Estudio Bíblico – Salmo 26

Salmo 26

Aunque el rey David no era un hombre perfecto, se tomaba en serio el servicio, adoración a Di-s. Quería ser una persona con la que Di-s estuviera complacido. Este salmo nos enseña principios que podemos implementar en nuestras vidas para tener un testimonio que agrade a Di-s: vivir vidas que reflejen Su estándar de rectitud, moralidad, justicia, etc.

v1: Júzgame: David no está llamando a Di-s para que ponga ira sobre él. Por el contrario, David le está pidiendo a Di-s que proclame un veredicto sobre su vida diciendo que Di-s ha tomado una decisión, un juicio a favor de David. David proclama que ha vivido su vida de una manera que está de acuerdo con Di-s: guardando las cosas que exige el Reino de Di-s (justicia, rectitud, aquellas cosas que manifiestan la gloria de Di-s).

  • He confiado asimismo: David (por fe) confió, dependió de Di-s, porque se dio cuenta de sus propias deficiencias.
  • Sin titubear (sin resbalar o caer): La confianza conduce a la estabilidad. Cuando ponemos nuestra fe en Di-s vamos a encontrar la fuerza para estar de pie sin ser movidos. Satanás siempre trata de alejarnos de donde Di-s quiere que estemos.

v2: David le pide a Di-s que lo examine o lo pruebe. David quiere saber cómo le está yendo espiritualmente. No podemos crecer, madurar, ver cambios espirituales en nuestras vidas hasta que Di-s nos pruebe. Di-s sabe dónde estamos espiritualmente, así que no necesita hacer esta prueba para saber cómo estamos. Esta prueba es por nuestro bien, para que podamos ver cuán cortos nos quedamos y poder pedirle a Di-s que nos ayude a hacer algo al respecto mientras aún podamos. David quiere verse a sí mismo desde la perspectiva de Di-s.

  • Pruébame: David se da cuenta de que ser probado significa que lo colocarán en circunstancias difíciles. Es en estas circunstancias que se le da la oportunidad de demostrar la verdad bíblica.
  • Pensamientos y corazón: las pruebas refinan y purifican nuestro proceso de pensamiento, nuestras conciencias. Nos ayuda a discernir el Espíritu Santo; Sus palabras de instrucción, Su guía y liderazgo.

v3: Aunque la gracia de Di-s (misericordia) está ahí para salvarnos, también está ahí para enseñarnos (darnos discernimiento) una vez que somos salvos (Tito 2:11-12). A través de la gracia, Di-s nos da una nueva perspectiva (un lente diferente) a través de la cual vemos la vida. Esta nueva perspectiva impacta la forma en que vivimos. La gracia nos permite CAMINAR, consistentemente, en la verdad de Di-s.

v4: Hombres hipocritas: individuos que no tienen conexión con el Reino y que no viven la vida que Di-s quiere que vivamos. Toman decisiones que están muertas y que no tienen ningún propósito eterno. David usa el discernimiento cuando se trata de con quién se asocia o de quién es amigo.

v5: Aborrecí: Hay algunas cosas que debemos odiar. Es porque amamos la justicia que debemos odiar la injusticia, etc.

  • No me he sentado: no tendrá comunión con (sentarse de acuerdo con), ya que tendrán una influencia negativa en nuestras vidas. Nota: Podemos asociarnos con ellos con el propósito de revelarles la verdad de Di-s (propósitos del ministerio), pero no nos asociamos con ellos para tener comunión con ellos (2 Corintios 6:14-18).

v6: Lavarse está asociado con ser limpiado, limpio (manos = obras). Cuando juntas un objeto sucio y uno limpio, el objeto sucio no se vuelve limpio. Sin embargo, el objeto limpio se ensucia cuando toca el objeto sucio…

  • El altar de Di-s es un lugar limpio. Los sacrificios en el trajeron pureza en la vida de las personas. Tal vez se puede ver como un fregadero: los platos, constantemente, tienen que lavarse en él. Era un lugar de limpieza, aunque no quitaba la suciedad para siempre, esto es la diferencia entre la expiación -limpieza temporal – y la redención – ¡¡los pecados son removidos de nosotros para siempre!!

v7: Cuando somos limpios, podemos escuchar a Di-s y podemos tener un testimonio, uno de acción de gracias.

v8: David tenía un amor completo por la morada de Di-s – por la Presencia de Di-s.

  • Habitación – un hogar. David amaba ser parte de la familia de Di-s.
  • El lugar de la morada de Tu gloria: cuando estamos con Di-s, experimentando intimidad con Él, vamos a ver Su gloria.

v9: David quería tener una existencia, experiencia diferente a como vivía la mayoría de la gente.

  • Hombres sanguinarios: dar muerte. Cuando practicamos el pecado estamos ministrando muerte (Romanos 6:23).

v10: Con el fin de llevar a cabo sus planes malvados, estaban dispuestos a pagar un soborno. Cuando amamos el dinero (la raíz de todos los males) podemos ser sobornados. Cuando estamos comprometidos con el dinero, vamos a odiar las cosas de Di-s.

v11: Integridad: la misma palabra que ‘dependencia’. David dependía, confiaba, en Di-s.

  • Redímeme… ten misericordia (extiende la gracia): Vemos nuevamente una correlación entre el concepto de redención y gracia. Cuando confiamos en Di-s, podemos esperar que Él cumpla Su promesa de redimirnos. Él perdona nuestros pecados, pero también nos convertimos en Su posesión comprada. Con la posesión viene la obligación de nuestra parte. Somos esclavos del Mesías. Esta posesión también obliga Di-s – Él conoce la fragilidad del hombre y en la nueva alianza Él se obliga a Sus promesas con respecto a nosotros. ¡Él actúa a nuestro favor!

v12: En rectitud: un lugar llano, un lugar de estabilidad. ¿Dónde encontramos estabilidad espiritual?

  • Congregaciones: una asamblea donde se reúnen hombres y mujeres de fe. Es en el lugar de nuestra unión, cuando adoramos, bendecimos al Señ-r apropiadamente, que vamos a volvernos estables.
  • Bendeciré al SEÑ-R es un término que tiene que ver con la adoración. Es a través de la adoración que el cambio llega a nuestras vidas.
Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error210
fb-share-icon0
Tweet 50

Leave a Reply