Epístolas de Juan No. 12

1 Juan 4:10-21

Terminamos esta semana completando 1 Juan, capítulo 4

Di-s nos amó cuando aún éramos pecadores. Si vamos a ser como Él, debemos amar no solo a los que han experimentado la salvación, sino también a los que no están en la fe. Necesitamos ser una influencia en los pecadores, para que puedan aceptar el evangelio, arrepentirse y comenzar a caminar en la voluntad de Di-s.

v10: En esto consiste el amor: Esto está hablando del amor verdadero. Juan nos está enseñando lo que verdaderamente es el amor divino, el amor bíblico.

  • No en que nosotros hayamos amado a Di-s: El hecho es este: dejados a nosotros mismos, no sabemos cómo amar a Di-s. La única forma en que podemos entender el amor de Di-s es a través de lo que la Biblia nos revela con respecto al evangelio. No podemos entender el amor a través de alguna otra religión o doctrina.
  • Él nos amó a nosotros: Aquí es donde comienza la definición y la demostración del amor. Si queremos entender el amor por completo, este es nuestro ejemplo: no que hemos amado a Di-s, sino que Él nos ha amado.
  • Propiciación: La propiciación (relacionada con la redención) es completamente diferente a la expiación. La expiación es simplemente una cobertura. Cubre el pecado. La expiación retrasa el juicio de Di-s. Si el pecado de una persona no se soluciona y se elimina por completo, entonces el juicio de Di-s vendrá sobre esa persona. La expiación tiene beneficios, pero son limitados.
  • La propiciación, como la redención, es un pago que se paga para que el pecado sea completamente tratado. El pecado no solo se encubre, sino que se elimina y ya no es parte de la ecuación (Salmo 103:12). Di-s ha demostrado un amor perfecto por nosotros al tratar completamente con el problema de nuestro pecado, enviando a Su Hijo para que sea la única propiciación al respecto. La sangre del Mesías es suficiente para todos los pecados del mundo. Sin embargo, aquellos que se benefician de Su obra son solo aquellos que reciben la verdad y creen en Él (Romanos 10:9-10).

v11: Amados: Juan continúa enfatizando que él está hablando a los creyentes.

  • Debemos unos a otros amarnos: Este es el orden literal de las palabras griegas. Este orden de palabras pone el énfasis en unos a otros. Nuestro amor debe ser amplio e inclusivo. No debe ser solo para aquellos que son amables con nosotros, ni siquiera solo para los hermanos en la fe, sino para toda la humanidad.

v12: Nota: En el texto griego, para enfatizar el significado de lo que Juan está revelando, la palabra “Di-s” viene primero. Esto es problemático en la traducción al español. Lo que Juan está haciendo es enfatizar que nadie, en ningún momento, ha visto jamás a Di-s.

  • Nadie ha visto: Esta no es la palabra normal para ver o mirar algo con nuestros ojos. Es una palabra que tiene que ver con entender – tener una comprensión apropiada (completa y plena). Juan nos está diciendo que nadie nunca ha comprendido o entendido completamente quién es Di-s.
  • Si nos amamos… Di-s permanece en nosotros: Este versículo no está hablando acerca de Di-s yendo y viniendo en nuestras vidas, dependiendo de nuestro comportamiento (Hebreos 13:5). Una vez que entramos en un pacto con Él, el Espíritu Santo no se apartará de nosotros. Lo que Juan está hablando aquí se puede entender mejor a través del concepto de unción. Cuando elegimos imprudentemente (nos rebelamos al alejarnos de la verdad, las instrucciones de Di-s) obstaculizamos la obra del Espíritu Santo en nuestras vidas. Él no nos dejará, pero tampoco funcionará de manera efectiva en nuestras vidas. Al tomar decisiones equivocadas lo estamos estorbando o apagando, haciendo que Su obra se estanque en nuestras vidas.
  • Su amor se ha perfeccionado en nosotros: el amor de Di-s es perfecto. No cambia y tampoco necesita ser perfeccionado. La pregunta, sin embargo, es esta: ¿Su perfecto amor va a obrar en nuestras vidas de acuerdo con lo que Él quiere que produzca? Este amor solo funcionará más y más perfectamente en nuestras vidas cuando nos amemos unos a otros. Su amor es perfecto, pero la obra de Su perfecto amor llegará a los resultados deseados en nosotros.

v13: En esto: En esta manifestación del amor perfecto de Di-s fluyendo a través de nosotros – siendo usado por Él para amar a otros.

  • Permanecemos: Este término ‘permanecer’ tiene que ver con los beneficios de esta relación. Podemos estar en relaciones que no tienen absolutamente ningún beneficio para nosotros (debido a que algo en esa relación está siendo violado). Solo cuando nos sometemos a los términos de esta relación, se liberarán los beneficios, lo que nos permitirá tener acceso a todos los privilegios de esta relación.
  • Él nos ha dado de Su Espíritu: El Di-s viviente, Di-s Todopoderoso, nos ha dado Su Espíritu – ¡no una porción o una parte de Él! Su Espíritu Santo, el mismo Espíritu de Di-s, mora en cada creyente.

