Estudio Bíblico Corintios No. 22

Pasamos a 1 Corintios 9:11-18

v11: Pablo nos ha dado ejemplos de cosas materiales o físicas. Aquellos que trabajan en cosas materiales reciben cosas materiales de vuelta. Pero Pablo habla aquí de algo muy superior a las cosas materiales: ¡cosas espirituales! Si los que siembran para lo físico cosechan cosas físicas, ¿cuánto más deben cosechar los que siembran para lo espiritual? Pablo sembró para lo espiritual (dio algo de valor eterno). Lo que estaba pidiendo (finanzas, comida, apoyo) era una recompensa pobre (muy inferior) en comparación con lo que había dado.

v12: ¿Cuánto más nosotros?: Pablo había hecho más por esta congregación que aquellos a quienes estaban apoyando.

  • No hemos usado de este derecho: Aunque tenía derecho a ello, Pablo no había actuado sobre este derecho. No recibió ayuda financiera de los corintios, pero se proveyó a sí mismo.
  • Soportamos todo, por no poner ningún obstáculo al evangelio del Mesías: A pesar de que Pablo tenía derecho a recibir asistencia financiera de los corintios, él estaba preocupado de que, si había una interacción financiera entre él y ellos, podría malinterpretarse y causar más daño que bien. Decidió trabajar para mantenerse asimismo para que esto nunca pudiera ser usado en su contra.
  • Mesías: Cristo. El Ungido.

v13: Pablo vuelve a la Ley para respaldar su punto bíblicamente. Levitico 7:6-10, etc. Los que obraban en el templo tomaban su sustento de los sacrificios y ofrendas del templo.

v14: Ordenó El Señ-r (refiriéndose a Yeshua): Este es un mandamiento del NT.

  • Los que anuncian el evangelio: Esto no se refiere a predicarlo de vez en cuando. Esto se refiere a alguien que está comprometido con la predicación y enseñanza de la Palabra a tiempo completo.

v15: Yo de nada de esto me he aprovechado: La motivación de Pablo para predicar el evangelio no era financiera. Él obedeció y sirvió a Di-s, soportó prisión y palizas, etc., no por beneficio económico sino porque entendió la realidad del Reino. Pablo sembró semillas para una cosecha del Reino.

Como apóstol, tenía derecho a recibir compensación de los lugares donde servía, pero no hizo uso de ese derecho. Pablo no solo estaba preocupado por hacer el trabajo, sino que también estaba preocupado por su testimonio, lo que la gente pensaría y dijera acerca de él. Al no aceptar compensación, Pablo no le dio a sus críticos la oportunidad de atacarlo y acusarlo de predicar el evangelio para obtener ganancias financieras.

  • Prefiero morir: Pablo preferiría morir antes que utilizar las donaciones financieras de otros para sí mismo. Pablo trabajó por la recompensa que recibiría de Di-s y no por la compensación que podría haber recibido del hombre.
  • Mi gloria: Pablo encontró gran placer (se glorió) en el hecho de que podía tener un testimonio de que estaba trabajando para Di-s y no para el hombre. Que estaba trabajando por la recompensa eterna y no por un salario temporal.

v16: No tengo por qué gloriarme: Pablo no usó la predicación del evangelio como un medio para exaltarse a sí mismo.

  • Me es impuesta necesidad: Esto es similar a lo que le sucedió a Jeremías (Jeremias 20:7-9). Debido al fuerte llamado de Di-s en la vida de Jeremías y la Palabra que fue colocada dentro de él, él no podía guardarla físicamente dentro de sí mismo, sino que tenía que sacarla (hablarla) para poder encontrar alivio físico.
  • Ay: Esta es una palabra fuerte que está ligada al juicio. Debido al llamado de Di-s en su vida, si Pablo no hubiera predicado la Palabra, habría sido considerado en rebelión contra Di-s. Una de las cosas más desastrosas que una persona puede experimentar son las consecuencias de rebelarse contra Di-s. Di-s, a través del Espíritu Santo, le dio a Pablo la verdad. Pablo escuchó la verdad y respondió a ella.

v17: Lo hago (hago = llamado al apostolado) de buena voluntad: Di-s no solo equipó a Pablo para este trabajo, sino que también puso dentro de él el deseo de hacerlo.

Esto es algo con lo que nosotros como creyentes debemos identificarnos. Di-s nos ha dado a cada uno de nosotros al menos un don espiritual. Ese regalo nos equipa para una llamada al servicio. Cuando servimos a Di-s mediante la utilización de este don, en la forma en que Él pretendía que lo hiciéramos (en sumisión a Él), encontramos paz, alegría y satisfacción en nuestras vidas.

  • Recompensa: La rebelión lleva a algo terrible (“ay”), pero la sumisión lleva a una recompensa (un “salario” de Di-s).
  • Pero si de mala voluntad: Si lo hace, pero sin compromiso. Lo hace simplemente como un trabajo o una profesión.
  • La comisión me ha sido encomendada: Un mayordomo administraba los asuntos domésticos. Al final del día, se llevó a casa su salario, pero eso fue todo lo que recibió de su trabajo; aunque vigilaba el negocio, no tenía participación en el. Recibió sus cuotas de este, pero no cosechó ninguno de sus beneficios. Pablo (como ya se ha visto) no quería el sueldo terrenal; quería la recompensa eterna.

v18: La recompensa de Pablo, su deleite, estaba en el hecho de que Di-s le había encomendado (¡un pecador!) la tarea de llevar las Buenas Nuevas del Mesías al mundo. Pablo se deleitó con el hecho de que pudo hacerlo sin cargo, ¡gratis! Durante el tiempo de Pablo las personas no recibían las buenas noticias y luego una etiqueta con el precio adjunto.

Pablo estaba utilizando sus propios recursos, dedicando tiempo adicional a ganar dinero, de modo que no tomaba nada de aquellos a quienes les daba las buenas noticias. Pablo se deleitaba en el hecho de que Di-s bendijo sus propios esfuerzos para que tuviera la capacidad de darse a sí mismo a los demás sin poner ningún precio. Pablo se deleitaba en el hecho de que no era un empleado en el Reino (no era un negocio para él). Él era parte de la realidad del Reino. Como un hijo, era coheredero en este.

  • No abusar de mi derecho: Como apóstol Pablo tenía privilegios o derechos. Sin embargo, no exigió nada de esto y, en cambio, hizo exactamente lo contrario: no tomó nada.
Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error224
fb-share-icon0
Tweet 50

Leave a Reply