Estudio Bíblico 1ª de Pedro, No. 6

Nuestra última lectura de esta semana es 1 Pedro 1:17-21

v17: Padre: Siempre debemos prestar atención a cómo se dirige a Di-s en las Escrituras. Cada vez que se menciona al ‘Padre’, debemos pensar en Di-s, que es un proveedor. En este versículo, Di-s nos está revelando cómo podemos ser recipientes de Su provisión. Sin Su provisión no podemos hacer nada bueno, nada agradable a Sus ojos.

  • Sin acepción: No muestra favoritismo.
  • Juzga: Hablar sobre el juicio de Di-s hoy no es popular. Sin embargo, aquellos a quienes el Espíritu Santo inspiró para escribir la Palabra de Di-s hablaron con frecuencia sobre el juicio de Di-s. El nombre básico de Di-s en hebreo (אֱלֹהִ֑ים  – Elohim) revela un Di-s que juzga. Necesitamos agradecer a Di-s por Su juicio, ya que es Su juicio el que produce Su orden. Debemos desear que el orden de Di-s esté en nuestras vidas. Pedro no está hablando aquí de que Di-s juzgue con respecto a la salvación que conduce a la vida eterna. Aquí, Di-s está juzgando a los creyentes por su recompensa eterna o del Reino.
  • Juzga según la obra de cada uno: Todos vamos a ser juzgados según lo que hemos hecho. El mensaje del evangelio es fundamental para nosotros y comienza todo lo espiritual y agradable a Di-s en nuestras vidas, pero es solo el comienzo. Hay una necesidad de que maduremos y crezcamos. Nuestras obras son clave para posicionarnos y ayudarnos a crecer en el Reino.
  • Conducíos: Muestren un comportamiento que sea un comportamiento del Reino; este es un comportamiento que revela la presencia de Di-s en nuestras vidas.
  • Peregrinación: Un peregrino permanece se mueve hacia el lugar correcto. Nos estamos moviendo a través de este mundo hacia nuestro destino final: el Reino de Di-s.
  • Temor: Este temor se relaciona con nosotros dando prioridad a Di-s. Mientras somos peregrinos de paso por este mundo, debemos temer a Di-s dándole prioridad.

v18: Rescatados: Es Di-s quien hace la obra de redención. Nosotros (los creyentes) no podemos ganar la redención, es algo que recibimos. La palabra redención es un término de contabilidad. Es un término que habla de un pago que se realiza y que produce una transferencia de propiedad. Di-s ha hecho un pago por nosotros, pero no con plata ni con oro, ya que estos metales son corruptibles y perecen.

  • Oro o plata: Las cosas preciosas de este mundo.
  • Vana manera de vivir. Vanidad, es decir, lo que están haciendo no tiene significado desde un punto de vista eterno. La mayoría de las personas (incluyendo muchos creyentes) están viviendo vidas inútiles hoy. ¿Por qué? Porque están luchando con Di-s para tratar de que Él haga lo que ellos quieren. Ninguno de nosotros sería feliz logrando nuestra propia voluntad para nuestras vidas. Solo conoceremos el verdadero gozo y la satisfacción cuando persigamos la voluntad de Di-s.
  • La cual recibisteis de vuestros padres: Pedro estaba escribiendo principalmente a creyentes judíos. Incluso hoy en día, muchos de los creyentes judíos mesiánicos todavía se aferran a las tradiciones de los sabios o de los ancianos (leyes hechas por el hombre y transmitidas de generación en generación).

v19: Un cordero sin mancha y sin contaminación: Yeshúa era perfecto. Aunque los corderos fueron examinados en el templo antes de ser sacrificados, ninguno de ellos era perfecto. Eran lo suficientemente buenos para pasar la inspección, pero ninguno de ellos era lo suficientemente bueno para ser llamado ‘perfecto’.

v20: Antes de la fundación del mundo: Yeshúa fue la provisión para el plan perfecto de Di-s. Di-s solo provee lo que es absolutamente necesario para que estemos donde Él quiere que estemos, haciendo lo que Él quiere que hagamos para que Su perfecta voluntad pueda ser cumplida. Di-s nunca nos da algo que no se necesita o no se requiere.

  • Manifestado en los postreros tiempos: Aunque el plan de Di-s era conocido antes de la creación, solo se manifestó, o se hizo realidad, en estos últimos días. Pedro consideró que su generación había estado en los últimos días; estos últimos 2,000 años han sido los ‘últimos días’ en el sentido amplio de la palabra – Hechos 2:16-21.
  • Vosotros: Fue por nosotros que el plan de Di-s solo se manifestó en los últimos días. Di-s se mueve a causa de nosotros. Di-s es perfecto y no le falta nada, por lo tanto, todo lo que hace lo hace (con conocimiento y habilidad perfectos) por Su pueblo. Saber esto acerca de Di-s debería hacer que nos sometamos total y completamente a Él. Él sabe perfectamente lo que necesitamos en nuestra vida para cambiar y ser más como Él. Solo cuando nos sometemos a Di-s podemos recibir Sus promesas. Cada vez que luchamos contra la voluntad de Di-s diciendo que no queremos hacer esto o aquello o que no sentimos que lo que Él nos está llamando a hacer es correcto para nosotros, etc., entonces lo que estamos haciendo es rechazar Sus promesas y provisión en nuestras vidas. Somos nuestros peores enemigos porque escuchamos y pensamos de acuerdo al mundo en lugar de a través de la profecía.

v21: Mediante el cual (Yeshúa) creéis en Di-s: Sólo creyendo en Yeshúa, este cordero que proveyó Su sangre, podemos creer en Di-s. Si alguien no cree en Yeshúa de Nazaret no cree ni tiene fe en el único Di-s verdadero. No podemos creer en Di-s sin antes creer en Yeshúa.

  • Le resucitó (a Yeshúa) de los muertos: La resurrección nos debe recordar el Reino. Cuando nos sometemos, cuando buscamos la provisión de Di-s, cuando nos preparamos para el servicio, cuando nuestras mentes se inclinan hacia la voluntad de Di-s, entonces estaremos pensando y actuando de acuerdo con la realidad del Reino. Esto es importante porque el Reino es ilimitado. Cuando pensamos y actuamos de acuerdo con el Reino de Di-s (cuando tenemos una mentalidad del Reino), entonces la provisión de Di-s para nosotros también será ilimitada (2 Pedro 1:3). Es solo cuando tenemos una mentalidad del Reino que estamos equipados para hacer la batalla contra el enemigo.
  • Le ha dado gloria: A menos que tengamos una mentalidad de Reino, a menos que realmente creamos en estas promesas de resurrección (Reino), no seremos aquellos que darán gloria a Di-s. Tenemos dos opciones: o vamos a estar motivados por las cosas de este mundo, o vamos a estar motivados por las promesas del Reino. No hay posición en el medio.
  • Esperanza: Cada vez que Pedro escribe sobre la esperanza, casi siempre se acerca a algún indicio o referencia al Reino. Aquí se menciona dentro del contexto de la resurrección y, en última instancia, habla de lo que vamos a compartir con Él). Yeshúa es llamado el primogénito de los muertos (Colosenses 1:18). Esa herencia del primogénito la comparte con nosotros (Romanos 8:16-17.
Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error190
fb-share-icon0
Tweet 50

Leave a Reply