¡Shabbat Shalom! Parashá Vaerá

Aquí hay un breve comentario de Baruc sobre la Lectura de la Torá de esta semana, Parashá Vaerá, Éxodo 6:2-9:35. La hemos títulado: “Di-s Quiere Usarte“.

Parashá Vaerá

En la lectura de la Torá de esta semana, uno encuentra un mensaje de aliento para aquellos que se sienten inadecuados ante Di-s. La verdad del asunto es que cada persona, lo sepa o no, es inadecuada para servir a Di-s. Lo importante que debes recordar es que el Señ-r quiere usarte. Piénsalo de esta manera: un gran jugador de tenis puede hacer grandes cosas con una raqueta de tenis no tan buena. El hombre es solo la raqueta; Di-s es Aquel que en realidad realiza la obra. Una vez que tú y yo entendamos que el resultado depende del Di-s Soberano y no de nuestra capacidad, entonces nuestra insuficiencia deja de ser el problema.

Anteriormente en el libro de Éxodo, el lector aprende que Moisés no quiere ser aquel a quien el Señ-r usará para sacar a los Hijos de Israel de Egipto. Una vez más Moisés objeta y “le recuerda” a Di-s que él no es apropiado para hacer la tarea que el Señ-r le está llamando a hacer. ¿Por qué es esto? Moisés no quiere ir a hablar con Faraón porque tiene labios incircuncisos. Moisés declara ante el Señ-r:

“… he aquí, soy de labios incircuncisos, y ¿cómo me escuchará Faraón?” Éxodo 6:30.

Moisés necesitaba aprender que el poder descansaba en las palabras que se le ordenó a Moisés que dijera y no en quien simplemente las pronunciaría. En otras palabras, la verdad tiene un poder ungido que no puede ser obstaculizado ni siquiera por alguien que no sea elocuente en el habla. Asimismo, quienes hablan de manera impresionante, que tienen un gran dominio del idioma y una voz agradable de escuchar, no pueden compensar por su falta de contenido espiritual. Prefiero escuchar una persona tropezar a través de Juan 3:16 que escuchar al más grande orador recitar la presentación más inteligente del cambio climático o la teoría de la evolución del hombre.

Recuerda las palabras de Pablo, quien dijo que él no fue designado para predicar el Evangelio según la sabiduría humana y de manera elocuente, para que no se vacíe el poder de la Cruz (Ver 1 Corintios 1:17).

La próxima vez que sientas que Yeshua (Jesús) te llama a hacer algo, no st preguntes: ¿Estoy a la altura de la tarea?” más bien asegúrate de estar escuchando Su voz. Si es así, Él suplirá lo que te falta, todo lo que necesitas traer es un espíritu de obediencia mezclado con mucha oración.

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error176
fb-share-icon0
Tweet 50

Leave a Reply