Estudio Bíblico de Santiago, No. 4

Capítulo 2, 1a Parte, Versículos 1-9

Uno de los cambios que el Espíritu Santo produce en la vida de los verdaderos creyentes es que Él les hace tomar sus pensamientos y deseos (que generalmente se enfocarían en sí mismos) y colocarlos sobre otras personas. “Amar a nuestro prójimo como nos amamos a nosotros mismos” significa que nuestro deseo es que aquellos que nos rodean reciban y experimenten la bondad, la bondad, las promesas y las bendiciones de Di-s. A medida que el Espíritu Santo nos capacita, comenzamos a comportarnos de una manera que sea una influencia piadosa para los demás. En este capítulo hay un énfasis en la fe que trabaja en la vida de una persona y produce los resultados deseados por Dios que cada creyente debe mostrar.

v1: Hermanos:  Como ya se ha visto… este es un término inclusivo que significa “hermanos y hermanas. Es un término que se relaciona con otros creyentes, discípulos de Mesías Yeshúa.

  • Señ-r: El hecho de que Yeshúa es Señ-r debe ser una realidad para cada creyente. Esto significa que vivimos bajo el reconocimiento de Su autoridad en nuestras vidas: Su voluntad, Sus pensamientos, Sus deseos deben convertirse en nuestros. Necesitamos obedecerle.
  • Fe… glorioso: Cuando caminamos en fe, demostrando el señorío del Mesías en nuestras vidas, esa fe va a ser una fe de gloria. Bíblicamente hay una relación entre la gloria de Di-s y la presencia de Di-s. Entonces, cuando caminamos fielmente, poniendo en práctica la verdad y la voluntad de Di-s, demostrando Su autoridad sobre nuestras vidas, el resultado es que Di-s va a entrar en esa situación de una manera única y el resultado es que Él va a ser glorificado, Su gloria va a ser manifestada. Así es como estamos llamados a vivir.
  • Sin acepción (parcialidad): Tratar a alguien mejor que a otra persona por la razón equivocada.

Nota: Lo que Santiago está diciendo aquí es que si mantenemos nuestra fe con un grado de parcialidad / mostrar favoritismo (prefiriendo uno y rechazando o deshonrando el valor dado por Di-s que Di-s ha dado a todos los seres humanos) vamos a estar comprometiendo nuestra fe, y la gloria de Di-s no se va a manifestar. Esto es algo que no es agradable a Di-s.

v2: Porque si: Santiago da un ejemplo hipotético de lo que quiere decir mostrando parcialidad.

  • Su congregación/asamblea/sinagoga: En el principio, los gentiles, al llegar a la fe, entraban en las sinagogas para escuchar la Palabra de Di-s que se leía – se leía cada sábado (Dia Séptimo). Allí encontrarían la revelación o los mandamientos de Di-s.
  • Ropa esplendida: Ropa magnífica y cara. 
  • Andrajoso: Posiblemente se puede traducir como ‘en mal estado’. Estas prendas no tienen magnificencia ni esplendor.

v3: Miráis con agrado: Al hombre bien vestido se le presta gran atención.

  • Buen lugar:  Un lugar favorable, un lugar de preferencia. Un asiento de distinción.
  • Siéntate tú aquí…. Estate tú allí: Al pobre hombre se le dice que se pare allí (ni siquiera se le da una silla), al hombre bien vestido se le dice que se siente aquí, en el lugar de preferencia.
  • Bajo mi estrado: En griego esta palabra puede significar ‘en’ o ‘debajo’. Al pobre hombre probablemente se le está diciendo que puede sentarse debajo del taburete, es decir, en el suelo. La actitud que se muestra aquí es que el pobre hombre puede estar cerca, pero necesita sentarse en el suelo.

v4: ¿No hacéis distinción? (Parcialidad mostrada):  Hizo una distinción. Esta persona ha juzgado algo por su cuenta, sin ninguna revelación de Di-s.

  • Hacéis distinción entre vosotros: Di-s no les ha dado revelación ni ha ordenado a alguien que diga estas cosas o se comporte de esta manera, mostrando parcialidad. La Escritura nos revela que Di-s no hace a respeto a las personas. Él no tiene favoritos (Hechos 10:34, Mateo 5:45) Di-s no trata a uno mejor que a otra persona (¡Gracias a Dios!). Sus leyes se aplican por igual a todos.

Nota: Di-s puede llamar a las personas para diferentes propósitos. Él puede bendecir a alguien más que a otros porque muestran una mayor responsabilidad por la voluntad de Di-s.

