Epístolas de Juan No. 4

1 Juan 2:12-17

Los grandes líderes, como el apóstol Juan, se preocupan mucho por aquellos a quienes están dirigiendo o discipulando (aquellos sobre los que tienen influencia o sienten una gran responsabilidad). Las instrucciones que Juan escribió aquí son muy significativas. Nos enseñan a caminar en obediencia, viviendo nuestra fe de manera práctica.

v12: Hijitos: género neutral, es decir, ya sea masculino o femenino. Es una palabra que muestra cariño, que nos revela que Juan tenía una relación especial con las personas que dirigía. Juan tomó estas relaciones muy en serio, dándose cuenta de que él era responsable de guiar a la gente apropiadamente para que fueran edificados y capaces de crecer en madurez espiritual.

El contexto de este versículo nos revela que Juan está escribiendo a todos los creyentes, jóvenes y viejos, maduros e inmaduros en su fe.

  • Vuestros pecados (todos nuestros pecados) os han sido perdonados: Esto es algo que todos los creyentes tienen en común. Solo a través de la obra de Yeshúa todos encontramos justificación.
  • Por Su nombre: Hechos 4:12. El nombre de Yeshúa (Jesús) habla de salvación (Mateo 1:21). Si somos miembros de la familia de Di-s, nuestros pecados han sido perdonados a través o por medio de Su nombre.

v13: Padres: Juan está hablando a aquellos que son más maduros en la fe.

  • Porque conocéis: Escrito en tiempo perfecto. Esto significa que lo conocieron en el pasado (por un período de tiempo), lo conocen ahora y lo seguirán conociendo en el futuro.
  • Él (entendido): Literalmente ‘el Único’, es decir, Juan se está refiriendo a Yeshúa.
  • Jóvenes: jóvenes adultos. Han estado en la fe por un tiempo, y son fuertes en ella.
  • Vencido: La implicación es que están viviendo, caminando y comportándose, una vida victoriosa.
  • El maligno: Esto podría ser una referencia al diablo, o podría estar hablando del mal en general.
  • Hijitos: La palabra que se usa aquí se refiere a un niño que es un adolescente joven, es decir, no un bebé recién nacido. Es una palabra que implica que este hijo o hija está en una posición de servicio: se encuentran fieles. Esta es la misma palabra que se encuentra en Hechos 3:26 y Hechos 4:27 (ver biblehub.com o blueletterbible.org). La misma palabra usada aquí (y traducida como ‘hijitos’) se usa en estos versículos en Hechos para hablar de Yeshúa. En Hechos esta misma palabra se traduce como ‘siervo’. Yeshúa es llamado el siervo de Di-s. Él era alguien que era obediente y fiel. Él trajo honor al nombre de Su Padre.
  • El Padre: Esto puede significar Di-s Padre, pero muchas veces ‘Padre’ tiene que ver con autoridad o provisión. Saben que Di-s es el Proveedor, lo miran y muestran su dependencia de Él.

v14: Os he escrito: Aquí vemos un ligero cambio. Juan ha cambiado el tiempo de la palabra ‘escribir’ (‘he escrito’).

  • Desde el principio: Uno de los sellos distintivos de los escritos de Juan (Juan 1:1-2). Esto nos da una pista de que Juan probablemente fue el autor de estas epístolas.
  • Jóvenes: Juan dice algo ligeramente diferente acerca de ellos en este versículo. En el versículo 13 los había elogiado por haber vencido al mal. Estos jóvenes están viviendo vidas victoriosas.
  • La Palabra de Di-s permanece en vosotros: Es por el hecho de que la Palabra de Di-s permanece en estos jóvenes que son fuertes. Están comprometidos con la Palabra de Di-s. Si queremos ser fuertes, también debemos permanecer en la Palabra.
  • Habéis vencido: Cuando somos fuertes en la Palabra (la verdad de Di-s) somos capaces de vencer el mal y vivir vidas victoriosas. Esto significa que vivimos vidas que agradan a Di-s, vidas que se someten a Él y llevan a cabo Su voluntad.
  • Maligno o Maldad: Aquellas cosas que no son la voluntad de Di-s para nuestras vidas – cosas inmorales, impías, injustas.

v15: No améis al mundo: Este es un mandamiento. El Nuevo Testamento está lleno de mandamientos, diciéndonos qué hacer y qué no hacer. Aquellas cosas que no debemos hacer son incompatibles con nuestra fe.

  • Améis: El amor es una palabra de compromiso, una palabra de entrega. No debemos entregarnos al mundo.
  • Si alguno: Una palabra no específica que es de gran alcance para todas las personas.
  • El amor del Padre no está en él: Cuando no estamos caminando en el amor del Padre no vamos a experimentar el amor del Padre. Cuando no estamos en Su amor, no vamos a ver las cosas desde Su perspectiva, ni nos interesaremos en Sus propósitos. Cuando comenzamos a amar las cosas de este mundo, comenzamos una espiral descendente, en lugar de cumplir con el llamado ascendente de la voluntad de Di-s al que hemos sido llamados (Filipenses 3:14). Cuando amamos las cosas de este mundo, no vamos a experimentar la provisión del Padre, no vamos a recibir las cosas que necesitamos para servirle.

v16: Todo: Una palabra inclusiva que significa ‘todo’.

  • Deseos de la carne: Esto es contrario a la obra del Espíritu.
  • Deseos del ojo: Esta persona se va a dejar llevar por lo que ve. Cuando somos guiados por lo que vemos, seremos fácilmente manipulados por el enemigo (por ejemplo, Sansón) y nos alejaremos más y más de los propósitos de Di-s.
  • La vanagloria de la vida: Esta persona es ostentosa, lo que significa que le gusta llamar la atención sobre sí mismo, sobre sus posesiones, etc. Este comportamiento no es apropiado para un creyente.
  • Padre: Di-s. Di-s no nos da el deseo de exaltarnos a nosotros mismos, logrando y adquiriendo cosas para mostrárselas a los demás.

v17: Sus deseos…: Todos los deseos que una persona tiene por el mundo se van a gastar. Así como los deseos de las personas comienzan a cambiar a medida que se acercan a la muerte, cuando el juicio de Di-s comience a manifestarse y comience a acercarse, las personas comenzarán a tener un gran cambio en sus deseos. Ya no van a desear las cosas de este mundo, sino las cosas del Reino de Di-s, pero para muchos de ellos será demasiado tarde.

  • Pero: Una importante palabra de contraste.
  • El que hace…: Una palabra de acción, pero también una palabra descriptiva. Di-s conoce nuestras obras.
  • La voluntad de Di-s: Necesitamos meditar, enfocarnos y construir nuestras vidas sobre la voluntad de Di-s. Si no sabemos, y si no estamos comprometidos con la voluntad de Di-s, nuestro futuro será miserable (Eclesiastés 12:13-14). Los mandamientos de Di-s nos revelan la voluntad de Di-s.
  • Permanece: se mantiene. Continúa en la eternidad.
  • Siempre. La persona que hace la voluntad de Di-s tiene vida para siempre, vida eterna.

Leeremos una pequeña porción mañana: 1 Juan 2:18-23

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error178
fb-share-icon0
Tweet 50

Leave a Reply