Epístolas de Juan No. 15

1 Juan 5:13-21

Terminemos 1 Juan.

Para tener una vida efectiva ante Di-s debemos tener una vida de oración efectiva.

v13: Vosotros: Aquellos que tienen un entendimiento correcto de la identidad del Mesías Yeshúa. Si no creemos que Yeshúa es el divino y eterno Hijo de Di-s entonces no podemos ser salvos. En esta Primera Epístola, Juan está escribiendo a los que quieren vivir una vida santa, a los que quieren comportarse con rectitud y a los que quieren demostrar la verdad de Di-s (es decir, a los que quieren tener un testimonio digno de alabanza).

  • Nombre: Bíblicamente, un nombre está relacionado con la identidad y el carácter. Necesitamos conocer la identidad de Yeshúa (que Él es el Hijo de Di-s y por lo tanto divino), pero también necesitamos conocer Su carácter. Él es santo, justo, bueno, perfecto, etc., igual que Su Padre. Si negamos que Di-s el Padre y Di-s el Hijo son uno, entonces estamos negando el evangelio.
  • Para que sepáis que tenéis vida eterna: Esta promesa es un beneficio, resultado de creer en el nombre de Yeshúa. Nos da seguridad.
  • Vida eterna: aunque la ‘vida eterna’ incluye la vida para siempre jamás (vida sin fin), también incluye vivir una vida de calidad ahora, vivir una vida del Reino en esta era presente (así como en la era venidera).

v14: En Él: Esto alude a la redención. Yeshúa (‘salvación’) también es llamado proféticamente “Emanuel” – Di-s con nosotros (Isaías 7:14). Solo podemos estar “con o en Él (Di-s)” a través de la redención.

  • Conforme a su voluntad: Pedir cosas según nuestra propia voluntad es idolatría. Necesitamos averiguar cuál es la voluntad de Di-s y pedir de acuerdo con eso.
  • Él nos oye: La implicación es esta: Di-s sabe y oye todo. Sin embargo, Él no nos escuchará ni nos responderá a menos que le pidamos conforme a Su voluntad.

v15: Y si sabemos: Esto es experiencial. Nuestro ser interior da testimonio de esto.

  • Tenemos las peticiones que le hayamos hecho: El que ora con eficacia es el que ora conforme a la voluntad de Di-s.

v16: Hermano: Compañero creyente.

  • Cometer pecado que no sea de muerte: Hay muchos pensamientos, opiniones, interpretaciones diferentes con respecto a los versículos 16 y 17. Para el propósito de este estudio, solo vamos a ver de qué podemos estar seguros con respecto a estos dos versículos, es decir, lo que podemos saber absolutamente. Para un creyente no hay pecado que lo lleve a la muerte (es decir, separación eterna de Di-s). Di-s ha prometido perdonarnos todos nuestros pecados y no recordarlos más, desde un punto de vista eterno (Hebreos 8:12). El creyente del que se habla aquí es uno que no está ejerciendo su fe, es decir, está en desobediencia.
  • Pedirá: Cuando vemos a otros creyentes cometer pecados, debemos orar para que se arrepientan y comiencen a adoptar un estilo de vida piadoso, uno que esté comprometido con los propósitos de Di-s. Necesitamos orar de acuerdo con la voluntad de Di-s, y también debemos vivir de acuerdo con la voluntad de Di-s. Cuando no queremos la voluntad de Di-s en cada área de nuestras vidas, entonces nos estamos moviendo en el pecado; y el pecado trae destrucción.
  • Vida: Una vida piadosa.
  • Pecado de muerte: El pecado al que se hace referencia aquí es el pecado de no creer ni recibir el evangelio (Incredulidad).
  • Muerte: condenación eterna.
  • Yo no digo que se pida: no podemos orar por la vida eterna de un incrédulo si ha rechazado el evangelio (si no está interesado en la voluntad de Di-s). Un incrédulo nunca recibirá la vida eterna. Sin embargo, podemos orar para que este incrédulo venga a la fe y, por lo tanto, sea salvo.

v17: Hay pecado no de muerte: Solo aplicable a los creyentes. Aunque el pecado es vergonzoso y revela desobediencia, no nos impide entrar al cielo. Nuestros pecados no nos impiden poder expresar la vida del Reino.

v18: Todo aquel: Todos.

  • Que ha nacido de Di-s: Aquellos que han sido salvados, regenerados, viviendo de acuerdo a sus nuevas vidas (nacidos de nuevo o nuevas creaciones).
  • No practica el pecado: El pecado no es el comportamiento normal de los creyentes. No es lo que los define. Los que han nacido de nuevo no van a estar interesados en el pecado. Sin embargo, si pecamos, podemos agradecer al Señ-r que otros pueden orar para que Di-s nos restaure (1 Juan 5:16). No somos restaurados a la salvación, ya somos salvos, pero somos restaurados a la vida del Reino y al carácter del Reino, haciendo la voluntad de Di-s, como lo hizo Yeshúa.
  • El maligno no le toca: Cuando estamos en la voluntad de Di-s, Satanás puede atacarnos, pero no tiene autoridad sobre nosotros. Aunque pueda actuar contra nosotros, no puede hacernos daño eternamente. El lugar más seguro en el que podemos estar es en la voluntad de Di-s.

v19: Somos de Di-s: Hemos nacido de nuevo. Todo el que ha sido engendrado por Di-s es de Él.

  • El mundo entero está bajo el maligno: No queremos una conexión con el mundo. No queremos vivir de acuerdo con sus malos caminos, sino que queremos vivir de acuerdo con la voluntad de Di-s. El que es amigo del mundo es enemigo de Di-s. El juicio de Di-s vendrá sobre este mundo antes de que se establezca Su Reino.

v20: Entendimiento: La palabra usada aquí es una palabra que significa una mentalidad, una perspectiva.

  • Verdadero: el Mesías nos ha dado una nueva forma de pensar mediante la cual podemos conocer la verdad. Cuando no estamos en la verdad entonces estamos en pecado. Cuando no estamos en la verdad, entonces estamos fuera de la voluntad de Di-s.
  • Éste: Yeshúa el Mesías.
  • Vida eterna: Conocer a Yeshúa nos da vida del Reino, vida eterna. No hay otra manera de tener vida eterna.

v21: Juan termina esta epístola bastante abruptamente.

  • Hijitos: Nuevamente enfatiza que está escribiendo a aquellos que son creyentes en el Mesías.
  • Guardaos de los ídolos: Si no estamos en la verdad estamos en idolatría. Juan sabe que Israel, al igual que la iglesia, tendía a caer fácilmente en una mentalidad idólatra. Esta mentalidad se basa en querer lo que queremos y perseguirlo. Es solo cuando estemos en el Mesías Yeshúa que experimentaremos la vida del Reino. Hay una gran diferencia entre tener la promesa de la vida eterna y demostrar la vida eterna. Cuando no estamos demostrando la vida eterna, es porque no estamos operando en el conocimiento que supuestamente tenemos del Hijo de Di-s, no nos estamos comportando de acuerdo con Su voluntad, no estamos operando en la verdad. Cuando estamos en la verdad, nos comportamos de una manera que demuestra la vida del Reino.
Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error178
fb-share-icon0
Tweet 50

Leave a Reply