Epístolas de Juan No. 5

1 Juan 2:18-23

La mayoría de la gente piensa que los últimos días, los últimos tiempos, se refieren a la semana 70 de Daniel, es decir, los últimos siete años antes de la segunda venida del Mesías, cuando Él vence a los enemigos de Israel (que también son sus enemigos), libera un remanente del pueblo judío y establece Su Reino (Daniel 9:24-27).

Sin embargo, Hechos 2:14-21 nos revela que se puede pensar en los últimos tiempos en un sentido mucho más amplio que solo esos últimos siete años. En un sentido más amplio, los últimos tiempos comenzaron después de la ascensión del Mesías y en el momento de Pentecostés. Está relacionado con la predicación del mensaje del Evangelio: dándole a las personas la oportunidad de encontrar el perdón de sus pecados y ser bienvenidos al Reino de Di-s.

v18: Hijitos: Individuos que son jóvenes en su fe, pero que tienen la capacidad de entender que son siervos de Di-s. Saben que han sido llamados a honrar al Di-s viviente mediante un comportamiento recto y sometiéndose a la autoridad de Di-s. También están comprometidos con los propósitos de Di-s.

  • El último tiempo: Este es otro término que se refiere a los últimos tiempos o últimos días. Juan dijo esto hace casi 2,000 años, por lo que esta hora final se refiere al tiempo en que el Evangelio estará disponible para todas las personas.
  • Anticristo: Anti – significa contrario a. El anticristo está en contra del Mesías. Aunque puede que no esté físicamente aquí todavía, su espíritu ha estado trabajando en este mundo durante mucho tiempo. Él está en oposición a la voluntad de Di-s y en oposición a la proclamación de la maravillosa promesa de Di-s: el perdón de nuestros pecados a través de la sangre del Mesías Yeshúa.
  • Viene: Esto está escrito en tiempo pasivo, lo que significa que va a haber algo que lo traerá a la existencia (2 Tesalonicenses 2:3-8).
  • Han surgido muchos anticristos: Muchos anticristos han surgido en el escenario mundial en el pasado. Están aquí ahora y continuarán estando presentes con nosotros en el futuro, hasta que el último sea derrotado en la segunda venida de Yeshúa. Estos anticristos, que surgen antes de ese Anticristo final, son individuos que operan, se comportan, piensan, enseñan y se mueven en el mismo espíritu blasfemo de ese Anticristo final. Todos tienen el mismo propósito: todos están en oposición, en rebelión, al evangelio y a la voluntad de Di-s. Ejemplos de esta rebelión en nuestra cultura actual incluyen personas que eligen su propio género, diciendo que el matrimonio puede ser entre personas del mismo sexo, etc.

v19: Nosotros: Verdaderos creyentes o verdaderos discípulos de Yeshúa.

  • No eran de nosotros: La implicación es que nunca fueron de nosotros. El que ellos estuvieran con nosotros tenía sus raíces en una mentira, en un engaño. No eran verdaderos creyentes. Eran falsos. No estaban comprometidos con el evangelio, y nunca lo recibieron verdaderamente (Romanos 10:9-10).

v20: Pero: Juan muestra una distinción, contraste entre aquellos que son verdaderos creyentes y aquellos que no lo son. ¿Cuál es esta diferencia? El Espíritu Santo morando (o no morando, en el caso de los incrédulos) en nuestras vidas.

  • Unción: El que tiene el Espíritu ha nacido de nuevo. El que no tiene el Espíritu nunca ha nacido de nuevo (nunca ha sido salvo). No es que pierdan su salvación; para empezar, nunca la tuvieron.
  • Del Santo: Mesías
  • (Tú) conocéis todas las cosas: Todo lo que necesitamos saber viene a través de la unción del Espíritu Santo. A través de Él tenemos acceso a la verdad y al conocimiento de Di-s, para que podamos ejercer el discernimiento y caminar obedientes en la verdad (Juan 16:13-15).

v21: Porque la conocéis: Quien tiene la unción del Espíritu Santo conoce la verdad. Esta verdad no es de este mundo sino de Di-s y viene a través de la revelación. Esta verdad siempre se basa en la Palabra de Di-s.

  • Ninguna mentira procede de la verdad: aquí tenemos una dicotomía. Hay verdad y todo lo demás es falso. Si no es parte de la verdad, es falso. No existe tal cosa como “mi verdad” o “tu verdad”. Si no abrazamos la verdad de Di-s, entonces estamos abrazando una mentira. No hay una posición intermedia. Si no es luz, entonces es oscuridad. Si no es bueno, entonces es malo. Si no es LA verdad, entonces es mentira.

v22: ¿Quién es el mentiroso? Sabemos que el verdadero es el Mesías Yeshúa (Juan 14:6). El mentiroso, por lo tanto, es el que está en contra de él, es decir, el anticristo y los que le pertenecen.

  • El que niega que Yeshúa es el Mesías: Este es el mentiroso. Cuando las personas niegan que Yeshúa es el Mesías, no han recibido la verdad y están viviendo en el engaño o la falsedad. La verdad comienza con una confesión y creencia de que Yeshúa de Nazaret es el Mesías (Romanos 10:9-10). Ese último anticristo va a negar que Yeshúa es el Mesías.
  • Niega al Padre y al Hijo: Cualquiera que niegue que Di-s es el Padre de Yeshúa va a estar de acuerdo con el anticristo. Van a abrazar al anticristo

y seguirlo.

v23: Todo aquel que niega al Hijo tampoco tiene al Padre: Si negamos al Hijo de Di-s (Yeshúa) entonces no podemos tener ninguna relación con el Padre. La única forma en que podemos tener una relación con Di-s es a través de Su Hijo.

  • El que confiesa al Hijo: Confiesa que Yeshúa es el Hijo de Di-s.
Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error178
fb-share-icon0
Tweet 50

Leave a Reply