Estudio Bíblico Corintios No. 13

Comenzamos esta semana leyendo:

1 Corintios 6:12-20

v12: Todas las cosas me son lícitas (legales o permisibles): Necesitamos recordar el contexto aquí. Como resumen: Pablo ha hablado de que los creyentes están en una posición de superioridad (1 Corintios 6:2-3). También ha advertido contra los peligros de ciertas obras, y aquellos que las hacen no heredan el Reino. Les llamó la atención que algunos de ellos habían estado haciendo esas obras antes de convertirse en nuevas creaciones en el Mesías. Romanos 8:1 establece que los creyentes no van a ser condenados por violar los mandamientos o leyes de Di-s, ya que la ley solo tiene autoridad sobre nosotros mientras estamos vivos (Romanos 7:1) – la muerte nos libera de la ley (Romanos 7:6) …EN el Mesías somos considerados muertos a nuestra antigua forma de vida y resucitados a nuestra nueva forma de vida (Romanos 6:1-14) …. una vida que glorifica a Di-s, para vivir como vivió Yeshúa. Este es nuestro llamado como creyentes.

Este versículo habla desde la perspectiva de esta nueva posición que tenemos EN el Mesías. Por ejemplo: si como creyentes robamos algo, esto no nos mantendrá fuera del Reino de Di-s, pero aun así sufriremos consecuencias terrenales y tendremos una mala reputación. En Galatas 3:23-25, Pablo lo expresa de esta manera: Mientras un joven está bajo un tutor, a ese tutor se le ha dado la autoridad (por parte de los padres) para castigarlo por pasarse de la raya. Pero llega un día en que el hombre llega a cierta edad y ya no está bajo este tutor. Ahora bien, incluso si el hombre viola las leyes establecidas por el tutor, ese tutor ya no tiene autoridad sobre él y ya no puede castigarlo. Este es el mismo tipo de relación entre la Ley y un creyente. Hemos sido liberados de esta, pero, al igual como lo enseñó el maestro de escuela, nos enseñó lo que era bueno, correcto, beneficioso, etc. para nosotros. Nuestra seguridad eterna no nos será quitada si violamos la verdad que se encuentra en la Ley, pero sufriremos las consecuencias de quebrantar la Ley mientras estemos en la tierra. Todas las cosas son lícitas…. significa que ya no podemos ser castigados o condenados por la Ley (Torá).

  • PERO no todas convienen: No todo lo que podamos hacer tendrá un resultado positivo o bueno para nosotros.
  • No me dejaré dominar de ninguna: Ser esclavo del pecado. Adicto a ello. Aunque nuestras actividades como creyentes no serán condenadas eternamente, no significa que serán provechosas para nosotros. Necesitamos darnos cuenta de que la única autoridad que agregará beneficio a nuestras vidas es el Mesías Yeshúa, no el pecado.

v13: Las viandas: Escrito en plural. Pablo está hablando de una variedad de diferentes tipos de comida.

  • Vientre Ha sido creado para que podamos comer alimentos. Son dependientes unos de otros. No podemos tener uno sin el otro.
  • Tanto al uno como a las otras destruirá Di-s: Cuando muramos, ni la comida ni el estómago tendrán más relevancia o utilidad para nosotros. Los necesitamos para esta vida, pero están llegando a su fin, volviéndose obsoletos, para nosotros. Esta misma palabra para destruir o volverse obsoleta se usa con frecuencia en la Biblia con respecto a la Ley. Hebreos 8:13, 2 Corintios 3:11 – aunque la ley todavía está con nosotros y es relevante para esta vida, está pasando. Este es el mismo concepto que está sucediendo con la tierra y los cielos actuales. Lucas 21:33 – todavía son relevantes para nosotros en este momento, pero también se volverán obsoletos. La Ley aún no ha pasado, aunque ya no nos condena (como creyentes) y aunque ya no estamos bajo su autoridad, todavía tiene relevancia para nosotros, ya que nos describe qué es el comportamiento justo e injusto.
  • Fornicación: Algunos de estos creyentes corintios malinterpretaron la gracia o la verdad de Di-s. Manejaron incorrectamente la libertad. No somos libres PARA pecar, somos libres DEL pecado. Los incrédulos son esclavos del pecado. Cuando somos liberados de la esclavitud del pecado, nos convertimos en esclavos de Aquel que nos compró, el Mesías Yeshúa. El Mesías nos libera del pecado (maestro de una tarea difícil) para que seamos libres para servirle.

v14: Levantó: Hablando de la resurrección. Después de la resurrección Yeshúa tuvo un cuerpo nuevo y diferente.

  • El Señ-r: Hablando de Yeshúa.
  • Nos levantará con su poder: Necesitamos entender esto de dos maneras:

1. Vamos a resucitar físicamente de entre los muertos y recibir nuestros cuerpos del Reino (1 Corintios 15:51-54).

2. Ahora mismo (en esta vida) EN el Mesías hemos muerto a nuestra antigua manera de vivir y hemos sido resucitados a una nueva vida (Romanos 6:2-11). El mismo poder que resucitó al Mesías de entre los muertos está en nosotros a través del Espíritu Santo. El Espíritu Santo funciona en nuestros cuerpos para que podamos ser instrumentos que se usan para traer gloria a Di-s.

v15: Miembros del Mesías: Hemos entrado en un pacto con Él. También tenemos que entender esto de dos maneras:

  1. Literalmente nos hemos unido a Él: Él mora en nosotros a través de Su Espíritu Santo.
  2. Somos miembros de Su cuerpo: la iglesia, que se usa para llevar a cabo Su obra o propósitos.
  • De ningún modo: Esta es una fuerte expresión griega. ¡Que nunca sea así! ¡Dios no lo quiera! No tenemos el permiso de Di-s para involucrarnos en este tipo de comportamiento. Esto no está en conflicto con “Todas las cosas son lícitas”. No seremos condenados eternamente si hacemos estas cosas, pero no significa que sean buenas para nosotros. De hecho, vienen con (a menudo) consecuencias severas y dañinas en esta vida.

v16: Los dos serán una sola carne: Este acto sexual produce un resultado. Debido a que el Mesías está en nosotros, hacer esto sería como vincular lo que es piadoso con lo que es impío, lo cual es algo que nunca se debe hacer.

v17: Un espíritu es con Él: Esto es algo bueno. Uno de los propósitos principales del Espíritu Santo es traer orden y propósito divinos a nuestras vidas (como Él trajo orden y propósito a la creación: Génesis 1). Aunque no seremos condenados, nunca debemos usar la libertad que Di-s nos ha dado para pecar, sino que debemos usarla para el Señor.

v18: Aunque todo nos es lícito, Pablo nos advierte que huyamos de la inmoralidad sexual.

Nota: El acto de inmoralidad sexual es un pecado único. Todos los demás pecados son externos, pero la inmoralidad tiene un aspecto interno.

v19: Vuestro cuerpo es el templo: El estado de nuestro cuerpo cambió cuando creímos. El propósito del templo era que fuera el lugar donde habitaba Di-s, donde Él manifestaba Su gloria. Este es ahora nuestro propósito: glorificar a Di-s.

v20: Comprados por precio: Esta es una expresión redentora. Hemos sido comprados por la sangre del Mesías. Le costó Su vida.

  • Glorificad, pues, a Di-s en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu: Este es nuestro objetivo o meta.
Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error224
fb-share-icon0
Tweet 50

Leave a Reply