¡Shabbat Shalom! Parashá Toldot

Porción de la Torá: Toldot (Descendencia)

Lectura de la Torá: Genesis 25:19-28:9

Lectura Profética: 1 Samuel 20:18-42

“Jacob y Esaú”

Una vez, un amigo me envió un enlace para un mensaje de un pastor de una iglesia grande en Atlanta, Georgia. El nombre del pastor es Andy Stanley. Durante su sermón, habló sobre la porción de la Torá de esta semana, Toldot. El tema principal de esta parashá es el conflicto entre Esaú y Jacob. Es bastante común que los pastores cristianos enseñen que Jacob era el “chico malo” en esta historia y que Esaú era, como dijo el Sr. Stanley, solo una víctima adolescente de la codicia de Jacob. El tema se reduce a una parte muy importante de una familia judía, el derecho de nacimiento o primogenitura. La primera parte del pasaje revela que fue decisión soberana de Di-s que Jacob se convirtiera en el líder de la familia. Le reveló esto solo a Rebecca y no a Isaac.

El Sr. Stanley entendió que el derecho de nacimiento se relacionaba con dos aspectos, el liderazgo y las finanzas. Aunque estos están relacionados con la primogenitura, no son lo que motivó a Jacob. La primogenitura estaba únicamente relacionada con el plan y los propósitos de Di-s. En otras palabras, Jacob quería ser usado por Di-s para continuar con el pacto que HaShem había hecho con su padre y su abuelo, Isaac y Abraham. Se nos dice que Esaú, por otro lado, no entendió la importancia de este derecho de primogenitura y lo despreció. Esaú dijo: “ ¿Y para  qué, pues, me servirá la primogenitura ?” (Ver Genesis 25:32) y el pasaje concluye con las palabras “Así menospreció Esaú la primogenitura”. (Genesis 25:34)

El Sr. Stanley retrató a Jacob como un joven que explotaba a Esaú solo para ver qué podía obtener de su hermano mayor, porque cuando Jacob vio a Esaú hambriento, que había regresado de cazar con las manos vacías, entró en acción y se negó a darle algo de comer a Esaú a menos que Esaú le vendiera primero la primogenitura. Hay que recordar, como señaló Stanley, que se trataba de una familia adinerada y es razonable concluir que había otros alimentos disponibles para comer. Stanley declaró que Jacob comenzó las negociaciones a un precio alto, pero no se trataba de negociaciones en absoluto. Jacob quería la primogenitura porque quería servir a Di-s y bendecir a otros (el propósito del Pacto Abrahámico) y sabía que Esaú no veía ningún significado en la primogenitura, lo cual se confirmó cuando lo vendió por un plato de guiso. La interpretación bíblica adecuada no revela a un Jacob engañoso, sino a un Esaú espiritualmente deficiente que no le dio un significado apropiado a los propósitos de Di-s.

Otro error que cometió el Sr. Stanley fue no entender que quien posee la primogenitura recibe la bendición primaria del Padre. La bendición no se trataba, como dice Stanley, de “quién sería el señor de la familia” de una manera dominante, sino que la bendición era una transferencia de poder que se entendería mejor como una unción que equiparía a Jacob con la capacidad espiritual de fielmente llevar a cabo la responsabilidad del Pacto Abrahámico, es decir, bendecir a todas las familias de la tierra.

Cuando llegó el momento de que Isaac bendijera al primogénito y Esaú supiera de esto, un hombre honesto le habría confesado a su padre que había vendido su primogenitura y por lo tanto no debía ser él quien recibiera esa bendición. Obviamente, Esaú no quería revelarle a su padre que había cambiado este llamado sumamente espiritual e importante por un plato de guiso. Por lo tanto, fue Esaú quien engañosamente preparó una comida para que después de que Isaac comiera, pudiera bendecir a Esaú.

El Sr. Stanley, sin embargo, presenta a Jacob como el “engañador” que se coló ante su padre y mintió cuando dijo que él era Esaú y que incluso había cubierto su cuerpo con pieles de cabra para llevar a cabo el engaño. La verdad es que Jacob no quería exponer el pecado de Esaú a su padre. Ya que Jacob, de hecho, había comprado la primogenitura, ahora era el primogénito. Aquí se revela algo mucho más significativo. Este relato de Génesis se estudia durante Yom Kippur, el Día de la Expiación. Era entonces cuando el líder de Israel, el Sumo Sacerdote, se presentaba ante Di-s para asegurar una bendición para el pueblo. ¿Qué usó el Sumo Sacerdote para ir ante Di-s el Padre, para ser bendecido y no maldecido? La respuesta es una expiación, es decir, una cubierta. Es importante que uno entienda que la palabra expiación se deriva de una palabra hebrea que significa cubrir. ¿Cuál fue la expiación / cobertura que usó el Sumo Sacerdote? La respuesta es dos cabras; lo mismo que usó Jacob cuando preparó la comida para su padre.

Este pasaje muestra a Jacob yendo delante de su padre de una manera que conduciría a una bendición en lugar de una maldición. No sé por qué tantos líderes cristianos presentan a Esaú como una víctima y el justo, cuando tanto en el Antiguo como en el Nuevo Pacto, HaShem declara que Él ama a Jacob y odia a Esaú (ver Malaquias 1:2-3 y Romanos 9:13)..

El Sr. Stanley concluyó este relato elogiando a Esaú por “perdonar” a ese “engañador” de Jacob y afirmando que fue este ejemplo de comportamiento espiritual de Esaú lo que impactó a José años más tarde para perdonar a sus hermanos por venderlo como esclavo. Primero, Jacob no pecó contra Esaú; más bien, fue Esaú quien se arrepintió de su complot para matar a Jacob. Se infiere en las Escrituras que este cambio en Esaú fue provocado por la oración de Jacob toda la noche antes de su reunión. En segundo lugar, aunque Esaú se reunió (como hermano y en paz) con Jacob, lo cual fue la acción correcta, los descendientes de Esaú, los edomitas, seguirán tratando de matar a los descendientes de Jacob, individuos judíos; y de hecho, la guerra final antes del establecimiento del Reino Mesiánico será entre Esaú (Edomitas) y Jacob (personas Judías). Tristemente, todas las naciones se unirán a Esaú, en lugar de abrazar el plan de Di-s y apoyar a Israel.

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error206
fb-share-icon0
Tweet 50

Leave a Reply