¡Shabbat Shalom! Parashá Vayigash

La lectura de la Torá de esta semana se llama Parashá Vayigash. La lectura de este pasaje es Génesis 44:18-47:27. Aquí hay un breve comentario de Baruch:

Parashá Vayigash

En la porción de la Torá de esta semana, hay una lección sobre la necesidad de caer bajo convicción. Si una persona no conoce la realidad de sus pecados, no apreciará la gracia y el perdón que se le ofrece o que recibió. Cuando José se reveló a sus hermanos después de una separación de 17 años, la Biblia enfatiza la importancia de la manera en que José hizo esto. No dijo de inmediato:

“Oigan, chicos, soy su hermano y les perdono por venderme como esclavo”.

Más bien, la Escritura revela un método muy detallado y cognitivo que José utilizó para enseñar a sus hermanos la perspectiva adecuada que necesitaban comprender, para que pudiera haber una verdadera reconciliación.

Cuando José vio cómo sus hermanos habían cambiado, especialmente Judá, que ahora estaba muy preocupado por su padre Jacob y cómo manejaría la pérdida de Binyamin, mientras que él y el resto de los hermanos eran indiferentes al dolor que le causaron a su padre con respecto a José, se conmovió para revelarse a ellos y buscar la reconciliación. Es muy significativo que después de que José les dijo:

 “Yo soy José…” que inmediatamente preguntó: “… ¿Mi padre todavía está vivo …?”

¿Por qué haría esta pregunta cuando si uno lee la conversación entre José y Judá que llevó a José a ser movido a revelarse, era bastante obvio que Jacob todavía estaba vivo? La respuesta se encuentra en la siguiente parte del versículo. El texto lee: “… sus hermanos no pudieron responderle porque tenían miedo”. (Ver Génesis 45:3).

Los hermanos no pudieron responder porque estaban llenos de miedo porque fueron condenados por su pecado y porque iba a ser expuesto a su padre. Cuando José vio su temor y contrición, nunca le dijo a su padre cómo fue que llegó a Egipto. En otras palabras, José no quería venganza, ni encontró satisfacción ni siquiera en que la verdad fuera expuesta cuando esto avergonzaría a sus hermanos. Más bien vio cómo HaShem lo uso para bien.

Esto no significa que los hermanos no hubieran pecado, sólo que debido a que José amaba a Di-s y fue llamado de una manera muy específica para ser usado por Di-s, que HaShem no permitió que el pecado y la desobediencia de los hermanos frustraran lo que Él había llamado a José a ser, el líder de los Hijos de Israel como los sueños de José lo habían prometido (Ver Romanos 8:28).

Sería erróneo pensar que esta era la única manera en que Di-s podía lograr este propósito; más bien, el gran Soberano Di-s no se ve impedido de cumplir Su voluntad, incluso por la desobediencia del hombre.

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error112
fb-share-icon0
Tweet 50

Leave a Reply