Estudio Bíblico de Hechos, No. 19

Capítulo 8, 2ª Parte, Versículos 14-25

v14: Jerusalén era un lugar importante para el pueblo del Antiguo Pacto y también es un lugar importante para nosotros, el pueblo del Nuevo Pacto.

  • En el libro de los Hechos vemos una transferencia de autoridad, a la autoridad apostólica. En el año 70 d.C. el templo fue destruido y no hubo más sacerdocio autorizado. Di-s tenía un plan para después de la destrucción del templo y movió a su pueblo a ese plan.

v15: Existe una relación entre recibir la Palabra de Di-s y recibir el Espíritu Santo.

v17: Cuando los creyentes recibieron por primera vez el Espíritu Santo (capítulo 2), nadie les impuso las manos para hacerlo. Los Apóstoles no necesitaban imponer las manos a las personas para que recibieran el Espíritu Santo; gracias a Di-s por eso, de lo contrario tendríamos un problema hoy, ya que ya no están con nosotros … y, sin embargo, ¡tenemos al Espíritu Santo viviendo dentro de nosotros! Veremos más ejemplos de esto a medida que sigamos leyendo. Entonces, ¿por qué tenían que poner las manos sobre estas personas? Este pasaje enfatiza y enseña sobre la autoridad apostólica de estos líderes. Esta fue la primera vez que se dio el Espíritu Santo en esta área geográfica y los samaritanos también se dieron cuenta del nuevo cambio hacia el liderazgo apostólico en lugar del sacerdocio levítico. Por favor recuerden buscar todas estas cosas por ustedes mismos. No tienen que estar de acuerdo, pero tengan una buena razón bíblica de por qué no estarían de acuerdo … 😉 – Hechos 17:11.

v18: Aquí se expone el corazón de Simón. Quería seguir exaltándose a sí mismo. NUNCA debemos usar la Palabra / verdad de Di-s o el ministerio del Espíritu Santo como un medio para exaltarnos a nosotros mismos.

v19: Simón quería la misma autoridad que tenían los Apóstoles, ya que pensaba que esta autoridad le daría una mejor manera de exaltarse a sí mismo por encima de los demás. Estaba dispuesto a pagar por este regalo, sin darse cuenta de que iba a ser normativo para cada creyente (Mateo 28:18-20, Lucas 10:17-20).

v20: El propósito del ministerio del Espíritu Santo es exaltar a Di-s. Él no nos ayuda a lograr nuestras metas para hacernos grandes, sino que Di-s se hace grande a través de nuestras vidas.

  • Cuando usamos dinero para obtener lo que deseamos egoístamente, traerá destrucción (Lucas 16:13).

v21: Simón no tiene ninguna conexión con la mentalidad de Di-s.

v22: Necesitaba arrepentirse de verdad (véase el versículo 13). Había creído y se había bautizado, pero aún conservaba esta maldad en su corazón.

v23: Pedro tenía discernimiento de lo que estaba pasando con Simón.

  • La amargura en nuestras vidas nos pone en cautiverio. A Simón no le gustaba quién era espiritualmente y no se veía a sí mismo de la forma en que Di-s lo veía. Quería el poder y la autoridad además de lo que ya había recibido.
  • Cuando estamos cautivos del pecado, siempre estamos persiguiendo lo que está en contra de la voluntad de Di-s.

v24: Fue condenado por las palabras de Pedro y supo interiormente que lo que Pedro había dicho era correcto. Este versículo nuevamente afirma la autoridad de Pedros. Di-s les da autoridad a sus siervos para que se pueda ver su gloria.

v25: La Palabra de Di-s también se enfatiza a lo largo de este pasaje.

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error210
fb-share-icon0
Tweet 50

Leave a Reply