¡Shabbat Shalom! Parashá Pinjás

Porción de la Torá: Pinjás

Lectura de la Torá: Numeros 25:10-30:1

“¿Eres celoso de las cosas de Di-s?”

¿Eres celoso de las cosas que son importantes para el Señ-r ? En la porción de la Torá de esta semana, uno lee acerca de Pinjás, un hombre que se preocupaba por los mismos asuntos por los que Di-s se preocupaba. El resultado de su celo fue que mató a dos personas que estaban a punto de cometer un acto de idolatría. Ciertamente, no estoy sugiriendo que hoy nos corresponde a nosotros tomar tal acción. Es necesario recordar que esto ocurrió dentro del campamento de los Hijos de Israel, cuando hubo una clara revelación de que tal acto era en acto con un castigo de muerte. Además, parece que Pinjás solo hizo lo que el Señ-r estaba por hacer y alivió a un mayor número de personas que morirían. Dejando a un lado el acto de Pinjás, centrémonos en uno de los resultados de su celo. Uno lee que Di-s le dio a él, Su Pacto de Paz (Numeros 25:12). ¿Cuál es el significado de esta declaración?

La palabra hebrea para pacto se relaciona con cuatro conceptos:

  1. Relación
  2. Convenio
  3. Pureza
  4. Bendición

No hay duda del pasaje de que Di-s estaba obrando en la vida de Pinjás. Fue precisamente el celo de Pinjás lo que dio evidencia de que el Señ-r estaba presente dentro de él. En otras palabras, su acto demostró que no solo sabía que Di-s existía, sino también lo que le importaba a Di-s. Este es el resultado de tener una relación con el Señ-r. Para que una relación crezca, debe haber parámetros para esta relación. Estos parámetros están definidos solo por Di-s. Por lo tanto, el acuerdo entre el Señ-r y Pinjás no es un acuerdo negociado, sino uno al que Pinjás se rindió, porque conocer a Di-s es reconocer que Él siempre sabe lo que es mejor.

Cuando uno afirma la verdad de Di-s y aplica esta verdad a su vida, tiene una influencia purificadora. En el libro de Juan, el Espíritu Santo es llamado el Espíritu de la Verdad (ver Juan 16:13). Es Él, el Espíritu Santo, Quien tiene una influencia purificadora en la vida del creyente. Cuando estas tres cosas son parte de la vida de uno: una relación con Di-s, un acuerdo con Di-s con respecto a Su verdad y cuando uno está siendo purificado por el Espíritu Santo, entonces uno está en posición de encontrar bendición.

No hay que perder de vista que numerosas personas presenciaron el mismo acto que presenció Pinjá, pero sólo él respondió. Algunos eruditos señalan que las cosas con las que el Señ-r recompensó a Pinjás eran realmente las que ya él poseía. Realmente era más una cuestión de que Di-s los reconociera públicamente ante la gente.

De nuevo, te pregunto “¿Eres celoso de las cosas de Di-s”? Muchos de los Hijos de Israel podrían haber respondido que sí en ese día, pero es significativo que solo uno fuera verdaderamente celoso de una manera que agradaba al Señ-r. Piénsalo seriamente antes de responder.

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error210
fb-share-icon0
Tweet 50

Leave a Reply