Epístolas de Juan No. 9

1 Juan 3:10-15

v10: En esto se manifiestan los hijos: Lo que se está manifestando, revelando es la habilidad de discernir quién pertenece a Di-s y quién pertenece al diablo. Toda la humanidad NO son hijos de Di-s, como algunos están enseñando hoy. No somos salvos por nuestras obras o por cómo nos comportamos. Somos salvos por fe a través de la gracia (a través de lo que Yeshúa hizo por nosotros en la cruz). Sin embargo, nuestras acciones muestran si somos verdaderamente siervos de Di-s (hijos) o si somos los demonios…. si tenemos fe o si no la tenemos.

  • No hace justicia: Si no estamos constantemente preocupados por la justicia y no nos comportamos en consecuencia, entonces no somos de Di-s. Los que son de Di-s van a ser obradores de justicia comprometidos y no obradores de iniquidad.
  • No ama a su hermano: Amar a los demás es fundamental para nuestra fe (Mateo 22:34-40).

v11: Que nos amemos los unos a los otros: No todos practican este mandamiento, pero un hijo de Di-s lo hace.

v12: No como Caín: No somos como Caín, y no nos comportamos como Caín.

  • Caín, que era del maligno: Caín fue motivado por el mal e hizo cosas basadas en el mal.
  • Sus obras eran malas: Podemos saber a quién pertenecía Caín, basándonos en sus obras. Sus obras no manifestaron amor, pero manifestaron odio hacia su hermano.
  • Hermano: Abel (Génesis 4:1-10).
  • Sus obras eran malas, y las de su hermano justas: Esto muestra una dicotomía: o pertenecemos a Di-s o al diablo. O caminamos en el amor o caminamos en el odio. Si no andamos en justicia, andamos en injusticia. No hay nada en el medio. Los verdaderos creyentes pueden examinar sus vidas para ver cuál es el mensaje y la actividad constantes de esta: ¿Está motivado por el amor o por el odio? ¿Produce justicia o no?

Nota: Cuando el estándar de Di-s (Su Ley) se aplica a la vida de una persona incrédula, muestra su injusticia. Cuando sostenemos ese mismo estándar en la vida de un creyente, puede manifestar nuestra fidelidad: que hemos sido declarados justos y que el Espíritu de Di-s está obrando justicia en y a través de nosotros. A medida que crezcamos en nuestra fe, seremos conformados a la imagen de Yeshúa. Esto significa que comenzaremos a reflejar Su carácter, caminaremos en Sus caminos, etc.

v13: No os extrañéis: No os maravilléis.

  • Hermanos: Juan estaba escribiendo esto a los creyentes.
  • El mundo os aborrece: Como creyentes debemos tener la expectativa de que el mundo nos aborrecerá.

v14: Sabemos: Conocerlo intelectualmente pero también experiencialmente.

  • A (la) vida: El artículo definido ‘la’ aparece en el texto griego. Habla de un tipo y calidad de vida específicos. Esta vida tiene un carácter muy preciso, y ese es el mismo carácter que refleja la Ley de Di-s: justicia, santidad y lo que refleja los propósitos de Di-s, la mente de Di-s, la verdad de Di-s.
  • Pasado de muerte a vida: Muestra una transición y una transformación. La muerte está relacionada con el pecado. Cuando la Biblia dice que hemos pasado de la muerte, se refiere a que ya no estamos motivados ni gravitados hacia el pecado, sino hacia la nueva vida que se encuentra en el Mesías.
  • Hermano: En ese día el término hermano era inclusivo. Puede significar hombre o mujer, hermano o hermana. Un comportamiento principal que testifica de que somos una nueva creación es que amamos a los demás. Así como Yeshúa nos amó – “cuando aún éramos pecadores” – Romanos 5:8. De la misma manera que Yeshúa nos amó cuando aún éramos pecadores, debemos amar a los demás y comportarnos de tal manera que sean confrontados en amor con la verdad de Di-s.
  • Permanece en muerte: Permanece en el pecado.

v15: Aborrece es homicida: Lo que la Biblia está haciendo aquí es igualar un sentimiento (odio) con el asesinato. Este es un entendimiento del Nuevo Pacto de la Ley de Moisés (Mateo 5:21-22). En el Nuevo pacto no estamos tratando con la aplicación legal de la ley sino con la espiritual, lo que se ve desde un punto de vista celestial.

  • Vida eterna: Vida del Reino. Cuando creemos (por fe a través de la gracia) el Espíritu Santo nos permite vivir una vida que se parece a la vida del Reino y tiene un carácter de Reino.
  • Permanente: Nuevamente, estamos hablando de un comportamiento que es la norma, un comportamiento que caracteriza a esa persona de día a día. Si una persona odia constantemente, esa persona es un asesino desde la perspectiva de Di-s.
Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error178
fb-share-icon0
Tweet 50

Leave a Reply