Shabbat Shalom! Parashá Vayejí

Porción de la Torá: Vayejí (Y vivió)
Lectura de la Torá: Genesis 47:28-50:26
Lectura profética: 1 Reyes 2:1-12

Israel guiará a las naciones a adorar al Di-s de Israel

En la porción de la Torá de esta semana, Jacob profetiza sobre sus doce hijos (es decir, las doce tribus de Israel) y lo que les sucederá en los últimos días. Esta sección de la Escritura es más problemática para aquellos que dicen que Israel como pueblo no tiene más relevancia hoy. Las palabras de Jacob, aunque no siempre complementarias con respecto a las tribus, afirman sin embargo que Israel existirá como pueblo hasta el final de esta era. Las palabras de Jacob a Judá por lo general solo se tratan parcialmente. Todos están de acuerdo en que la principal implicación de esta profecía es que el Mesías surgirá de la tribu de Judá. Para muchos dentro del cristianismo, esto es lo más lejos que quieren llevar esta profecía. Sin embargo, el mensaje a Judá termina con las palabras:

“…y a él se congregarán los pueblos”. Genesis 49:10

En un sentido, esta oración simplemente revela que las naciones se reunirán alrededor del Mesías Yeshúa en el Reino. Si bien esto es cierto, uno debe recordar que la oración anterior dice:

“…porque vendrá Shiloh”. Genesis 49:10

El término “Siloh” tiene dos interpretaciones principales. Primero, el término שי (shai ) puede significar un “regalo”. La segunda parte de la palabra לו (lo) puede entenderse como “Su”. Por lo tanto, el primer significado del término “Siloh” es Su regalo (de HaShem), que por supuesto es una referencia al Mesías. La segunda interpretación es el significado simple de la palabra, Shiloh, el hogar del Tabernáculo por 369 años. En Shiloh, las tribus de Israel adoraron juntas a HaShem. Por lo tanto, bajo el liderazgo del Mesías Yeshúa , una vez más las tribus de Israel adorarán a Di-s. Sin embargo, las tribus de Israel no lo harán solas, sino con las naciones. La buena noticia de esta profecía es que en la era mesiánica Israel finalmente cumplirá con su llamado y guiará a las naciones a adorar al Di-s de Israel.

La segunda parte de esta profecía describe a Judá volviéndose sumamente fructífera en los últimos días.

“Ata a la vid su burro y a su vid escogida el hijo de su burro; lavará con vino su vestido, y con sangre de uvas su manto”. Genesis 49:11

La asignación de tierra a Judá no era conocida como un lugar para viñedos, pero en el Reino habrá muchos cambios y Judá será conocida por sus viñedos. Se menciona un burro, en lugar de un caballo, ya que esta vez será un período de paz. Las vestiduras se relacionan simbólicamente con las obras y proféticamente el vino se relaciona con el gozo y la adoración. Por lo tanto, en el Reino las obras del pueblo de Di-s serán dignas de alabanza. Finalmente, se menciona la sangre. La sangre es la base para la redención y, por lo tanto, el fundamento del Reino será la redención que el Mesías Yeshúa compró con Su misma sangre.

Estos dos versículos (Genesis 49:10-11) afirman la verdad Bíblica de que el Reino no se establecerá antes de que la salvación de Yeshúa redima al pueblo de Israel.

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error224
fb-share-icon0
Tweet 50

Leave a Reply