¡Shabbat Shalom! Parashá Bereshit

Porción de la Torá: Bereshit (Génesis)

Lectura de la Torá: Genesis 1:1-6:8

Lectura Profética: Isaias 42:5-43:10

Parashá Bereshit

“La PALABRA”

Este Shabbat volvemos al libro del Génesis para comenzar una vez más la lectura de la Torá anual. Los primeros capítulos de Génesis tratan, por supuesto, de la Creación. El Evangelio de Juan también habla en su primer capítulo acerca de la Creación. Allí se menciona la PALABRA. La PALABRA no fue creada, pero ÉL existió antes de la Creación. De hecho, nunca hubo un tiempo en que la PALABRA no existiera. En otras palabras, ÉL es eterno. ¿Quién es esta PALABRA? La siguiente verdad que Juan revela es que “la PALABRA estaba con Di-s…”. ¿Cuándo estuvo esta PALABRA con Di-s? ¡La respuesta es siempre! ¿Cómo se puede hacer tal afirmación? La respuesta se encuentra al final de Juan 1:1 que dice: “Y la PALABRA era Di-s”.

Una vez más, uno debe hacer la pregunta: “¿De hecho Quién es esta PALABRA?” El versículo 2 declara que “Este Mismo estaba en el principio con Di-s”. Además, el versículo 3 declara que “Todas las cosas por Él fueron hechas; y sin Él nada de lo que ha sido hecho fue hecho.” Es claro por el contexto que Este es el Mesías Yeshua. También Pablo declara que “En Él fueron creadas todas las cosas”. (Ver Colosenses 1:16). Por lo tanto, Yeshúa creó todas las cosas. Esto plantea una pregunta interesante. ¿Es correcto decir que Yeshúa es Di-s? La respuesta es sí, de hecho. ¿Se puede afirmar que Yeshúa y el Padre son uno? ¡Una vez más la respuesta es sí! Entonces, ¿se puede concluir que el Padre y el Hijo son lo mismo? ¡La respuesta es no!

Junto con el Espíritu Santo, Quién también se menciona en el primer capítulo de Génesis, las Escrituras revelan que Estos Tres; Padre, Hijo y Espíritu Santo son una unión única. Con respecto a esta unión, es aceptable decir que Estos Tres son iguales a Uno y el Uno igual a Tres. Una persona puede afirmar que esto es difícil de comprender. ¡Debería serlo! Cuando un individuo comienza a tratar de comprender al Di-s que trasciende todas las cosas, obviamente será difícil percibir a este Único y Verdadero Di-s. ¿Por qué es tan importante esta doctrina, comúnmente conocida como la Trinidad? La respuesta es que el hecho de no abrazar la Trinidad hace que una persona que acepta el Nuevo Pacto crea en más de Un Dios. Volvamos al Evangelio de Juan.

Si Yeshúa no es Di-s, entonces Juan 1:1 plantea un gran problema. Ya se ha dicho que Yeshúa es claramente la PALABRA a la que se refiere el capítulo 1 de Juan. Siendo este el caso, la última parte de este versículo dice: “…y la PALABRA era Di-s”. Hay algunos que quieren entender esta frase como “…y la PALABRA era un Di-s”. Esto significa que Yeshúa no es el Di-s, sino simplemente un dios. Tal traducción (si fuera verdad, que no lo es) hace que el Nuevo Pacto viole el monoteísmo. Cuando una persona presta mucha atención al texto es necesario tomar en consideración la oración anterior a la en cuestión. Esta sección establece,

“Y la PALABRA estaba con Di-s, y la PALABRA era Di-s”.

Aunque esta es la traducción correcta, es importante notar que en el lenguaje bíblico el orden de las palabras es diferente con respecto a la parte final del versículo. La palabra “Di-s” en realidad viene antes de la frase “La PALABRA”. Las partes del discurso obligan a una persona a traducir la oración como se hizo anteriormente. Sin embargo, en el lenguaje bíblico, la palabra “Di-s” aparece dos veces, una al lado de la otra, lo que revela que Juan no está hablando de Un Di-s que es diferente al otro, sino del mismo Di-s verdadero, que se expresa de manera diferente.

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error206
fb-share-icon0
Tweet 50

Leave a Reply