Estudio Bíblico – Salmo 28

Nuestro último Salmo de esta semana: Salmo 28

A través del rey David podemos aprender una gran cantidad de verdades espirituales. Un aspecto de esa verdad espiritual es cómo orar con eficacia. Aunque Di-s nos escucha tan pronto como oramos, no siempre responde de inmediato. Esta falta de respuesta inmediata puede tener un efecto valioso en nuestras vidas: traer cambios, enseñarnos diferentes verdades espirituales, etc.

v1: El contexto de este Salmo nos revela que David está en medio de las dificultades. Quiere que Di-s venga en su ayuda. En primer lugar, David pide ayuda a Di-s.

  • Roca: sinónimo de ‘base o cimiento’. David se da cuenta de que Di-s es un cimiento sobre el cual puede construir todo en su vida.
  • Si Di-s no se mueve (responde) en nuestras vidas somos como los que no tienen esperanza.
  • Los que descienden al sepulcro son los que no tienen victoria espiritual en sus vidas.

v2: ‘Ruegos’ tiene sus raíces en la palabra gracia, misericordia. David le está pidiendo a Di-s que sea misericordioso con él. David sabe que NADA bueno va a suceder en nuestras vidas, para producir un cambio agradable a Di-s (es decir, justicia), hasta que seamos recipientes de la gracia de Di-s.

  • Alzo mis manos: en este contexto, una muestra de sumisión (“No se haga mi voluntad sino la tuya”).
  • Santo Templo (Santuario): El Lugar Santísimo. Santo es una palabra relacionada con propósito. Necesitamos ser personas comprometidas con los propósitos de Di-s, no con nuestros propios propósitos.

v3: No me arrebates: David no quiere ser arrastrado o alejado de estar en la voluntad de Di-s.

  • Si no hemos aceptado a Yeshúa en nuestros corazones y vidas (entrado en la relación del nuevo pacto con Di-s), entonces, desde la perspectiva de Di-s, caeríamos en esta categoría de ‘malvados’. Es solo a través de la gracia de Di-s, a través de la obra de la redención, que podemos convertirnos en una nueva creación.
  • Habla paz: dan una falsa impresión. Todo se ve bien por fuera, pero por dentro están podridos hasta la médula. La paz está relacionada con la voluntad de Di-s. Parece que estas personas han abrazado la voluntad de Di- s, pero no es así.
  • Maldad: cualquier cosa que esté en contra de la voluntad de Di-s.

v4: David quiere la acción de Di-s en las vidas de aquellos que son enemigos de Di-s. Los enemigos de Di-s van a ser juzgados según sus obras (acciones), según lo que hayan hecho o no (Apocalipsis 22:12), no somos salvos por nuestras obras, pero nuestras obras son evidencia de que somos salvos, son fruto de salvación. Las obras son importantes. Como creyentes, también vamos a ser juzgados por nuestras obras, pero nuestras obras son juzgadas para nuestras recompensas eternas y no para condenación.

v5: Romanos 1:20. La mayoría de las personas no están interesadas en las obras del Señ-r. No entienden y tampoco quieren investigarlas. No quieren llegar a conocer a Di-s – Sus pensamientos o Sus caminos.

  • Derribará: arruinar. Con cada persona Di-s está trabajando para construir o para derribar.

v6: David NO es uno de los que no están interesados en Di-s. En el v2, David le suplicaba a Di-s que escuchara sus súplicas, pero ahora Di-s se está moviendo en su vida en respuesta a su oración.

v7: Él es mi fuerza: David conoce el poder de Di-s. Lo ha experimentado en su vida.

  • Confió mi corazón: hay un cambio de gramática aquí. David ya no le suplica a Di-s, ahora comparte un testimonio sobre Di-s con otros. ¿Podemos afirmar con toda seguridad que Di-s ha sido nuestra ayuda?
  • EN Él: un concepto del Nuevo Pacto (En el Mesías).
  • Le alabaré: darle gracias. Cuando nos alejamos de nuestras perspectivas mundanas y nos volvemos a Di-s, encontraremos Su provisión en nuestras vidas.

v8: Aquellos a quienes Di-s salva, aquellos que implementan Sus verdades en sus vidas, Él les da fuerza y refugio: protección, cobijo. Di-s se convierte en su fortaleza.

v9: Yeshúa significa ‘salvación’: ¡Salva a Tu pueblo! Di-s hizo un plan para la salvación.

  • Hizo un plan (Yeshúa – Mesías) para bendecir Su herencia (el pueblo de Di-s es SU herencia). Di-s nos salva para bendecirnos. Debido a que somos la herencia de Di-s, podemos estar seguros de que Él cuidará de nosotros, nos protegerá (no nos desperdiciará).
  • Pastoréales – Juan 10. Nadie nos puede arrebatar de la mano de Di-s y nadie nos puede arrebatar de la mano de Yeshúa (Juan 10:28-30 – ¡¡esto es una promesa!!) ¡Este doble agarre también debe consolarnos y darnos seguridad de que Di-s nos guarda sin importar qué!
Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error160
fb-share-icon0
Tweet 50

Leave a Reply