Estudio Bíblico de Eclesiastés No. 1

Gracias por acompañarnos mientras nos embarcamos en nuestro próximo estudio que invita a la reflexión a través del libro de Eclesiastés. Vamos a comenzar con Eclesiastés 1:1-7 y usaremos la versión Reina-Valera 1960 y/o 1909.

Eclesiastes 1:1-7

El autor de este libro es el rey Salomón. Era un rey conocido por su sabiduría. Di-s le dio sabiduría para gobernar el reino (1 Reyes 3:5-14), pero desafortunadamente Salomón no siempre utilizó esa sabiduría (casarse con mujeres extranjeras por razones políticas, etc.).

Salomón escribió este libro como una confesión. Tenía tremendos recursos, rey del imperio más poderoso del mundo en ese momento, capaz de tener lo que quisiera, etc. El problema era que, a veces, perseguía cosas que no se basaban en la sabiduría o la verdad de Di-s, sino que perseguía lo que deseaba. No se refrenó bajo la restricción de la verdad bíblica (1 Reyes 11:1-4).

Uno de los pensamientos clave en este libro es la ‘vanidad’. Salomón nos advierte que cuando vivimos de acuerdo con nuestros pensamientos (perspectiva), utilizando nuestro propio intelecto para la búsqueda de nuestros propios deseos, todo lo que hagamos será vanidad, se convertirá en nada. Aunque Salomón tenía sabiduría, poder, prestigio y cualquier cosa que un hombre pudiera desear, no le trajo alegría ni lo satisfizo.

Muchas palabras y frases se repiten a lo largo de este libro. Di-s usa esta repetición para socavar nuestros corazones duros y obstinados. A veces, cuando escuchamos las mismas cosas una y otra vez, comienza a penetrar en nuestro corazón y a hundirse para que podamos entender la revelación de Di-s y aplicarla a nuestra vida.

La palabra “Eclesiastés” proviene de la palabra griega ekklesia (congregación, asamblea, iglesia) que significa ser llamado fuera.

v1: El Predicador: Mucha gente dice que la palabra קֹהֶ֣לֶת  (qō·he·leṯ) significa ‘el predicador’ pero viene de una palabra hebrea que tiene que ver con una asamblea reunida. Esto está hablando de aquellos que son llamados fuera por Di-s con un propósito. Se juntan (se reúnen) para cumplir la voluntad de Di-s. Se suponía que Salomón, como líder de Israel, traería la gente a la unidad, a la sumisión al plan de Di-s, Sus propósitos, etc. Trágicamente no hizo esto durante gran parte de su vida.

  • Hijo de David, Rey en Jerusalén: Ver Eclesiastes 1:12. Podemos saber con certeza que el autor de este libro fue el rey Salomón porque solo había dos reyes que podían llamarse a sí mismos “rey sobre Israel (un reino unido) en Jerusalén”: David y Salomón. Después de Salomón, el Imperio se dividió (1 Reyes 11:26-40). Debido a que dice, “Hijo de David”, podemos concluir que no fue David quien escribió este libro, sino que tuvo que haber sido Salomón.

v2: Vanidad: Esta palabra se repite cinco veces en este versículo. Una inspección minuciosa de esta palabra revela que se refiere a un vapor (Santiago 4:14). En hebreo moderno, esta palabra se usa para el “humo” que sube del asfalto en un día caluroso. Nuestras vidas son como este vapor: están ahí por un momento y luego desaparecen rápidamente. Cuando vivimos una vida que se basa en nuestras propias búsquedas, en nuestro propio intelecto humano o en nuestra propia sabiduría, cuando buscamos la vida de esta manera, nuestras vidas van a ser vanidad: aquí hoy y mañana desaparecerán, sin un significado duradero.

v3: Debajo del sol: Esta es una expresión muy importante, especialmente en este primer capítulo. En algunos lugares, Salomón también habla de ‘debajo de los cielos’. “Bajo el sol” está hablando de una visión de la vida que es desde una perspectiva humana, mundana. Históricamente, durante muchas generaciones, la gente adoraba al sol. Estaban en tinieblas, aunque adoraban esta gran luz. Desde una perspectiva humana, no parece haber ninguna ventaja en todo el trabajo que tenemos que hacer.

v4: Aunque las generaciones están cambiando constantemente (un hombre vive y muere y su hijo toma el relevo, y luego su nieto y etc.) cuando miramos la tierra no ha cambiado mucho. Un solo individuo no tiene mucho impacto en el mundo. Las montañas de hace 1,000 años siguen en pie en su lugar. Los océanos están donde siempre han estado. Aunque un hombre vive, no tiene un impacto o cambio masivo en el mundo.

v5: Salomón vuelve a mencionar el sol. Di-s ha establecido un orden o un ciclo en la creación. No podemos alterar este patrón que Di-s ha establecido. El anticristo, sin embargo, va a buscar cambiar los tiempos y las leyes de Di-s (Daniel 7:25).

v6: El viento: (הָר֔וּחַ ) Aunque esta palabra, en otros lugares, se traduce “El Espíritu” es muy claro que aquí Salomón no está hablando del Espíritu Santo sino del viento. Veremos que el viento juega un papel importante, desde el punto de vista literario, al transmitirnos lo que Salomón quiere enseñarnos.

  • Tira hacia el sur, y rodea al norte: va girando de continuo, y a sus giros vuelve el viento de nuevo (de donde se originó): El viento está en el mismo ciclo aparentemente infructuoso. Nada parece cambiar. Lo que frustra a Salomón es que, como el viento, no está teniendo mucho impacto en este mundo. Sin embargo, fue Di-s quien puso todas estas cosas en movimiento. Las cosas siguen su curso normal, pero el problema es que, si basamos nuestras observaciones en nuestro propio intelecto, y si no vemos las cosas desde la perspectiva de Di-s, todo parece inútil. La única forma en que podemos tener la perspectiva de Di-s es aprendiendo cosas de Su Palabra. Es solo a través de las Escrituras que podemos desarrollar la mente del Mesías y ver las cosas desde la perspectiva del Reino.
  • En los últimos días la gente va a tener esta perspectiva “bajo el sol” en la que piensan que nada va a cambiar y que el mundo seguirá como siempre (2 Pedro 3:3-4). Sin embargo, las cosas en esta tierra terminarán muy rápidamente en los últimos días (2 Pedro 3, Apocalipsis 22:6-7). Si no somos perceptivos, si no estamos viendo las cosas desde un punto de vista profético, nos lo vamos a perder. Salomón está mirando la creación: el hecho de que la tierra estuvo aquí ayer, anteayer, un año antes, diez años antes y realmente nada está cambiando. El tiene razón. No va a cambiar hasta los últimos días.

v7: Los ríos todos van al mar, y el mar no se llena: Esto no parece tener sentido desde una perspectiva humana.

  • Allí vuelven: En el nacimiento de los ríos, el agua parece seguir brotando del suelo sin agotarse. Simplemente sigue viniendo. Salomón ve futilidad en este hecho de que nada parece cambiar jamás. Cuando creemos que nunca va a haber ningún cambio, entonces no creemos en el Reino de Di-s. Cuando nacemos de nuevo, nos convertimos en creaciones “nuevas” o cambiadas (2 Corintios 5:17). Este mundo también va a ser cambiado: ser nuevo, ser diferente (Apocalipsis 21:5, Isaias 43:19). Si miramos a la naturaleza como nuestra fuente de revelación, vamos a ser engañados. Se viene un cambio.
Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error206
fb-share-icon0
Tweet 50

Leave a Reply