Chisinau, Moldavia Parte del Viaje

Baruch enseñando en la universidad con Michael traduciendo el hebreo de Baruch al ruso.

El 27 de marzo (domingo), manejamos desde Alba-Iulia, Rumania a Chisinau, Moldavia. Fue un viaje muy largo. Llegamos a Chisinau alrededor de las 8:30 pm.

La mañana del lunes 28 de marzo nos reunimos con el líder del grupo de Policías Cristianos. Él y un hombre de negocios cristiano se reunieron con nosotros para orar. El líder hizo arreglos para que fuéramos a Transnistria.

Orando antes de partir hacia Transnistria.

Imagen que captura la matanza de hombres, mujeres y niños solo por ser judíos.

Hay un cementerio judío en Transnistria, y nos alegramos mucho de poder visitarlo. Tenía un memorial muy conmovedor en el interior, y nos tomamos un tiempo para recordar a los cientos de miles de judíos asesinados en Transnistria, orar por la tierra y la gente que se encuentra allí actualmente y también ministrar a un anciano judío que estaba allí para visitar las tumbas. de sus padres

Viajamos a Transnistria, conocida en Rusia como Pridnestrovie. Esta área es legalmente parte de Moldavia, pero después de un conflicto militar en 1992 y un alto de fuego que se logró también ese mismo año, esta región funciona como un país casi independiente. El 14º ejército ruso tiene presencia en Transnistria y con la actual guerra en Ucrania, esta zona fronteriza con Ucrania es muy sensible. El ejército ruso no quiere la visita de extranjeros en este momento. El propósito de nuestra visita fue para orar por las atrocidades que ocurrieron en esta región durante el Holocausto. Esta fue una de las áreas más brutales y bárbaras para el pueblo judío en Europa del Este. Específicamente, queríamos cruzar el río Dniéster para celebrar nuestro tiempo de oración en este lugar. Hay mucho debate sobre el número de judíos que fueron asesinados en esta región; sin embargo, la mayoría de los estudiosos ubican este número alrededor de 410,000. En realidad, al examinar cómo se calculó esta cifra, el número es significativamente mayor y más cercano a los 700,000.

Lo que me gustaría compartir sobre nuestra visita es cómo Di-s movió a muchas personas para ayudarnos a cumplir nuestro propósito de orar al otro lado del río Dniéster. Tuvimos que organizar una escolta de la policía moldava para asegurar nuestra salida de Moldavia y hacia la frontera de Transnistria. A partir de ahí, se nos pidió que fuéramos al representante de Moldavia en Transnistria, quien se puso en contacto con los oficiales del ejército ruso para que entremos en el área que deseábamos. Tuvimos que ser llevados allí en un vehículo de la oficina del consulado moldavo con su conductor para ser observados por funcionarios rusos (Transnistria). El hecho de que tantas personas pasaron inconvenientes por nosotros para que pudiéramos orar fue simplemente increíble. Yo personalmente estaba convencida de que Di-s quería que oráramos, y Él conmovió a muchas personas, quienes nos trataron con tanta amabilidad. Nos pidieron que hiciéramos algo por su ayuda. No para pagar un soborno, sino para orar por ellos. Todos estaban preocupados por lo que significaría para ellos esta guerra en Ucrania. Existe la posibilidad de que Moldavia también sea invadida.

El lunes por la noche y el martes por la noche, Baruch habló en Biserica Gólgota . Su traductor fue Pavel (ver más abajo). Pavel es un excelente traductor [idioma rumano] y fuimos muy bendecidos de tenerlo con nosotros. Él y su familia dirigen un Centro de Retiro Cristiano que actualmente alberga y ayuda a refugiados ucranianos.

En Bisérica Gólgota .

La mayor parte del día martes, Baruch enseñó en una universidad cristiana que capacita a las personas para enseñar y compartir el Evangelio con hablantes de ruso en todo el mundo. Hay más de 250 millones de personas que hablan ruso, muchas de las cuales viven fuera de Rusia. Para todo el trabajo que hicimos en Moldavia que necesitaba ser traducido al ruso, Michael [nuestro asociado en Israel] estuvo allí para traducir el hebreo de Baruch al ruso. Queremos fortalecer nuestra relación con esta universidad.

Con uno de los estudiantes de la Biblia.

Antes de salir de Chisinau, oramos con aquellos que nos ayudaron a viajar a Transnistria y que están activos en ministrar a la gente de Moldavia.

Nuestra última parada fuera de la ciudad fue para visitar a un hombre que es muy activo y apoya a la comunidad mesiánica en Chisinau. Me preguntó si podríamos pasar por su oficina para orar por él y la comunidad creyente en Chisinau. Él hace mucho para apoyarlos.

Orando por Oleg (izquierda) y disfrutando el tiempo con Pavel (derecha), quien organizó la reunión con Oleg.

Al final del viaje recorrimos más de 2,700 km en 16 días y visitamos 7 ciudades. Visitamos congregaciones y universidades/colegios bíblicos, grabamos programas de radio y televisión, establecimos nuevos contactos que esperamos hacer crecer y visitamos a algunos de los miembros de nuestro equipo de Polonia, Francia, Serbia, Hungría, Rusia y Rumania. ¡Que bendición! El compañerismo entre los miembros del equipo fue un gran estímulo. Todos los miembros del equipo de Rumania estuvieron involucrados de una forma u otra en la organización, desde el lugar de enseñanza, hasta la visita a algunos lugares importantes en nuestro poco tiempo libre, alojamiento y comida. ¡Gracias, equipo!

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error206
fb-share-icon0
Tweet 50

Leave a Reply