¡Shabbat Shalom! Parashá Shelaj Lejá

Porción de la Torá de esta semana: Shelaj Lejá y se encuentra en Num. 13:1-15:41.

Parashá Shelaj Lejá

En la porción de la Torá de esta semana, Moisés envía espías para investigar la Tierra Prometida y confirmar la palabra de Di-s de que la tierra que iban a heredar era exactamente como había dicho el SEÑ-R, es decir, una tierra que fluye leche y miel. Aunque los espías confirmaron que la tierra era buena, ellos (excepto Josué y Caleb) prefirieron no entrar en ella, sino regresar a Egipto. La razón que dieron es muy informativa. Primero afirmaron que la gente que moraba en la tierra era poderosa y vivía en ciudades fortificadas. En otras palabras, dudaban de que pudieran tomarla en posesión de ellos. La duda, como es el caso aquí, es a menudo el resultado del miedo. A continuación, se le dice al lector que Amalec habitaba allí. Aunque se mencionan otros pueblos, es significativo que Amalec se mencione primero. Amalec era fuerte y cruel y aunque Israel lo derrotó una vez (ver Exo. 17) fue una batalla difícil y no una  que el pueblo quisiera volver a pelear, especialmente contra Amalec y los demás pueblos que también habitaban en la tierra.

La razón final que dieron para no querer subir y tomar posesión de la tierra como prometió el Eterno fue el NEPHILIM. ¿Quiénes eran? El texto dice que eran descendientes de Anakim (Gigantes). Génesis 6:4 también menciona a los NEPHILIM, pero parece implicar que estaban en la tierra antes del diluvio, pero no después. La mayoría de los eruditos creen que la referencia a los NEPHILIM en Números no representa lo que los espías realmente vieron, sino que simplemente fue inventada por los 10 espías para asustar a la gente para que aceptara su recomendación de no entrar a la Tierra Prometida.

Estoy de acuerdo en que en realidad no vieron ningún NEPHILIM, pero me gustaría sugerir que los 10 espías infieles no inventaron por completo su relato sobre los NEPHILIM. Creo que realmente pensaron que habían visto NEPHILIM. El punto es que cuando uno carece de fe en la Palabra de Di-s y Sus promesas, el miedo y la duda se manifiestan de manera poderosa. Naturalmente, existen obstáculos que el Señ-r quiere que su pueblo supere. Sin embargo, sin fe, estos obstáculos sobre los cuales Di-s quiere dar la victoria, se distorsionan tanto por el miedo y la duda que a uno le parecen mucho más amenazantes de lo que son en realidad. El miedo y la duda paralizarán al creyente y mirará las futuras victorias que Yeshúa tiene para él como insuperables y se alejará de las bendiciones de Di-s.

Los NEPHILIM habían sido derrotados previamente, al igual que todos sus enemigos y todos los obstáculos que temen o les preocupan. Los espías infieles gritaron desesperados que los Hijos de Israel eran como saltamontes en comparación con los NEPHILIM. El texto dice,

“Allí vimos a los NEPHILIM, los hijos de los Anakim (Gigantes); comparados con los NEPHILIM éramos a nuestros ojos como saltamontes y así éramos a sus ojos.” Num. 13:33

Este versículo revela que la gente había recibido la perspectiva falsa de su imaginación. Sin lavar sus mentes con las Escrituras todos los días, el creyente también puede comenzar a perder la visión de Yeshúa y comenzar a adoptar la perspectiva que el enemigo quiere que el pueblo de Di-s vea. ¿A través de qué ojos ves, los ojos del miedo y la duda o los ojos de la fidelidad en las promesas del Di-s que no puede mentir?

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error206
fb-share-icon0
Tweet 50

Leave a Reply