¡Feliz Janucá!

Arriba hay una Janukía comunitaria que cambia de color.

La historia de Janucá comienza con tiempos difíciles y termina triunfalmente.

Todo comenzó alrededor de 175 años antes del nacimiento de Yeshúa. El pueblo judío en Israel era gobernado por Antíoco IV. Él estampó monedas con su imagen en la cara de la moneda y se llamó a sí mismo Epífanes, que significa “El Grande”.

Antíoco Epífanes decidió que quería erradicar la religión judía. Los griegos no estaban contentos de solo recibir dinero de los impuestos de los judíos (como más tarde lo estaban los romanos). Querían deshacerse de todas las demás religiones y culturas. Se hicieron decretos generalizados que prohibían la adoración en el Sábado o en las festividades. La circuncisión estaba prohibida, así como la lectura de la Torá. Estas prohibiciones tocaban el corazón mismo de la vida espiritual del judaísmo.

Antíoco también ordenó a sus súbditos que adoraran a los dioses paganos, se inclinaran ante los ídolos y comieran cerdo. Los que se negaron fueron condenados a muerte, a menudo llevado a cabo de una manera muy brutal.

En 168 a. C., Antíoco envió mercenarios al Templo, donde destruyeron las vasijas sagradas y esparcieron sangre de cerdo en el Lugar Santísimo. Luego erigió una estatua del dios griego Zeus y dedicó el Templo a este dios pagano. Luego decretó que todos debían sacrificarle a este.

Una familia de Modi’in, dirigida por Matatías, se opuso resueltamente a la orden. Él y sus hijos, Judá, Johanán, Simón, Eleazar y Jonatán no dieron un paso al frente para sacrificar al dios pagano. Cuando un judío se adelantó para sacrificar, Matatías saltó a la plataforma y lo mató. Este fue el comienzo de la rebelión. Lucharon duro y cuando Matatías murió, el liderazgo pasó a Judá, conocido como El Macabeo.

Finalmente, en 165 a. C., el ejército de Judá llegó a Jerusalén y liberó el Templo, pero los recibió un páramo desolado. El Templo había sido profanado y en un estado de decaimiento. Incluso las piedras del altar estaban arruinadas. Lentamente, el Templo fue reconstruido y llegó el momento de la rededicación, el día 25 de Kislev.

El acto final de rededicación involucró encender el Ner Tamid (Luz Eterna), el símbolo de la fe eterna de Israel. La luz sería alimentada con aceite, pero cuando los macabeos buscaron en el almacén, solo encontraron una vasija de aceite puro, sellada con el sello del Sumo Sacerdote. Era suficiente para un solo día. Milagrosamente, el aceite se quemó durante ocho días, hasta que se pudo preparar un nuevo suministro. Es por eso que Janucá se celebra durante 8 días.

Sí, esta fiesta celebra el milagro del aceite. Pero, lo que es más importante, celebra el poder de Di-s de usar incluso a los más pequeños para derrotar a los poderosos que están haciendo el mal.

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error224
fb-share-icon0
Tweet 50

Leave a Reply