Epístolas de Juan No. 3

1 Juan 2:1-11

v1: Hijitos míos: Esto habla de una relación familiar. Juan está escribiendo a personas a las que considera familiares cercanos, personas a las que ama mucho y por las que se preocupa. Él solo quiere el bien para las personas que está liderando.

  • No que no pequéis: Así es como Di-s espera que se comporten los creyentes. Debería ser nuestro comportamiento normal. Aquellos que han sido traídos a la familia de Di-s no deben pecar.
  • Si alguno hubiere pecado: Ser un verdadero creyente no significa que vivimos una vida perfecta y nunca pecamos. Hay momentos en que sí pecamos. Sin embargo, el pecado no debe caracterizar nuestras vidas. El pecado en nuestras vidas debería ser la excepción y no la norma.
  • Nosotros (entendido en la gramática española): Creyentes; aquellos que están en una nueva relación de pacto con Di-s.
  • Abogado: Palabra que se refiere a un abogado; alguien que nos representa en un tribunal de justicia.
  • Mesías Yeshúa (Jesucristo): Él es nuestro Abogado Defensor, pero también es el Juez (Juan 5:22). Debido a esto, podemos tener la confianza de que nuestros pecados han sido perdonados. Si pecáremos, tenemos un Abogado Justo que nos defenderá ante el Padre.
  • Yeshúa… el justo: De la misma manera que nuestra pecaminosidad fue puesta sobre Él, Su justicia fue puesta sobre nosotros. Su justicia nos ha sido imputada.

v2: Propiciación: La expiación cubre nuestros pecados, pero no los quita -todavía están allí, y el juicio permanece en la ecuación. La propiciación, por otro lado, es mejor que la expiación. Es un tipo de redención. ¡Significa que nuestros pecados no son cubiertos (como con la expiación) sino que son borrados, aniquilados, destruidos! ¡Esto significa que ya no hay ningún pecado que se nos pueda imputar!

  • Los (pecados) de todo el mundo: La muerte del Mesías no es una expiación limitada. Algunas personas enseñan que Él solo murió por los elegidos. Esta es una enseñanza falsa. Lo que Él hizo en la cruz fue una obra de redención, una redención que fue completa y no limitada de ninguna manera (Juan 3:16). El único criterio para recibir esta redención es confesar que el Mesías Yeshúa es el Señ-r y creer que el Padre lo resucitó de entre los muertos (Romanos 10:9-10).

v3: Sabemos (conocemos) que nosotros le conocemos: Esta palabra para conocer algo se repite. También está escrito en tiempo perfecto. Esto significa que lo hemos conocido en el pasado, lo conocemos hoy y ese conocimiento continuará en el futuro.

  • Si guardamos Sus mandamientos: Hay evidencia, un testimonio, cuando uno conoce al Mesías. Aquellos que conocen al Mesías van a querer guardar Sus instrucciones, Su revelación para nosotros. En otras palabras, como una nueva creación (2 Corintios 5:17) nuestro deseo es obedecerle guardando Sus mandamientos.

v4: “Yo le conozco”: Escrito en tiempo perfecto. Esto significa que afirman que lo conocieron en el pasado, lo conocen ahora y lo conocerán para siempre.

  • No guarda: Este no tiene ningún deseo de guardar los mandamientos. Él no está interesado en ellos y no está comprometido a mantenerlos.
  • La verdad no está en él: Hay una conexión entre recibir la verdad y esa verdad dándonos el deseo de obedecer. Si no queremos obedecer los mandamientos de Di-s, entonces no podemos decir que lo conocemos. La verdad de Di-s produce un cambio piadoso en nuestras vidas. Ese cambio se hace evidente a través de nuestra obediencia a los mandamientos (arraigados en la Torá, Ley) de Di-s.

v5: El amor de Di-s se ha perfeccionado en él: Esto significa que el amor de Di-s obra y lleva a cabo Sus deseos para esa persona que guarda Su Palabra. El amor y los mandamientos (Palabra) de Di-s trabajan de la mano (Juan 14:15). Los mayores mandamientos tienen que ver con el amor (Lucas 10:27, Gálatas 5:14).

