¡Shabbat Shalom! Parashá Ki-Tetzé

Porción de la Torá: Ki Tetzé (Cuando salgas)

Lectura de la Torá: Deuteronomio 21:10-25:19

Lectura Profética: Isaias 54:1-10

Parashá Ki-Tetzé

“Hombre y mujer: singularmente diferentes”

Cuando HaShem creó al hombre (la humanidad) la Torá dice que Él los creó varón y hembra. En otras palabras, la humanidad se compone de dos creaciones únicas, hombres y mujeres. La intención del texto bíblico es enfatizar que existen diferencias entre hombres y mujeres y que estas diferencias deben mantenerse en la sociedad. Uno no tiene que mirar muy lejos para ver que la sociedad, especialmente durante las últimas generaciones, ha borrado las distinciones entre los dos géneros. En la porción de la Torá de esta semana, hay un recordatorio de que Di-s ciertamente ordena a hombres y mujeres que sean singularmente diferentes.

“No habrá vaso de varón sobre mujer, y el hombre no se pondrá vestido de mujer; porque es abominación al Señ-r, tu Di-s, todos los que hacen estas (cosas)”. Deuteronomio 22:5

Traduje este versículo de la manera más literal. El lector debe notar que la gran mayoría de las traducciones se leen de manera muy diferente. La versión King James (KJV versión en inglés) captura cómo la mayoría traduce el texto,

“La mujer no vestirá ropa de hombre, ni el hombre vestirá ropa de mujer; porque abominación es a Jehová tu Dios todo aquel que esto hace.”

El problema con tales traducciones es que no prestan atención a lo que realmente se dice. La KJV establece con respecto a la mujer que no debe vestir ropa propia de un hombre, cuando en realidad el verbo “vestir” no aparece en la primera mitad del versículo. La intención del texto hebreo es que no habrá un instrumento masculino “sobre” o “concerniente” a una mujer. El mensaje no es tanto la ropa, pero el hebreo implica una gama mucho más amplia de objetos. Por lo tanto, la elección de la Torá de esta palabra informa al lector que los instrumentos o herramientas que un hombre usa para trabajar no deben ser usados ​​por una mujer. La implicación es que hay algunas profesiones y actividades que no son apropiadas para una mujer.

Es en la segunda mitad del verso que aparece el verbo “ponerse” o “vestir”. Es en esta sección donde la amonestación es claramente en contra de que los hombres se vistan con prendas femeninas. La ropa en el tiempo de Moisés como lo es hoy dice mucho sobre la persona. Si uno se viste de una manera que es contraria a cómo Di-s lo creó, es un acto de rebelión. Tal rebelión es vista y descrita en este versículo de la manera más fuerte, porque HaShem la llama abominación.

Por supuesto, hay una superposición en muchas cosas con respecto a los hombres y las mujeres; sin embargo, las distinciones entre los sexos deben mantenerse y esto también incluye diferentes roles. Estos roles deben estar bien definidos especialmente en el hogar y en la congregación del Mesías. Si los creyentes fallan en este asunto, entonces fallamos en ser el ejemplo santificado a que fuimos salvos para ser. Me doy cuenta de que la mayoría elige ignorar las diferencias establecidas en las Escrituras para el liderazgo y el comportamiento para la administración de la casa local de Di-s. Quizás es por eso por lo que los mismos problemas y fallas que aquejan a nuestra sociedad también están presentes dentro de la familia de Di-s.

Como dice el locutor de radio Steve Brown, piensa en esto…

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error190
fb-share-icon0
Tweet 50

Leave a Reply