Estudio Bíblico de Santiago, No. 3

Capítulo 1, 3a Parte, Versículos 21-27

Esta parte del capítulo trata de las señales que identifican a aquellos que están viviendo una vida que es agradable a Di-s.

v21: Por lo cual: Este es un mandamiento, algo que se nos dice que nosotros, como creyentes profesantes, debemos hacer.

  • Desechando: Para deshacerte de algo. Hay cosas en nuestras vidas de las que necesitamos deshacernos, ya que no contribuyen a un testimonio que sea agradable a Di-s.
  • Inmundicia: Aquellas cosas que están en conflicto con la pureza, la santidad y la justicia.
  • Abundancia de malicia: La perversidad o maldad (definida como “no vivir de acuerdo con la voluntad de Di-s”) no está estancada. Cuando hay maldad en nuestras vidas (cosas que están en conflicto con la Palabra o la verdad de Di-s) comienza a multiplicarse. El mal tiene una influencia significativa. Un poco se multiplica y se convierte en una cantidad excesiva (desbordante). A menudo lo que estamos haciendo no nos parece malo. El pecado trae consigo una perspectiva equivocada. Nos pone en una ceguera espiritual y, por lo tanto, no vemos las cosas de la manera en que Di-s las ve.
  • recibid con mansedumbre (humildad) la palabra implantada: Esta es la clave de cómo somos capaces de dejar de lado la inmundicia y la maldad.
  • Palabra implantada: Necesitamos recibir (no solo estar de acuerdo con ella sino acogerla) la palabra que echa raíces en nuestros corazones, en nuestros procesos de pensamiento. Una palabra implantada, además, no se queda estancada. También se alimenta, se sostiene y crece hasta el punto en que produce frutos.

Nota: Lo que la palabra de Di-s nos está enseñando aquí es que algo va a estar activo en nuestras vidas – si no es la Palabra implantada será el mal y viceversa.

  • Salvar: Una palabra que tiene una amplia aplicación. En este contexto, puede que no se refiera sólo al perdón de los pecados. Salvar también lleva consigo la connotación de sanación, poner algo en orden y también puede significar experimentar la victoria. En este contexto, la palabra “salvar” puede referirse a la capacidad de la palabra implantada para sanar nuestras (los creyentes) almas.

v22: Ser hacedores… no solo oidores: Muchas personas escuchan y aprenden, pero no implementan lo que se les enseña. El HACER de la Palabra trae consigo un cambio espiritual en nuestras vidas. Aquellos que oyen, pero no hacen (no obedecen) se están comportando de una manera rebelde. Han escuchado la verdad, pero se niegan a implementarla. La rebelión sirve como una invitación al enemigo para que la influencia demoníaca comience a actuar en nuestras vidas. Nuestras vidas también van a cambiar, pero por lo negativo y no por lo positivo.

  • Engañándoos a vosotros mismos: La rebelión se compara con la brujería. Cuando desobedecemos a Di-s y decimos ‘No’ a lo que Él nos ha llamado a hacer, estamos invitando al engaño a nuestras vidas y, por lo tanto, engañándonos a nosotros mismos. Cuando somos engañados, no vamos a ser útiles a Di-s. No vamos a ver las cosas desde Su perspectiva. No podremos orar de manera efectiva y, por lo tanto, no aprenderemos cuál es Su voluntad; no querríamos cumplirla de todos modos. Cuando hemos sido engañados (por nuestro propio hacer o falta de hacer) nos comportamos como un enemigo de Di-s.

v23: Si alguno: Nadie está excluido de esta posibilidad.

  • Considera: Él o ella se da cuenta de algo. Tienen un grado de discernimiento (no necesariamente discernimiento espiritual) y son capaces de distinguir entre las cosas.
  • Su rostro natural: Se reconoce a sí mismo. Ha visto lo “bueno y lo malo” en su apariencia.

v24: Y luego olvida: Mientras el hombre estaba en el espejo, fue capaz de ver y discernir, pero cuando se alejó de la influencia del espejo, inmediatamente olvidó lo que había visto y no tenía la capacidad de recordarlo o discernirlo.

