este versículo es que setenta personas le nacieron a Jacob. Setenta es un número importante. El número siete se relaciona con la “santidad” y la “santificación”, mientras que el número diez manifiesta la idea de “completar” o “totalidad”. Por lo tanto, los descendientes de Jacob habían sido santificados con un propósito santo, es decir, había un llamado al pueblo de Israel. Esto había quedado claro a lo largo del libro de Génesis y ahora, a pesar de que José estaba en Egipto y su familia había venido a vivir allí, el propósito del llamamiento no se había dejado de lado. Incluso después de la muerte de José y todos sus hermanos, la generación que siguió fue fructífera, muy fuerte y numerosa. En otras palabras, las cosas les iban muy bien en Egipto.

Todos hemos escuchado el dicho: “Si no está roto, no lo arregles”. Esta parecía ser la filosofía por la que vivían los hebreos fructíferos, poderosos y abundantes y, por lo tanto, no pensaron en dejar la “buena vida” en Egipto. El término “hebreos” se deriva de una palabra que significa “los del otro lado”. Esta era la designación por la que se conocía al pueblo en Egipto (ver Exodo 1:15, 19). Aunque su lugar no estaba en Egipto, aparentemente estaban contentos de permanecer allí mientras habían pasado muchas generaciones.

Es importante aprender un principio simple, las bendiciones materiales no significan necesariamente que estés donde HaShem quiere que estés o que hagas las cosas que Él quiere que hagas. La persecución que sufrieron los hebreos a manos de los egipcios tenía un propósito detrás, sacarlos de Egipto y cumplir los propósitos de Di-s que solo podían cumplirse en la Tierra de Israel. ¿Significa esto que los egipcios en realidad se estaban comportando de acuerdo con la voluntad de Di-s? ¡Absolutamente no!

Los hebreos tuvieron la oportunidad de salir de Egipto durante un par de siglos, pero utilizaron su libre albedrío para permanecer en Egipto en lugar de responder al llamado sobre ellos. Los egipcios no deben ser vistos como vasos obedientes de Di-s. Más bien, fue HaShem Quien utilizó su pecado para lograr Su propósito. ¿Significa esto que el pecado fomenta la voluntad de Di-s? ¡Absolutamente no! La voluntad de Di-s es fomentada por la obediencia, pero date cuenta de esto: el pecado del hombre no va a frustrar el plan final de HaShem y Él es libre de convertir el pecado en algo que obra para bien (ver Romanos 8:28). Incluso cuando Faraón y los egipcios sabían que Di-s quería que Su pueblo saliera de Egipto, el hecho de que no estuvieran de acuerdo muestra la rebeldía de sus corazones.

El plan de HaShem habría sido mejor servido si José no hubiera sido vendido como esclavo y todos le obedecieran, pero cuando eso no ocurre, no es una amenaza para la Soberanía de Di-s. HaShem puede vencer nuestra desobediencia y lograr Sus propósitos con una generación posterior. El punto es este: el bien que está contenido en la voluntad de Di-s será realizado por Su pueblo. Lo que hay que determinar es si tú y yo vamos a ser destinatarios de este bien. Aquí nuevamente, la respuesta a esta pregunta no es una sorpresa para Él, porque nunca hubo un momento en que Di-s no supiera quién estaría en Su Reino y quién no. Sin embargo, este hecho no significa que HaShem fuerce alguna decisión sobre un individuo. El hecho de que Di-s sepa que algo sucederá en el futuro y Él sabía esto en la eternidad pasada, no significa que Él deba hacer que esto suceda. El conocimiento perfecto de Di-s de todas las cosas no lo obliga a ser la causa de todas las cosas.

Aquí hay un ejemplo de esto en un nivel muy inferior. Como conozco bien a mi esposa, puedo anticipar lo que le gustará y seleccionar un regalo que le traerá alegría. Cuanto mejor la conozco, más probable es que pueda seleccionar algo que le guste. HaShem tiene PERFECTO CONOCIMIENTO DE TODAS LAS COSAS. Siempre tuvo un conocimiento perfecto de cada ser humano, lo que significa que Juan Bobo no tenía que nacer antes de que Di-s lo conociera perfectamente. El hecho de que HaShem conozca perfectamente a Juan significa que en cada circunstancia en la que Juan Bobo se encuentre, Di-s sabe exactamente lo que Juan hará. HaShem no tiene que causar u obligar a Juan a hacer algo para que Di-s esté absolutamente en lo correcto al saber lo que Juan hará.

Si HaShem quiere utilizar el pecado de Juan Bobo para lograr algo bueno, esto no significa que Di-s quería que Juan pecara ni tampoco Él lo hizo (Di-s no lo permita) pecar. Hubiera sido más conveniente y mejor que Juan obedeciera. Pero aquí nuevamente, las acciones pecaminosas del hombre no harán que la voluntad de Di-s falle en última instancia, pero el pecado de un hombre puede hacer que este mismo hombre se pierda de ser parte de la voluntad de Di-s.

Espero que este breve artículo les dé mucho que pensar en este Shabbat.

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error224
fb-share-icon0
Tweet 50

Leave a Reply