¡Shabbat Shalom! Parashá Shoftim

Parashá Shoftim

Porción de la Torá: Shoftim (Jueces)
Lectura de la Torá: Deuteronomio 16:18-21:9
Lectura profética: Isaias 51:12-52:12

“Teme a HaShem, no al hombre”

Esta semana es la cuarta de siete lecturas proféticas que contienen el tema del “consuelo” para Israel. Sin embargo, el mensaje le habla a todos los que creen en la venida del Reino de HaShem. Para encontrar consuelo, uno debe desarrollar una perspectiva eterna de la vida y darse cuenta de que todo lo que sucede en este mundo es solo temporal. Uno también debe entender la futilidad del hombre en comparación con el Di-s Viviente. El pasaje se abre con HaShem revelándose como el Di-s que consuela y que uno debe temerle a Él y no al hombre. En otras palabras, HaShem se está refiriendo a la frecuencia con la que uno permite que sus prioridades se inviertan y anteponen a los demás a su responsabilidad con HaShem.

En última instancia, el hombre morirá físicamente y será “plantado” en la tierra como la hierba, pero es Di-s quien extendió los cielos y puso los cimientos de la tierra. Por lo tanto , HaShem pregunta ¿por qué tú y yo tememos constantemente al hombre e ignoramos la realidad de Di-s? El pasaje literalmente dice:

“Y te olvidas de HaShem tu Hacedor (Quien) extiende los cielos y pone los cimientos de la tierra y temes continuamente todo el día ante la ira del opresor cuando se dispone a destruir; ¿Dónde está la ira del opresor? Isaias 51:13

Este versículo señala que muy a menudo las cosas que tú y yo tememos y por las que perdemos el sueño nunca suceden. También puede enseñar que comparado con la ira de Di- s, el opresor es pálido en comparación. En el siguiente versículo (catorce) se usa una sola palabra. El significado de esta palabra es “caminar” o “pasearse de un lado a otro” . Muchas Biblias traducen esta palabra “vagar” . La idea del contexto es huir de la opresión del enemigo. Incluso si la opresión es real, el pasaje está haciendo una promesa importante. Esta promesa es que el Di-s que consuela finalmente traerá liberación y el opresor no tendrá éxito en su intento de traer destrucción. Es muy importante que uno preste atención al lenguaje del siguiente verso. Dice que “…no morirá en la mazmorra (abismo) ni le faltará el pan”.

La palabra traducida mazmorra significa el lugar de destrucción eterna. Por lo tanto, aunque a veces el enemigo mata, no posee la autoridad para enviar a uno al abismo (infierno). Este versículo se parece mucho a la instrucción de Yeshúa cuando dijo:

“No temáis del que mata el cuerpo, pero no puede matar el alma; más bien, temeréis a Aquel que puede destruir tanto el alma como y el cuerpo en el infierno.” Mateo 10:28

El versículo de Isaías cierra con la afirmación: “…ni le faltará su pan”. El uso de la palabra “pan” implica las necesidades de uno. Por lo tanto, a pesar de la opresión que uno pueda experimentar, HaShem es fiel para suplir nuestras necesidades en medio de nuestros tiempos más oscuros. Como nos recuerda David en el famoso Salmo Veintitrés,

“Preparas delante de mí una mesa en presencia de mis enemigos”. Salmo 23:5

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error190
fb-share-icon0
Tweet 50

Leave a Reply