¡Shabbat Shalom! Parashá Bejukotai

A continuación, un breve comentario de Baruch sobre la lectura de la porción de la Torá de esta semana, Parashá Bejukotai (En Mis Estatutos). La lectura está tomada de Levítico 26:3-27:34.

Parashá Bejukotai

El nombre de la porción de la Torá de esta semana establece exactamente lo que HaShem quiere de cada creyente en el Mesías Yeshúa; eso es andar en Sus estatutos. A menudo, cuando los cristianos escuchan esto, se muestran reacios a esta idea porque suena como legalismo o volver a estar bajo la Ley. Nada mas lejos de la verdad. El legalismo se relaciona con una salvación basada en la obediencia. Esto no es lo que enseña la Escritura; sin embargo, ¡la salvación debe conducir a la obediencia! La siguiente pregunta es “¿Obediencia a qué?” La respuesta es la Palabra de Di-s.

Recientemente me hicieron esta pregunta y cuando respondí, “La Palabra de Di-s”, la persona se sintió aliviada y comentó: “Bien, pensé que ibas a decir los mandamientos”. ¿No son los mandamientos parte de la Palabra de Di-s? ¿Cuál es este punto de vista común de que de alguna manera los mandamientos ya no son apropiados o relevantes para los creyentes? La respuesta es frecuentemente que como creyentes ya no estamos bajo la Ley. Esta frase, “Ya no más bajo la Ley” se relaciona con el juicio y de ninguna manera debe entenderse que la Ley ya no tiene relevancia para el seguidor de Yeshúa.

El hecho del asunto es este, la obligación o el requisito de guardar la Ley solo es vinculante para uno mientras está vivo. La muerte libera de la obligación de vivir conforme a la Ley o sufrir el castigo. Como seguidor del Mesías Yeshúa, acepto la declaración de Pablo de que los creyentes mueren con el Mesías. Asimismo, como creyentes, cuando Yeshúa resucitó de entre los muertos, resucitamos con Él. Por lo tanto, puesto que la muerte del Mesías es mi muerte, el castigo de ser un infractor de la Ley, es decir, un pecador, ya me ha sido impuesto en la Cruz del Mesías. Entonces es bíblicamente correcto decir que estoy libre del castigo de la Ley y ya no estoy obligado a guardar la Ley / Torá. Sin embargo, decir que la Ley ya no es relevante para el creyente es absolutamente incorrecto.

Recientemente me preguntaron si hay alguno de los mandamientos de la Torá que el creyente está obligado a cumplir. Antes de responder a esta pregunta, debo saber cuál es la intención de las palabras “obligado” o “requerido”. Si la intención es ser aceptado en el Reino de Di-s, la respuesta es: “No, ninguno”. Muchos creyentes, al escuchar esto, se tornan y se van aliviados y felices. Pero esta no es la respuesta adecuada. El aspecto clave de la pregunta es “obligado” o “requerido”. Los creyentes no están obligados ni requeridos a hacer nada para ser salvos, es un regalo de Di-s, por medio de Su gracia, que se recibe por fe.

La respuesta apropiada de un verdadero creyente es querer caminar en la justicia de la Ley. Esto es lo que dice Pablo en Romanos capítulo 8 . Los únicos que pueden hacerlo son los que andan en el Espíritu. El propósito principal de alguien que recibe el Evangelio es que él o ella no quieren vivir en pecado. La Torá todavía define qué es el pecado. Aquí está la conclusión de este asunto.

Cada creyente debe querer vivir en obediencia a la Palabra de Di-s, toda la Palabra de Di-s. Aunque la muerte del Mesías Yeshúa me libera absolutamente de la Torá (el castigo de la Torá y cualquier obligación hacia ella), no hace que la verdad de la Torá sea nula e inválida. Como creyentes, estamos llamados a meditar día y noche en toda la Escritura y, bajo la dirección del Espíritu Santo, aplicar toda la Escritura a nuestra vida.

Casi la mitad de los mandamientos de la Torá ya no son posibles de cumplir por una variedad de razones, la razón principal siendo que no hay un Templo. La destrucción del Templo no es un hecho aleatorio, sino parte del plan de Di-s. Dado que la Torá debe verse como una unidad, y si hay incluso un mandamiento que no se puede cumplir, entonces la Torá no está en vigor, pero aún tiene validez. Una vez más, tenga en cuenta que no dije: “La Torá no es relevante”.

La Torá para el creyente en esta época no es un instrumento de juicio, pero contiene mucha sabiduría y debe ser utilizada bajo la iluminación del Espíritu Santo para guiar el caminar de uno con Di-s. Recuerda, la salvación te ha llegado por la fe para que puedas ser libre del pecado y caminar en la novedad de vida, es decir, la obediencia que demostró el Mesías Yeshúa.

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error160
fb-share-icon0
Tweet 50

Leave a Reply