Estudio Bíblico de Rut, No. 8

Pasamos a Rut 4:1-6

v1: Fulano: Cuando se retiene un nombre en las Escrituras, a menudo es para mostrar vergüenza (p. ej., Lázaro y el hombre rico, cuyo nombre es borrado. Lucas 16:19-31).

v2: Diez varones: Al reunir a estos hombres, Booz formó una corte. Tenía las cosas decididas de manera adecuada. Diez hombres se conocen como un minyon (quórum): es el número mínimo de hombres necesarios para tomar una decisión. También hay un minyon en cuanto a orar. En el judaísmo, para que las oraciones sean agradables o aceptables, se necesita este minyon de 10 hombres. Un ejemplo de esto también se ve en el relato de Sodoma y Gomorra: no tenían un minyon, por lo tanto, no se salvaron – Genesis 18:32.

v3: Normalmente no se vendía una herencia. Solo se hacía en una circunstancia: a menos que sea por desobediencia, y esa era una necesidad desesperada. Nabot, en 1 Reyes 21:3, dijo: ‘Dios me libre de vender mi herencia’, cuando Acab quería comprársela.

v4: Booz quería que todos supieran que esto se estaba haciendo de acuerdo con la ley de Di-s. La familia de Noemí estaba en tiempos desesperados, y Booz quería que la tierra se mantuviera dentro del clan, no comprada por otra tribu o extranjeros. Sin embargo, esto tuvo implicaciones. Solo el Sr. Anónimo y Booz podían mantener esta tierra dentro de la familia.

Era muy raro que se vendieran tierras. Normalmente, si se vendía, sólo quedaba así hasta el año del jubileo, y luego volvía a la familia. Sin embargo, esta tierra de Noemí tenía un beneficio adicional: no había heredero. Debido a esto, Booz o el Sr. Anónimo podrían haberlo agregado a su propia herencia y no tener que preocuparse por perderlo en el año del Jubileo.

vv56: Este hombre quería la tierra, pero cuando escuchó que parte del trato era casarse con Rut, con el propósito específico y la obligación de criar un heredero, no estuvo dispuesto a hacerlo. Normalmente, el precio de la tierra se calcularía en función de cuántos años quedaban hasta el año del jubileo. No se pagaría el precio total porque el comprador no podía quedarse con la tierra.

Sin embargo, para esta transacción, se tendría que pagar el precio completo, se levantaría un heredero y en el año del jubileo todo el patrimonio iría a este heredero. Para Booz, o para este hombre, es un negocio horrible. Dólares y centavos vs obediencia.

Para este hombre la obediencia costaba demasiado. Este trato no tenía sentido en la carne. Pero Booz no tomó decisiones basadas en la carne. Booz tomó decisiones basadas en el hecho de que Di-s le había ordenado que lo hiciera. Si Di-s te ha ordenado que hagas algo, Él te proporcionará todo lo que necesitas para hacerlo. La obediencia a Di-s nunca tiene un efecto adverso a largo plazo en una persona. Por el contrario, tiene un efecto bendito para la eternidad.

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error190
fb-share-icon0
Tweet 50

Leave a Reply