  • Pensamientos: Tener una perspectiva de… Están pensando de una manera malvada. La definición bíblica del mal sería:  “pensar o hacer lo que no está en línea con el carácter de Di-s”.

v5: Hermanos míos amados: Aunque Santiago ha dicho algunas palabras duras, los ha regañado (en la carne, manchada por el pecado, es natural que mostremos parcialidad). Esto no lo hace bueno o correcto. Di-s nos ha proporcionado el Espíritu Santo – Él puede permitirnos cambiar este aspecto de nuestra naturaleza pecaminosa y humana, quiere que sepan que Él los ama.

  • Elegido: Elección, o ser elegido, en la Escritura es simplemente la palabra para ser seleccionado. Esa selección no viene en el vacío. Siempre tiene que ver con el propósito de Di-s.
  • Los pobres de este mundo… Ricos en fe: Santiago está estableciendo un principio aquí. Aquellos que son pobres financieramente tienen el potencial, en Cristo, de ser ricos espiritualmente.  Muchas personas piensan que el dinero va a resolver sus problemas. Puede ser, sin embargo, que su dinero sea un obstáculo para su espiritualidad. Ser pobre, estar en necesidad, puede llevar a uno a depender de Di-s. Cuando no tenemos los recursos o la capacidad de proporcionar lo que necesitamos, entonces es más probable que confiemos en Di-s.
  • Aman: El amor, a menudo, se basa en una relación de necesidad. Los niños aman a sus padres como un resultado natural del hecho de que se dan cuenta de su necesidad de sus padres. Los padres inculcan amor a sus hijos mientras les proveen amorosamente. Del mismo modo, cuando ejercemos fe en Di-s, Él se mueve para permitirnos ser un receptor de Su gentileza, bondad y provisión. Esto a su vez nos lleva a apreciar o amar a Di-s.

v6: Vosotros: Santiago está hablando de aquellos que muestran parcialidad.

  • Afrentado: Desvaloriza a alguien que es la creación de Di-s, alguien hecho a imagen de Di-s.
  • Tribunales: Debido a su riqueza, las personas ricas son las que son más capaces de utilizar el sistema judicial para oprimir a las personas.

v7: Ellos: Hablando de aquellos que son ricos en este mundo. Siempre hay excepciones, pero hay una tendencia cuando uno es rico a confiar en la riqueza y en los propios recursos en lugar de en las cosas de Di-s.

  • El buen nombre: El buen nombre del que se habla aquí es el nombre de Yeshúa.
  • Que fue invocado sobre vosotros: El nombre de Yeshúa ha sido puesto sobre nosotros.  No lo colocamos sobre nosotros mismos, se nos impuso. Este fue un acto de Di-s. Di-s nos ha dado Su nombre. Le pertenecemos a Él. Somos parte de la familia de Di-s, no solo porque fuimos creados por Él, sino por esta relación única que tenemos con Él.

v8: Ley real: Ley del Reino. La ley del Reino nos hace mostrar el carácter del Reino.

  • Amarás a tu prójimo como a ti mismo: Esto es lo que se supone que debemos demostrar. Es fundamental. Si no podemos amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos, hay un problema espiritual en nuestras vidas. No hemos entendido el amor de Di-s.  No hemos recibido Su amor de la manera que deberíamos haberlo hecho. No estamos demostrando la verdad de Di-s en nuestras vidas.

v9: Pero:  Esto está en contraste con el que está mostrando esta ley real.

  • Cometéis pecado: Esto es lo que sucede cuando demostramos una preferencia por uno sobre otro. Cuando mostramos parcialidad, al no reconocer que todos son una creación de Di-s, no los recibimos con el honor, la gentileza y la bondad adecuada que Di-s mostró hacia nosotros.
  • Convicto: Reprobado. Esta es una palabra de desaprobación. Es una palabra de condenación y puede ser una palabra de castigo.
  • Por (bajo) la ley: Este es un término de juicio. Muchas personas, cuando son salvas, asumen incorrectamente que la ley ya no tiene ninguna relevancia para ellos. Esto es falso. La ley (Antiguo y Nuevo Testamento) todavía tiene relevancia para nuestras vidas. Cuando se nos dice que “ya no estamos bajo la ley”, esto significa que no vamos a ser condenados / juzgados por la ley (la condenación – y la muerte – fue pagada por nosotros por Yeshúa – quien no mostró parcialidad, sino que murió por todos – Juan 3:16-21).

Como creyentes, por lo tanto, no estamos bajo el castigo de la ley, sino que somos liberados para utilizar / aplicar la verdad, la revelación, de la ley a nuestras vidas. De esta manera podemos “cumplir los requisitos de justicia de la ley”(Romanos 8:1-11).

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error112
fb-share-icon0
Tweet 50

Leave a Reply