¡Shabbat Shalom! Parashá Lej Lejá

La porción de la Torá de esta semana se llama Lej Lejá. La lectura es Génesis 12:1-17:27. A continuación, un breve comentario de Baruch:

Parashá Lej Lejá

En la porción de la Torá de esta semana, uno aprende una lección importante sobre el tiempo. Muchas cosas dependen del momento adecuado de tiempo. Te compartiré un secreto, tu tiempo nunca es el tiempo de HaShem, y Su tiempo es siempre el momento adecuado. La mayoría de las veces la gente es impaciente. Es simplemente difícil para uno esperar y confiar en que HaShem cumplirá Su palabra en Su tiempo.

A Abraham se le prometió ser el padre de una gran nación y ahora aquí ya era un anciano y no tenía ni un solo hijo. Cuando se le dijo que tendría un hijo, su esposa Sara dudó de la capacidad de Di-s para cumplir Su palabra y sugirió que Abraham se acostara con su sierva Agar para tener un hijo. En un momento de falta de fe, Abraham estuvo de acuerdo y cuando tenía 86 años nació Ismael. No fue por otros 13 años que HaShem se aparecería de nuevo a Abraham para anunciar que nacería el hijo de la promesa. Abraham, como Sara, dudó de Di-s y se tiró al suelo y se rió de la palabra de Di-s para él (véase Génesis 17:17).

El punto que quiero que vean es la conexión entre la impaciencia y la falta de fe. Es difícil esperar por las cosas que Di-s ha prometido. Satanás lo sabe y a menudo pone ante nosotros una falsificación de lo que HaShem ha prometido. Cuando no esperamos a que Di-s cumpla Su palabra de la manera en que Él dijo, la falsificación de Satanás puede aparecernos como la respuesta.

Abraham necesitó esperar 15 años adicionales (aproximadamente) para que Di-s se moviera y guardara Su palabra para con él. Quince años pueden parecer una gran cantidad de tiempo para esperar, pero comprometerse con el sustituto de Satanás, al final causará muchas más dificultades para el creyente. La palabra “esperar” aparece en la Biblia casi 100 veces. Una cosa sabia que cada uno de nosotros debe hacer es encontrar estos lugares usando una concordancia y comenzar a leer estos versículos. De hecho, no sólo los versículos sino el pasaje en el que se encuentran. Estudia estos pasajes e incluso memoriza algunos de ellos que te hablen personalmente. Al hacerlo, descubrirás que crecerás en el aprendizaje de la paciencia. El resultado de esto será que HaShem comenzará a usarte cada vez más y más en Sus propósitos. La paciencia es un atributo espiritual importante que permite al creyente servir a Yeshúa de manera más efectiva. Mi versículo favorito que enseña acerca de la paciencia es:

“Y ahora ¿qué esperaré?, Adonai mi esperanza en ti está.” Salmo 39:7

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error85
fb-share-icon0
Tweet 50

Leave a Reply