Estudio Bíblico Corintios No. 16

Pasamos a 1 Corintios 7:17-24

En un capítulo que trata predominantemente sobre el matrimonio, tenemos esta sección única en el texto que no habla directamente sobre el matrimonio en absoluto. Sin embargo, como hombres y mujeres piadosos, esposos y esposas, es fundamental que pensemos correctamente y que entendamos lo que estamos llamados a hacer. Estos versículos sientan las bases para pensar correctamente, tener una actitud correcta, para que podamos agradar a Di-s y lograr lo que Él nos ha llamado a hacer.

v17: SEÑ-R le repartió: Él (Di-s el Padre) nos ha dado (el Padre provee) lo que cada uno de nosotros necesita de manera única para lo que Él nos ha llamado a hacer. Esto está hablando de la situación natural, física en la que estábamos cuando llegamos a la salvación: nuestra identidad, nuestra nacionalidad, nuestra familia, nuestro idioma, nuestra cultura, nuestra etnia, etc. El Reino de Di-s es diverso: va a ser poblado con gente de toda nación, tribu y lengua (Apocalipsis 7:9-10). Di-s acepta a las personas de todas las situaciones de la vida.

  • Cada uno: Hablando de creyentes.
  • El SEÑ-R: Para tener un andar placentero, un estilo de vida que honre a Di-s, necesitamos reconocerlo como Señ-r. Alguien a quien nos sometemos, nuestra autoridad, y Aquel de quien tomamos nuestras señales. No importa de dónde seamos, no importa cuáles sean nuestros antecedentes, todos estamos llamados (como creyentes) a caminar de una manera que agrade a Di-s. El mensaje del evangelio no ha sido construido para un grupo étnico específico, sino que es para toda la humanidad.
  • Ordeno en todas las iglesias: Cuando Pablo iba a una iglesia, esto es lo que enseñaba y puso en el cargo. Lo que Pablo nos ha enseñado en este versículo es una verdad fundamental y universal: no importa de dónde seamos, todos necesitamos tener un estilo de vida (un caminar) que es agradable a Di-s

v18: Aquí Pablo habla de dos grupos de personas: los circuncisos y los incircuncisos. En un sentido, podemos entender esto como judíos y gentiles. Al igual que en su discusión sobre el matrimonio, Pablo se dirige a cada grupo de manera igualitaria, mostrando así igualdad.

  • Quédese circunciso: Los creyentes judíos no tenían que tratar de ocultar su identidad. El mensaje del evangelio no era algo que el judaísmo hubiera abrazado. Era algo nuevo, y muchos gentiles lo estaban recibiendo. Por lo tanto, hubo una especie de presión social para que los judíos creyentes quisieran abrazar esta cultura que no era judía. Pablo está diciendo aquí que esto no debe hacerse.
  • No se circuncide: Por otro lado, había creyentes judíos acérrimos (llamados judaizantes – Hechos 15:1) que decían que los gentiles no podían recibir el evangelio hasta que se hubieran convertido primero al judaísmo. El proceso de conversión involucraba la circuncisión. Sostenían la posición de que el evangelio y la gracia de Di-s eran solo para el pueblo judío y no para los gentiles. Pablo está diciendo que este también era el enfoque equivocado del evangelio.

v19: En este versículo, Pablo no está tratando con la circuncisión en sí misma. Él está tratando (primero y principalmente) con el concepto de: ¿Puede un gentil ser salvo? Pablo creía firmemente que podían serlo, sin tener que pasar por un proceso de conversión cultural.

  • Sino: En contraste con (circuncisión e incircuncisión).
  • Guardar los mandamientos de Di-s: Podríamos ver eso y decir: ¡La circuncisión es un mandamiento! Pablo nos diría que no es el acto físico lo que es de suma importancia aquí, sino que es el mensaje bíblico de la circuncisión lo que debe tomarse en serio: la muerte de la carne, la circuncisión del corazón (no la letra de la ley, sino el espíritu de la ley – 2 Corintios 3:6). No es el procedimiento físico (el trabajo de manos humanas) lo que nos hace aceptables ante Di-s, sino la aplicación espiritual del mismo en nuestras vidas (la obra sobrenatural del Espíritu Santo en nuestras vidas).

v20: Necesitamos permanecer en el estado físico en el que estábamos cuando creímos: nuestra etnia, nuestra nacionalidad, nuestro idioma, etc. No necesitamos cambiar estas cosas para que sean aceptables para Di-s.

v21: Pablo nos da un ejemplo de lo que quiere decir en el v20. Si alguien era un esclavo cuando creyó por primera vez, no debería preocuparle ni desanimarle. Di-s lo acepta aún como esclavo.

  • Pero también, si puedes hacerte libre: La libertad es preferible a la esclavitud, especialmente desde el punto de vista mundano de la esclavitud. La Ley judía protegía a los esclavos. Recibían una compensación por su esclavitud.
  • Procúralo: Aprovéchalo. Si la libertad es una opción, tómala.

v22: Llamado siendo esclavo liberto es del Señ-r: Somos libres en el Mesías. Físicamente, el esclavo todavía estaba en la esclavitud de su dueño, pero espiritualmente había sido liberado: el Mesías lo ve como libre.

  • Asimismo: Principio de igualdad de nuevo. Los esclavos son vistos como libres, los hombres libres son vistos como esclavos – esclavos del Mesías. En cierto sentido, todos somos esclavos, todos liberados, pero todos siervos del Mesías, en obediencia y en sumisión a Él.

v23: Por precio fuiste comprados: Hemos sido comprados (redimidos) con algo valioso, precioso: la sangre del Mesías.

  • Esclavos de los hombres: Servidores de la humanidad. No debemos volvernos como el resto de la humanidad que está esclavizada por el mundo.

v24: Hermanos: Pablo está hablando a los creyentes.

  • Así permanezca: Necesitamos permanecer en cualquier posición en la que estábamos cuando fuimos llamados, salvados (antecedentes, nacionalidad, idioma, grupo cultural, etc.). Por ejemplo, no necesitamos aprender otro idioma (etc.) para ser aceptados por Di-s.
  • Con Di-s : Esta es la clave. Aunque el idioma, la nacionalidad, etc. forman parte de lo que somos, no son nuestro objetivo o pasión final. Estar con Di-s, agradar a Di-s, es.

Nota: vv17-24 nos recuerda que hemos sido llamados a caminar (un estilo de vida) que es ‘con Di-s’. Cuando las personas observan nuestros matrimonios, ¿ven a una pareja que está ‘con Di-s’ o ven a dos personas que viven vidas separadas en la misma casa – cada una se va de vacaciones por separado, tiene cuentas separadas, etc.? En un matrimonio basado en la Biblia, habrá unidad.

Querremos ser uno con nuestro cónyuge en todos los sentidos. Estar con nuestro cónyuge nos brinda muchas oportunidades para demostrar nuestra fe: amar, perdonar, animar, obedecer, rendirse, sacrificarse, etc. Negarnos a nosotros mismos para glorificar a Di-s: esta es la mentalidad de la que habla Pablo aquí en este pasaje de las Escrituras en un lugar único. Cuando vivimos en unidad con nuestro cónyuge, nuestras relaciones maritales se convierten en fuente de gran alegría

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error224
fb-share-icon0
Tweet 50

Leave a Reply