¡Shabbat Shalom! Parashá Vayerá

Porción de la Torá: Génesis 18:1-22:24

Parashá Vayerá (Y Él apareció)

Haftará: 2 Reyes 4:1-37

Parashá Vayerá

“…pero ¿dónde está el cordero para el holocausto?” Estas son las palabras que Yitzhak (Isaac) le pidió a su padre mientras Abraham caminaba con él para ofrecerlo como ofrenda quemada. Yitzhak sabía que una ofrenda quemada requería que se sacrificara un animal. Aunque una ofrenda quemada podría ser de una variedad de diferentes animales kosher, Yitzhak usó específicamente la palabra “cordero”. Hay algunas palabras hebreas diferentes que se pueden usar para transmitir la idea de un cordero; por lo tanto, es significativo que eligió la palabra שה. Esta es la misma palabra que se usa en el libro de Éxodo para el Cordero Pascual.

La ofrenda de Pascua se conoce en el judaísmo como un sacrificio fundacional. Esto significa que uno puede aprender los principios básicos relacionados con un sacrificio de esta ofrenda. Si se le preguntara: “¿Cuáles son algunas de las verdades fundamentales con respecto a un sacrificio a HaShem”, ¿cuáles serían algunas de las cosas que respondería? Una de las mejores respuestas se encuentra en este pasaje en el versículo cinco.

“…Y yo y el joven (Yitzhak), caminaremos hasta allí, y adoraremos y nos volveremos a vosotros.” Génesis 22:5

El propósito principal de un sacrificio es posicionar al que hace la ofrenda en la condición espiritual en la que puede adorar a Di-s. ¿Cuál es esta condición espiritual? La respuesta se revela en la selección de la palabra שה para cordero. Ya se ha mencionado que esta palabra está relacionada con la Pascua. Como hemos aprendido innumerables veces anteriormente, la Pascua es la Fiesta de la Redención. Por lo tanto, uno siempre debe recordar que para adorar a Di-s, primero debe ser redimido.

Cuando Yitzhak hubo visto todos los elementos necesarios para un sacrificio: el cuchillo, el fuego y la leña; sabía que le faltaba una cosa, el cordero. Hoy muchas personas están tratando de adorar a Di-s sin haber experimentado la redención del Cordero de Di-s, Yeshúa. Incluso si usted es un creyente, uno debe estar en comunión con Yeshúa y no vivir en pecado para tener una verdadera experiencia de adoración. Esto puede parecerle elemental desde el punto de vista del conocimiento; pero en la práctica, la mayoría de los creyentes no viven en comunión con Yeshúa.

El punto en el que me quiero centrar es que Yitzhak inmediatamente notó que faltaba algo para adorar a Di-s. Si usted es como yo, a menudo trato de adorar y de hecho faltan componentes espirituales en mi vida para poder tener la experiencia de adoración que HaShem desea que Su pueblo disfrute. En el ejemplo de la porción de la Torá, se mencionan fuego, leña y un cuchillo. Estos tres elementos también pueden revelar al lector un proceso por el que debe pasar cada adorador. Primero, identifica aquellas cosas en la vida de uno que son un obstáculo para adorar y servir a HaShem. Segundo, usa el cuchillo para eliminar estas cosas de tu vida. En este caso, la Palabra de Di-s es el cuchillo, porque es más cortante que cualquier espada de doble filo y es capaz de cortar, incluso dividir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos. Juzga los pensamientos y actitudes del corazón (Ver Hebreos 4:12). La madera es donde uno debe colocar estas cosas simbólicamente para que el fuego de Di-s pueda venir y consumirlas, librando de ellas la vida.

La adoración no es una actividad natural, ni siquiera para el creyente. El hecho de que haya sido redimido solo significa que tiene el potencial para adorar. Solo cuando el creyente permanece en la palabra, aplicándola a cada aspecto de su vida, el Espíritu Santo se moverá y la adoración realmente tendrá lugar.

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error206
fb-share-icon0
Tweet 50

Leave a Reply