  • Por esto sabemos que estamos en Ell: El amor de Di-s siendo perfeccionado en nuestras vidas, y la evidencia de que estamos obedeciendo sus instrucciones, confirma el hecho de que estamos en él. Revela la realidad de nuestra relación con el Di-s Viviente a través del Mesías.

v6: En Él: es decir, Él dice que tiene una relación de pacto con el Mesías. Él dice que está, vive, permanece en el Mesías.

  • Él: Refiriéndose al Mesías.
  • Andar como El anduvo: Tiene que haber una similitud, una continuidad, entre cómo vivió Yeshúa y cómo debemos vivir nosotros. Necesitamos imitar cómo vivió cuando estaba en la carne, cumpliendo la ley y evitando el pecado.
  • Andar: El estilo de vida es importante. No somos salvos por nuestra obediencia o estilo de vida, pero una vez que somos salvos, la forma en que vivimos demostrará nuestra relación con Él, ya sea que estemos en Él o no.

v7: Hermanos: Esto incluye hombres y mujeres.

  • No os escribo mandamiento nuevo: Aquellos que enseñan que debemos desligarnos de los mandamientos del Antiguo Testamento están enseñando una doctrina falsa.
  • El principio: Desde que comenzó la revelación de Di-s al hombre (en la creación del hombre).
  • La Palabra: Esta revelación
  • El principio: Juan, en esta epístola, lo ha repetido y por lo tanto ha puesto énfasis en “El principio”. El principio habla de la revelación de Di-s al hombre, una revelación de Su propósito. Antes de la predicación del Evangelio, incluso antes del ministerio terrenal del Mesías, el objetivo de Di-s ya había sido claramente revelado.

v8: Un mandamiento nuevo: Juan nos acaba de decir (v7) que no está escribiendo sobre un mandamiento nuevo sino sobre uno antiguo, uno que existe desde el principio de los tiempos conocidos. Este versículo no está en conflicto con el versículo 7. La intención de Juan en este versículo es revelarnos que es solo a través del ministerio del Mesías Yeshúa que los mandamientos antiguos pueden volverse nuevos. Es solo a través de ser una nueva creación en el Mesías, teniendo Su Espíritu Santo morando en nosotros, que las leyes antiguas pueden convertirse en realidades del Nuevo Pacto. Los que andan en el Espíritu tienen el poder, el potencial, para cumplir la justicia de la ley (Romanos 8:4).

  • Verdadero en Él: Solo cuando estamos en Él tenemos el potencial de tomar los mandamientos del Antiguo Testamento y aplicarlos, bajo la dirección del Espíritu Santo, para convertirlos en aquello que puede manifestar (a través de nuestro comportamiento) la justicia. del Reino de Di-s.
  • La luz verdadera ya alumbra: Por la salvación y por la recepción del Espíritu Santo ya brilla, a través de nuestro comportamiento, en nuestra vida.

v9: En tinieblas: No ha habido ningún cambio en él.

v10: Luz: La luz trajo orden y cambio a la creación. Si no aceptamos y aplicamos la luz de Di-s (revelación, iluminación) en nuestras vidas, continuaremos viviendo en una obscuridad desordenada. Solo hay dos posibilidades: o vamos a caminar en la luz (siendo guiados por la verdad de Di-s y sumisos a todas Sus instrucciones) o vamos a tropezar en la oscuridad.

  • No hay tropiezo: El que ama a su hermano y permanece en la luz no tiene nada ofensivo ni escandaloso apegado a él. Él no es piedra de tropiezo ni motivo de ofensa para otros.

v11: Pero: En contraste con el que ama a su prójimo.

  • Aborrece a su hermano: El antiguo mandamiento hablaba de amar a nuestro prójimo (Levítico 19:18). Juan cambia la palabra ‘prójimo’ por la palabra ‘hermano’. Esta es simplemente una forma diferente de decir lo mismo. Juan añade una dimensión más personal al mandamiento.
  • En tinieblas: Esto significa que él no está utilizando la verdad o aferrándose a la revelación de Di-s. No está actuando a la luz del mensaje que nos ha sido revelado.
  • No sabe adónde va: La oscuridad lleva a la confusión (física, emocional y espiritualmente).

Mañana leemos 1 Juan 2:12-17

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error178
fb-share-icon0
Tweet 50

Leave a Reply