¡Shabbat Shalom! Parashá D’varim

Porción de la Torá: D’varim (Palabras)
Lectura de la Torá: Deuteronomio 1:1-3:22
Lectura profética: Isaias 1:1-27

“Avanzando en los Propósitos del Señ-r”

Parashá D’varim

En la porción de la Torá de esta semana, HaShem ordena a los Hijos de Israel diciendo:

“…Basta ya de morar en este monte… Mira, yo he dado delante de ti la Tierra, ven y toma posesión de la Tierra…” Deuteronomio 1:6-8 (Seleccionado)

La montaña donde habitaban los Hijos de Israel era, por supuesto, el Monte Horeb (Monte Sinaí). Allí, HaShem se reveló de manera poderosa al pueblo. Este lugar también es conocido como la Montaña de Di-s. La gente se sintió segura allí y es significativo que HaShem le ordenó a la gente que abandonara este lugar. En otras palabras, los Hijos de Israel estaban más contentos de simplemente permanecer en el mismo lugar. Esto es paralelo a muchos creyentes que se sienten cómodos simplemente regocijándose en su salvación, escuchando el mensaje del Evangelio una y otra vez y nunca pasando de su experiencia de salvación. La salvación no es el medio para el fin, sino solo el comienzo del llamado de uno para ser un siervo del Mesías Yeshúa.

Este pasaje es simplemente un llamado para que Israel avance en los propósitos del Señ-r. Estos versículos deberían hacer que cada uno de nosotros nos preguntemos si estamos siguiendo la voluntad de Di-s o nos hemos estancado espiritualmente. A Israel se le dijo que se volviera y viajara para heredar la Tierra. Si uno lee con cuidado, la Tierra a la que se refiere este pasaje no es solo la Tierra de Canaán, sino también el Líbano y todo el camino hasta el gran río, el Éufrates. Esta es una enorme cantidad de tierra, y mucho más de lo que jamás habitó Israel. Algunos han argumentado que esta promesa de una gran cantidad de tierra solo se relaciona con el futuro, es decir, la era del Reino. Aunque esta promesa se cumplirá en el futuro, también fue posible hace 3,500 años. El problema es que Israel no actuó en toda la extensión de las promesas de Di-s.

Los creyentes en Yeshúa son igualmente culpables hoy. Basta pensar en los milagros que realizó Yeshúa. Eran estas grandes maravillas a las que se refería cuando dijo a sus seguidores:

“De cierto os digo, el que en mí cree, las obras que yo hago, él también las hará; aun mayores que estas hará …”. Juan 14:12

Es importante darse cuenta de que Yeshúa no solo estaba hablando a Sus discípulos en ese día, sino a todos Sus seguidores a lo largo de los siglos. Yeshúa quiere usarnos a ti y a mí en formas mucho mayores de lo que podemos imaginar. La pregunta es si vamos a volvernos e ir en la dirección que el Espíritu Santo nos guíe y obedecerle, o si nunca vamos a pasar del consuelo de nuestra experiencia de salvación. Algunos de los comentaristas rabínicos hablan del Monte Sinaí como el pináculo de la espiritualidad de Israel (ver el comentario de Rashi de Exodo 20:15 ). Si Rashi tiene razón, entonces lo más triste es que el comienzo fue el mejor que alcanzó Israel. Lo mismo se puede decir de muchos creyentes, ya que lo más cerca que se acercan a Di-s es el día en que fueron salvos.

Cuando HaShem le ordenó a la gente “que giraran y siguieran adelante”, implica la necesidad de hacer un cambio significativo. Demasiados creyentes están fallando en avanzar y tomar posesión del ministerio que Yeshúa tiene para ellos. No dejes que la altura de tu vida espiritual quede atrás; sal y recibe lo que Di-s te ha llamado a lograr con la vida que Él compró con Su sangre.

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error178
fb-share-icon0
Tweet 50

Leave a Reply