Nota: Aunque a cada creyente se le ha dado el Espíritu Santo, podemos comportarnos de una manera que afectará adversamente la unción del Espíritu.

v14: Visto: Entendido, llegado a un entendimiento apropiado de.

  • Salvador: El único que puede salvarnos (Hechos 4:12).
  • Salvador del mundo: La doctrina sobre la expiación limitada es falsa. El Mesías no aseguró la expiación por nosotros en la cruz – Él aseguró la redención eterna para nosotros. Aunque Su pago es suficiente, poderoso y amplio, no significa que todos en el mundo van a experimentar Su salvación. La salvación es condicional. Está condicionado al mensaje del evangelio: entenderlo, estar de acuerdo con este y aceptar a Yeshúa en nuestras vidas.

v15: Todo aquel que confiese: Juan comienza a establecer la condición para la salvación.

  • Hijo de Di-s: Esto habla de la divinidad de Yeshúa. Necesitamos confesar que Yeshúa es divino, que Él es Di-s.
  • Permanece: Esto significa que éste disfrutará de los privilegios o beneficios de una relación de pacto con Di-s.
  • Él: Este que confiesa.

v16: Conocido y creído: Hemos sabido, creído esto en el pasado, lo sabemos, creemos ahora y lo seguiremos sabiendo, creyendo. Nada va a cambiar nuestra perspectiva.

  • Amor que Di-s tiene para con nosotros: Di-s no nos ama simplemente desde la distancia. Él ha puesto Su amor en nosotros. Si queremos los beneficios de estar en una relación de pacto con Di-s, depende de que caminemos en amor. Se nos enseña el amor al estudiar los mandamientos de Di-s.

v17: Perfeccionado: Llega a su condición, estado apropiado – el fin que Di-s pretendía.

  • Tengamos confianza: el amor de Di-s, obrando y siendo liberado a través de nosotros, confirma que Él está en nosotros y nosotros en Él. Este hecho nos da confianza para el día del juicio.
  • Él: Mesías.
  • Como Él es, así somos nosotros: Este es nuestro objetivo. Así es como Di-s quiere que seamos, al igual que Su Hijo, obedientes a Su voluntad en nuestras palabras y en nuestras obras.

v18: En el amor no hay temor: Cuando estemos operando en amor no habrá temor en nuestras vidas.

  • Perfecto amor: Amor en su forma completa, final: lo que siempre fue llamado a ser.
  • El amor echa fuera el temor: El temor y el amor son incompatibles entre sí. Cuando tenemos miedo, estamos ausentes del amor. Cuando estemos enamorados, estaremos ausentes del miedo.
  • El que teme, no ha sido perfeccionado en el amor: Este no está experimentando la perfección del amor en su vida – el resultado que se supone que el amor de Di-s traerá a su vida.

v19: Él nos amó primero: El amor perfecto en nuestras vidas (con la ausencia de temor) no sucede porque lo amamos a Él, sino que sucede porque Él nos amó primero.

v20: ‘Yo amo a Di-s’ y aborrece a su hermano: Esta es una situación hipotética.

  • Di-s, a quien no ha visto: No hemos podido comprender completamente a Di-s. Si decimos que amamos a Di-s, pero odiamos a nuestro hermano (a quien podemos ver) no estamos caminando en la verdad de las Escrituras.

v21: Mandamiento: Esto nos lleva de vuelta al fundamento de la Torá, que mantiene todo esto unido.

  • Él: Di-s.
  • Ame también: Esto no es una sugerencia. Una condición (“términos y condiciones”). Amar a Di-s es amar a los demás.
  • Ame también a su hermano: Este es el fundamento de la verdad de la Torá. Somos capaces de amar a los demás porque hemos recibido el amor de Di-s. El amor perfecto de Di-s (amor completo, amor como debe ser) entra en nuestras vidas y obra en nuestras vidas para producir un resultado: el fruto de este amor perfecto se manifiesta en el amor por los demás. Amar a los demás es un testimonio dinámico para el mundo de que el amor perfecto de Di-s está obrando en nosotros. A medida que empecemos a amar a los demás, aferrándonos a los beneficios, privilegios del pacto de estar en una relación con Di-s, vamos a crecer, madurar y empoderarnos.

Nota: El amor de Di-s es este: que Él envió a su Hijo unigénito a este mundo para ser la propiciación por los pecados del mundo. Él nos invita a todos a recibir esta redención. Cuando aceptamos lo que Yeshúa ha hecho, Él comienza a obrar en nuestras vidas a través de Su Espíritu Santo, destruyendo las obras del maligno en nuestras vidas (es decir, el pecado). Ya que el pecado es destruido, nada nos impide recibir el amor de Di-s y ser usados por Di-s. Hay grandes beneficios de experimentar el amor de Di-s, tanto en este mundo como en la era venidera, uno de los cuales es la capacidad de demostrar Su amor a los demás.

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error178
fb-share-icon0
Tweet 50

Leave a Reply