Estudio Bíblico – Salmo 38

Concluyamos esta semana con el Salmo 38

Estamos llamados a perseverar y soportar. Cuando nuestro enemigo parece ser más grande, más fuerte y mejor equipado que nosotros, cuando clamamos a Di-s por ayuda y Él parece estar en silencio, no debemos desanimarnos y no debemos darnos por vencidos. Permanece lleno de fe y sé fiel.

David escribió este Salmo en otro período muy difícil de su vida. Aunque en este Salmo Di-s parece estar en silencio, sabemos que Di-s finalmente lo liberó, ya que la historia nos dice que vivió una vida plena en años.

Inscripción: Estamos llamados a recordar este salmo. En nuestras vidas vamos a pasar por cosas difíciles, pero este salmo puede ayudarnos a recordar que, aunque Di-s parezca callado, Él permanece en control.

v1: David, desde el principio, habla de la ira de Di-s. Por lo tanto, deduciríamos en este caso que David pudo haber sido desobediente y haberse alejado de la voluntad de Di-s. David no niega que es culpable ante el Señ-r, pero le ruega a Di-s que tenga misericordia de él.

  • Tu ira: gran furia.

v2: David está experimentando penurias, dificultades y atribuye esto al castigo de Di-s por el pecado que ha cometido. Aunque David siente que Di-s está enojado, David no está evitando a Di-s, sino que lo empuja hacia Él a través de la oración.

v3: No hay sano: bienestar físico, emocional o espiritual. David está enfermo hasta la médula por lo que ha hecho. ‘La ira de Di-s’ y ‘mi pecado’ son paralelos entre sí. Cuando pecamos estamos invitando a la ira de Di-s a nuestras vidas.

v4: David está experimentando graves consecuencias en su vida debido a su pecado.

  • El pecado trae una pesada carga sobre nosotros. Abandonado a nosotros mismos es una carga que no podemos manejar por nuestra cuenta. El pecado hace que nuestras vidas estén fuera de control. Abrumador.

v5: David podría estar hablando de golpes espirituales interiores (su condición espiritual ha sido afectada) o podría estar hablando de un sufrimiento físico. Muchas veces nuestra desobediencia espiritual puede manifestarse en sufrimiento físico.

  • Hieden y supuran: su vida no es un aroma agradable ante Di-s.
  • Locura: nuestra propia insensatez, persiguiendo nuestros propios deseos, nos hace pecar.

v6: Encorvados… angustiado: el pecado nos deforma, nos tuerce y moldea de manera equivocada – fuera de orden… enlutado: todo esto expresa presión, angustia, sufrimiento. David no está experimentando el gozo del Señ-r.

v7: Lomos – la esencia de un individuo. También tiene que ver con el futuro, la herencia, los descendientes de un hombre.

  • Llenos de ardor: fuego, calor, quemarse. Todo lo que David quiere transmitir a la próxima generación está siendo distorsionado, quemado, transformado en otra forma.

v8: Debilitado y molido: David no avanza. Se ha visto obligado a detenerse. Su vida está quebrantada y no es capaz de reflejar celo por el Señ-r.

  • Gimo: lo único que David tiene la fuerza para hacer.
  • Corazón: también relacionado con sus pensamientos. Sus pensamientos están en confusión. No está pensando con claridad. El pecado ha nublado su juicio. Aquí David no está sufriendo por la obediencia, como tantas veces ha sido el caso en los salmos anteriores. Aquí está claro que David está sufriendo por la desobediencia.

v9: En este versículo David es transparente ante Di-s. Reconoce que no puede ocultarle nada. Di-s sabe todas las cosas. Cuando oramos, es vano y tonto tratar de ocultarle lo que hemos hecho.

v10: Acongojado: en hebreo moderno esta es una palabra que significa ‘mareado’. David no puede ver correctamente y no puede responder correctamente. No está en la condición espiritual para tomar una decisión adecuada.

  • Luz: revelación, iluminación. David es incapaz de discernir. El pecado lo ha cegado. Se siente como si estuviera en la oscuridad.

v11: Aquellos a los que ama se han alejado de él al ver el juicio de Di-s sobre él.

El pecado nos aísla.

v12: Cuando pecamos, no solo trae el juicio de Di-s sobre nosotros, sino que también empodera a nuestros enemigos para querer ‘patearnos cuando estamos caídos’. Cuando estamos en pecado somos espiritual y físicamente vulnerables.

v13: Está espiritualmente paralizado. No puede escuchar a Di-s y siente que no puede hablar correctamente con Di-s. David está en una condición espiritual desesperada, quebrantada y horrible debido a su pecado.

v14: David no escucha de Di-s, y ni siquiera conoce las reprensiones de Di-s. Está en un estado espiritual de bancarrota. No funciona nada. David se siente completamente solo, aislado.

v15: Hay un cambio significativo en este versículo. David está solo. Él está espiritualmente confundido y no sabe qué hacer y la mayoría de las personas en este punto simplemente se darían por vencidas. Pero David no hace esto. En este punto, comienza a empujar seriamente hacia Di-s.

  • David está espiritualmente tan alejado de los propósitos de Di-s que no hay razón para que Di-s entre en su vida. Pero, sin embargo, David elige poner su fe en el Señ-r. Elige confiar en la fidelidad de Di-s, el carácter de Di-s.

v16: David sabe que Di-s no quiere que los enemigos de David se regocijen por su calamidad. David también sabe que sus enemigos son los enemigos de Di-s y Di-s tampoco querría que estos enemigos fueran magnificados o exaltados.

v17: David sabe que está parado sobre un fundamento inestable. Lo está llevando a tropezar, a cojear.

v18: David no está experimentando paz ni contentamiento. El pecado ha tenido un efecto en su vida.

Cuando estamos en la voluntad de Di-s tenemos confianza. Cuando estamos fuera de la voluntad de Di-s tenemos mucho miedo.

vv19-20: Mal: contra, contrario a la voluntad de Di-s. Bueno: según la voluntad de Di-s. David sigue, busca la voluntad de Di-s.

vv21-22. Apresúrate: responde rápidamente y responde correctamente.

  • Mi salvación: David entiende que la única fuente en su condición es la ayuda de Di-s. Solo a través de Yeshúa podemos experimentar la liberación.

Nota: Comenzamos diciendo que este era un Salmo para recordar. En este Salmo David nos enseña cómo debemos responder cuando nos hemos equivocado. Es importante que recordemos cómo se sintió David en medio de su pecado para que pueda disuadirnos de pecar, pero si hemos pecado y le hemos fallado a Di-s miserablemente, sabemos cómo responderle a Él. Confesarle nuestro pecado y buscarlo a Él para nuestra liberación.

No debemos alejarnos de Di-s, sino que debemos volvernos a Él. Incluso cuando nuestras vidas parecen estar en su punto más bajo, nuestro deseo debe permanecer. Debemos buscar lo que es bueno, la voluntad de Di-s, para que podamos vivir una vida que le agrade.

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error210
fb-share-icon0
Tweet 50

Leave a Reply