Estudio Bíblico de Hechos, No. 54

Capítulo 23, 2ª Parte, Versículos 16-35

v17: El sobrino de Pablo probablemente estaba en su adolescencia. Normalmente, un centurión no recibiría órdenes de un prisionero, pero, milagrosamente, estaba dispuesto a someterse y responder a la solicitud de Pablo.

v19: El tribuno (comandante), probablemente como una forma de calmar el miedo del niño, tomando al niño de la mano nos muestra lo joven que era el sobrino de Pablo.

v23: Eso es un total de 470 guardias armados para proteger a Pablo cuando fue trasladado fuera de Jerusalén a un lugar más seguro. Cesarea era una ciudad romana; esto muestra cuán grande era la amenaza contra Pablo.

v24: En lugar de ser juzgado por el Sanedrín, Pablo ahora sería juzgado por un tribunal romano. Esto traía mucha más seguridad para Pablo.

v26: Claudio Lisias podría haber sido el nombre del comandante, pero era más probable que fuera un término para el tribunal romano en Jerusalén, del cual este hombre era la cabeza.

v27: Él embelleció la verdad aquí, lo que implica que salvó a Pablo porque era romano (pero él solo se enteró de esto mucho más tarde, cuando estaban a punto de interrogar a Pablo).

v28: A menudo, los romanos no interferían con el proceso de la ley judía siempre que no involucrara a sus propios ciudadanos romanos.

v29: Desde el punto de vista romano, Pablo no merecía estar en prisión y ciertamente no merecía la muerte. Los cargos en su contra no estaban claramente definidos.

v30: Los acusadores ahora también tendrían que viajar a Cesarea (un viaje de unos días) si querían seguir acusando a Pablo.

v31: Antípatris también era una fortaleza romana. Cesarea estaba como a unos 90 km (55.9 millas) de Jerusalén y no se podía llegar en un día.

v32: Se redujo a una guardia de 70 hombres.

v35: El gobernador Félix indicó que iba a darle a Pablo un juicio justo. Pablo solo tenía que esperar a que sus acusadores llegarán a donde estaba él.

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error156
fb-share-icon0
Tweet 50

Leave a Reply