¡Shabbat Shalom! Parashá Tazría

A continuación, hay un breve comentario de Baruch sobre la porción de la Torá de esta semana:

Parashá Tazría

Este Shabbat se llama Shabbat JaKodesh porque es el sábado anterior al muy especial mes de Nisán (nombre babilónico) o Abib, el mes de la redención (el mes en el que ocurrió la Pascua).

Nuestra lectura de la Torá esta semana se llama Tazría y cubre Levítico 12:1-13:59. El mes de Nisán o Abib es un mes muy especial porque en él tuvo lugar el Éxodo de Egipto. La Pascua, la Fiesta de la Redención, encierra un gran significado; por lo tanto, los sabios de la antigüedad ordenaron que para el Shabat justo antes de Nisán, toda la comunidad debería leer, además de la lectura regular de la Torá, la sección del libro del Éxodo que trata sobre la Pascua. Además, la lectura de los Profetas se relaciona con la Pascua de este Shabbat, en lugar del parashá semanal.

En el Parashá, se lee que después de que una mujer da a luz, es ritualmente impura. Esto se debe a la sangre que acompaña al nacimiento de un niño. Ella debe traer dos ofrendas para responder a su impureza ritual. El primer sacrificio es una ofrenda de elevación, mientras que el segundo es una ofrenda por el pecado. ¿Por qué HaShem requería estas ofrendas, especialmente la ofrenda por el pecado, cuando la mujer no necesariamente pecó? Primero, uno necesita recordar que el pecado no tiene que involucrar alguna acción mala. El pecado en su significado más básico es lo opuesto a lo que es Santo. Por lo tanto, debido a que la sangre está presente en un parto y la sangre debe ser respetada debido a su gran significado espiritual, el texto enfatiza que incluso en un evento alegre como el nacimiento de un niño, uno debe recordar su responsabilidad de tratar la sangre con el respeto que merece

Es muy significativo que la ofrenda de elevación se mencione primero. Este hecho arroja luz sobre por qué la mujer está realizando estas ofrendas en primer lugar: ella quiere que HaShem sea exaltado. Entre las muchas cosas que uno puede aprender de este pasaje está la verdad bíblica de que todas las cosas que se nos proporcionan se dan para glorificar a nuestro Señ-r. Es muy fácil para nosotros olvidar esta verdad, especialmente cuando se trata del nacimiento de un nuevo hijo. No es suficiente que en algún momento durante las primeras semanas del nacimiento demos gracias a HaShem, sino que lo hagamos no solo en la forma que HaShem dice, sino también en el momento que Di-s requiere. Esto nos recuerda que debemos estar en Su horario, en lugar de responderle cuando sea conveniente para nosotros.

No hay que olvidar que obedecer este mandamiento implicaba ir a Jerusalén. Ciertamente, viajar en un momento así no sería fácil, pero manifiesta el compromiso de uno no solo con HaShem, sino incluso con las cosas que se relacionan con Él. Creo que es muy esclarecedor que los padres terrenales de Yeshúa, Yosef y Miryam, demostraran este tipo de obediencia y compromiso con HaShem,

“Cuando se cumplieron los días de su purificación conforme a la ley de Moisés, lo trajeron a Jerusalén para presentarlo al Señ-r, como está escrito en la ley del Señ-r: Todo varón que abriere la matriz será llamado santo a SEÑ-R’, y para ofrecer en sacrificio conforme a lo que está dicho en la ley de SEÑ-R: ‘Un par de tórtolas o dos palomas.” Lucas 2:22-24

Estos versículos revelan que Di-s usa a las personas que están más interesadas en responderle como enseñan las Escrituras, independientemente de sus circunstancias personales.

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error156
fb-share-icon0
Tweet 50

Leave a Reply