Estudio Bíblico 1ª de Pedro, No. 9

A 1 Pedro 2:4-7

v4: Él: Mesías Yeshúa.

  • Piedra viva: David habló de Yeshúa (Mesías) como la Roca de su salvación, el fundamento de su vida (Salmo 62). Cuando Moisés llegó a un punto de su vida en el que estaba en un lugar de confusión, Di-s lo colocó sobre una roca (una tipología del Mesías). Di-s puso a Moisés sobre un fundamento firme mientras le mostraba Su gloria (Exodo 33:17-23). En el libro de Daniel, Nabucodonosor soñó con una imagen que representaba todos los imperios del mal que estaban en oposición a los propósitos de Di-s. Luego leemos acerca de una Piedra que fue arrojada, destruyendo estos imperios malvados. No hay desacuerdo: todos entienden que esta Piedra es de hecho el Mesías (Daniel 2: 31-45). Nunca creceremos o maduraremos a menos que Yeshúa primero destruya aquellas cosas en nuestras vidas que son contrarias a Su llamado y voluntad para nuestras vidas. Yeshúa es esa Piedra, ese vaso de destrucción, y Él está en contra de todo lo que se opone a Él. Solo después de que ha ocurrido la destrucción, Di-s puede ministrar en nuestras vidas. No solo se le llama ‘Piedra’ sino ‘Piedra Viva’. Después de la destrucción (este refinamiento por fuego – 1 Pedro 1:7) Yeshúa nos ministra vida, de nuevo, esto no solo está hablando de salvación, sino también de un estilo de vida. Somos salvos gratuitamente por la gracia de Di-s para que podamos vivir de manera diferente. De eso se trata la santificación.
  • Desechada ciertamente por los hombres: Cuando vemos la gloria de Di-s, dejada a nosotros mismos, sin Su revelación, la rechazamos.
  • Mas: En contraste con. Desde la perspectiva de Di-s esta Piedra es escogida y preciosa.

v5: Vosotros: Pedro no está hablando aquí a toda la humanidad sino a un remanente. Este concepto del remanente es muy importante bíblicamente. El remanente está compuesto por aquellos que escuchan a Di-s y hacen un cambio piadoso en sus vidas.

  • Como piedras vivas: Aquellos que tienen una conexión con LA Piedra Viva se vuelven como Él. Nos comprometemos con Su propósito y voluntad.
  • Sed edificados como casa espiritual (templo): Cuando somos como Él, se produce el ministerio de Di-s en nuestras vidas. Di-s quiere ministrarnos a nosotros y a través de nosotros.
  • Ofrecer sacrificios espirituales: Esto es lo que estamos llamados a hacer.
  • Aceptables a Di-s por medio del Mesías Yeshúa: La única forma en que podemos ofrecer sacrificios agradables a Di-s es a través de Yeshúa. Es imposible adorar a Di-s si no hemos experimentado la redención a través del Mesías Yeshúa.

v6: Por lo cual: En base a lo dicho anteriormente.

  • Contiene la Escritura: Pedro respalda o califica lo que ha estado diciendo citando las Escrituras: Isaias 28:16.
  • Yo (entendido en la gramática – “pongo”): Esto está hablando de Di-s.
  • Sion: Cada vez que aparece la palabra Sion en las Escrituras, debe hacernos pensar en el Reino. Sion es el nombre de Jerusalén en su estado redimido y glorificado.
  • Piedra del ángulo: Los cimientos. Yeshúa es el fundamento del Reino. Él es sobre lo que se construye el Reino de Di-s. Sin embargo, recuerda que Sion surge a través de la destrucción. Es el juicio de Di-s lo que trae el orden. Es por eso que cuando los ángeles en el cielo ven el justo juicio de Di-s, lo alaban (Apocalipsis 15:4, 16:4-7, etc.). El juicio de Di-s trae una realidad del Reino. No solo una esperanza o una promesa lejana.
  • El que creyere en Él: La salvación se nos ofrece, pero tenemos que tomar una decisión sobre lo que vamos a hacer con esta oferta.

v7: (literalmente) “Por lo tanto el que cree en Él nunca será avergonzado sino honrado. Pero, a los desobedientes: ‘La piedra que desecharon los edificadores ha venido a ser la principal piedra del ángulo’”.

  • Por lo tanto (pues en RV): Basado en lo que se ha dicho.
  • Cree SOBRE Él: No dice ‘En Él’ – aunque eso es verdad. La palabra usada en el griego es la palabra “sobre”. Estamos SOBRE esa piedra (Sobre el Mesías). Moisés estuvo de pie sobre la roca en Exodo 33, y sobre esa roca se le dio un anticipo de la gloria de Di-s.
  • Nunca se avergonzarán: ¡Qué maravillosa esperanza y promesa! Cuando llegue el día del juicio, aquellos que han creído en Yeshúa no experimentarán ninguna vergüenza. Esta promesa nos da seguridad y confianza. Cuando estamos en el Mesías nuestro futuro es seguro.
  • Honrado: Nuestras obras no nos dan aseguranza y seguridad. Estamos seguros en la suficiencia de la cruz. Cuando estemos ante el Di-s viviente, seremos honorables ante Sus ojos por lo que Yeshúa ha hecho. Esta seguridad, que Di-s nos ha dado, no nos lleva a explotar Su gracia, ni a usarla como una libertad para desobedecerlo. La abundante misericordia de Di-s produce, dentro de un verdadero creyente, la humildad y el deseo de obedecerle. El verdadero arrepentimiento implica alejarse del pecado, con el deseo de nunca volver atrás. A veces nos caemos, pero esto ya no es lo que caracteriza nuestra vida. El pecado en nuestras vidas debe ser “la excepción y no la regla”. Cuando caemos, no es apropiado regocijarse en nuestro pecado, pero debería causar dolor en nuestras vidas, un dolor que lleva a un arrepentimiento rápido (2 Corintios 7: 9-11)
  • Pero: Significado en contraste con.
  • desobedientes: Los que creen en Di-s obedecen a Di-s. El comportamiento de los que no son creyentes es desobediente. La desobediencia manifiesta que una persona tiene falta de fe – son incrédulos (Mateo 7:15-20).
  • La piedra que desecharon los edificadores, Ha venido a ser cabeza del ángulo: Esta es unacita del Salmo 118:22.
  • Los edificadores: En su contexto original estos edificadores eran el liderazgo de Israel.
  • Desecharon: Esta palabra para rechazado es una palabra que se entiende mejor con la palabra ‘odio’ o algo por lo que sentir repulsión. Lo ven, pero no quieren absolutamente ninguna conexión con esto. Cuando se trata de Yeshúa, vamos a participar con todo o exactamente lo contrario: no hay una posición intermedia. O lo amas o lo odias.
  • Cabeza del ángulo (Piedra angular): No solo el fundamento, sino esa piedra que mantiene todo unido (Colosenses 1: 15-18).
Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error190
fb-share-icon0
Tweet 50

Leave a Reply