¡Shabbat Shalom! Parashá B’midbar

Aquí hay un breve comentario de Baruch sobre la porción de la Torá de esta semana, Parashá B’midbar (En el desierto). La lectura es tomada de Números 1:1-4:20.

Parashá B’midbar

Este Shabbat comenzamos el cuarto de los cinco libros de la Torá. En español se llama Numeros, mientras que en hebreo se le conoce como “En el Desierto”. El título en español se deriva del hecho de que se enumera el número de hombres de cada tribu. En realidad, no es cada tribu, porque la tribu de Leví no se cuenta aquí:

“Y los levitas, a la tribu de sus padres, no se contaban entre ellos”. Números 1:47

¿Por qué no se contaron los levitas entre el resto de los Hijos de Israel en este pasaje de Números? La respuesta es porque se enfatiza en este texto que los levitas tenían un llamado especial: servir a la Señ-r. Servir a la Señ-r no depende de lo físico. Más bien depende de la voluntad de uno de aceptar su llamado y responder en obediencia. Lo que sea que pueda faltar o ser insuficiente, físicamente hablando, Di-s lo compensará. Un buen ejemplo de esto ocurrió durante los días de Eliseo. El rey de Aram quería capturar a Eliseo y envió su ejército para capturarlo en Dothan. Cuando el asistente del hombre de Di-s vio al gran ejército que rodeaba la ciudad, temió mucho y gritó a su maestro y le dijo: “¿Qué haremos?” Eliseo le comentó: “Hay más con nosotros que con ellos”.

Obviamente en el dominio físico esto no era cierto, pero aquellos que sirven al Señ-r no residen sólo en el reino físico. Eliseo oró y le pidió al Señ-r que abriera los ojos de su asistente al reino espiritual, es decir, a la realidad; y vio que la montaña junto a la ciudad estaba llena de caballos y un carro de fuego estaba alrededor de Eliseo.

Di-s proveerá todo lo que sea necesario para completar las tareas que Él nos llama a hacer.  Sólo necesitamos seguir en obediencia, que es el resultado de una fe bíblica. Esto es lo que revela el final del primer capítulo de Números. Uno lee:

“Y los Hijos de Israel hicieron de acuerdo con todo lo que HaShem ordenó a Moisés, así lo hicieron”. Números 1:54

Este versículo parece ser redundante, pero no lo es. La primera vez que aparece el verbo ויעשו se relaciona con el esfuerzo de los Hijos de Israel. La segunda vez que aparece עשו, se relaciona con el Señ-r ayudando a la gente a completar el servicio. No podemos servir al Señ-r sin la participación del Espíritu Santo, y con Su ayuda, todas las cosas son posibles.

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error160
fb-share-icon0
Tweet 50

Leave a Reply