Nota: El espejo, o la influencia de este, se compara con la Palabra que debería haber sido implantada en nuestros corazones. Había sido visible, pero debido a que no fue implantada no tuvo ningún efecto duradero. Esta Escritura nos está revelando un principio: necesitamos escuchar y, después de escuchar, se debe hacer un balance serio de nuestras propias vidas. Necesitamos evaluar qué fruto estamos produciendo, así como qué tipo de testimonio estamos siendo para los demás.

v25: Perfecta: Como se ha visto anteriormente, esta palabra ‘perfecto(a)’ tiene que ver con el concepto de ese fin o destino final. Estado de perfección o finalización.

  • Perfecta ley, la de la libertad: Muchas personas creen que cuando somos salvos, somos liberados de todo y podemos hacer lo que queramos hacer. Este no es el caso. Siempre somos esclavos de (o sirviendo) a algo o alguien (liberados de la esclavitud a esclavo de Cristo). Cuando los hijos de Israel fueron liberados de la esclavitud, fueron liberados para ir al desierto donde podían adorar a Di-s. La libertad nos da la capacidad, nos cambia, para adorar a Di-s. La libertad que Di-s nos ha dado es una libertad, una libertad, para hacer lo que no podríamos hacer en esclavitud al pecado. Cuando estamos en esclavitud al pecado, estamos confinados por el poder del pecado y manifestaremos pecaminosidad en nuestras vidas. Pero, en Cristo, ahora hay una ley espiritual en juego: una doctrina de libertad a través de la redención de Yeshúa. Su sangre nos pone en una nueva condición espiritual donde hemos sido liberados, para hacer Su voluntad y obedecer Sus propósitos. Esta es la ley perfecta de la libertad.
  • Persevera en ella: La idea aquí es permanecer en esta ley, lo que significa que necesitamos vivir basados en esta ley de libertad. Hemos sido liberados, así que ahora podemos servir a Di-s.

Nota: La ley perfecta de la libertad nos cambia. Cuando vivimos de acuerdo con ella, ya no somos oyentes olvidadizos. Se nos da la capacidad de discernir y comprender las cosas, incluso lejos de la influencia del “espejo”. También se nos da la capacidad de hacer el trabajo que se nos exige que hagamos. ¿Qué trabajo? La mano de obra de Di-s, que es esta: A medida que le servimos, Él nos cambia. La obediencia produce cambios.

  • Bienaventurado en lo que hace: Obviamente hay un marco para esto: él está haciendo la obra de Di-s y mientras sirve a Di-s Di-s lo bendecirá en todas las cosas que está haciendo para el propósito del Reino.

v26: Religioso: Aquí, se habla de la religión como de algo bueno. La religión de las Escrituras es buena. Es algo de lo que Di-s quiere que seamos parte. Sin embargo, necesitamos saber que la religión, bíblicamente, no es una religión hecha por el hombre, sino que debe estar basada en las Escrituras.

  • Refrena su lengua: Un creyente maduro es capaz de controlar su lengua.
  • Engaña su corazón: Esta es la segunda vez que Santiago habla del corazón (pensamientos, hombre interior) siendo engañado.
  • Vana: Inútil. No tiene ningún valor. No produce nada.

v27: Nota: La persona en este versículo está en contraste con la persona del v.26.

  • Sin mácula (contaminada): Pura, genuina, nada la ha cambiado o corrompido.
  • Delante de Di-s: La religión pura e inmaculada es de parte de Di-s. Este es el tipo de religión que se nos ordena practicar y se supone que debemos abrazar.
  • Visitar: Para ayudar.
  • Huérfanos y a las viudas: Estos son solo un ejemplo de dos de los tipos de individuos más necesitados de la sociedad. Esta ayuda, sin embargo, no se limita solo a ellos. Sirven como ejemplo de aquellos que están en medio de problemas, dificultades, aflicción y tribulación en este mundo. Se supone que debemos venir y ayudarlos siempre que sea posible. Eso es lo que la verdadera religión nos ordena hacer.
  • Sin mancha: Inmaculado:
  • Guardarse sin mancha del mundo: Esto revela cuál es realmente el problema. O vamos a tener una mentalidad mundana y vivir para nuestros propios planes y deseos, o vamos a tener una mentalidad del Reino y vivir de una manera que el plan, la voluntad y los propósitos de Di-s sean revelados
Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error162
fb-share-icon0
Tweet 50

Leave a Reply