Estudio Bíblico, El Libro de Éxodo, No. 38

Capítulo 20, 2ª Parte, Versículos 18-26

Este pasaje tiene que ver con la adoración. Esto debería interesarnos, ya que adorar a Di-s es nuestra principal prioridad en la vida: adorarlo de una manera aceptable y agradable.

v18: “Todo el pueblo“: Aquellos que habían sido redimidos por la sangre del Cordero, y que habían salido de la esclavitud con un llamado a encontrarse con (y adorarle) el Señ-r en el desierto.

  • Temblaron: La implicación de esta palabra es que se movían hacia atrás y hacia adelante en confusión. No sabían cómo responder a esta experiencia.
  • Pusiéronse de lejos: Esta frase se va a repetir, por lo tanto, se enfatiza.

v19: Las cosas que vieron y escucharon representaron la Presencia de Di-s. Él (el Di-s Santo) se movía hacia ellos (un pueblo impío). Tenían miedo y no querían que Él se acercara más. Temían que la santidad de Di-s, y ellos en su estado impuro, provocara su muerte. Esta experiencia siguió a la entrega de los 10 mandamientos. Di-s reveló cuál era Su expectativa de ellos y se dieron cuenta de que estaban muy lejos de Su voluntad.

v20: Moisés sabía (por revelación, proféticamente) lo que Di-s estaba haciendo. Di-s quería provocar una transformación milagrosa para estas personas.

  • Esta era una oportunidad para el pueblo – el temor de Di-s (sinónimo de sabiduría – Proverbios 9:10) estaría con ellos. Esto llevaría a una comprensión de la voluntad de Di-s. Por lo tanto, los llevaría a dejar de pecar.
  • Cuando (verdaderamente) tememos a Di-s es imposible pecar.

v21: El pueblo se puso de lejos: Rechazaron lo que Di-s quería lograr en sus vidas. No querían acercarse más a Él. A través de la adoración adecuada iban a ser transformados (en el Monte Sinaí), pero en su lugar se rebelaron y se mantuvieron a distancia, sin querer involucrarse. Sólo Moisés se adelantó para encontrarse con Di-s. Aquí tenemos un gran fracaso, una oportunidad perdida.

v22: Di-s quería que la gente tuviera la misma experiencia que Moisés – que fueran transformados por la presencia de Di-s y que recibiera Su revelación personal para ellos.

  • Cuando la Esperanza Bienaventurada (Rapto) suceda, vamos a tener una experiencia similar a lo que Di-s estaba ofreciendo a estas personas en este momento. Cuando nacemos de nuevo, el Espíritu Santo vive dentro de nosotros y nos cambia. Pero el resultado completo de esta transformación, que Di-s quiere que tengamos, no se conocerá hasta que entremos en una nueva condición – ese nuevo cuerpo del Reino (vivo, pero transformado en un centelleo de un ojo – nunca queriendo pecar de nuevo).

v23: Di-s comienza a presentarle a la gente un tipo diferente de experiencia de adoración a lo que se ofreció anteriormente. ¿Por qué? Porque lo rechazaron. Su adoración ahora se iba a basar en altares y sacrificios. Los israelitas sufrieron una pérdida ese día. Ahora tuvieron que conformarse con una experiencia de adoración menor.

  • Todas las demás formas de adoración (cosas que eran veneradas u honradas) debían ser dejadas de lado y destruidas. La idolatría está prohibida.

v24: El altar que Di-s requería no era uno que fuera similar a cómo las otras naciones construyeron sus altares. Ninguna otra nación tenía un altar de tierra. Nuestra adoración no debe de ninguna manera parecerse a la forma en que las naciones impías adoran. Cuando adoramos de la manera que Di-s requiere (basado en Sus instrucciones), Su nombre (carácter) será una bendición para nosotros.

  • Di-s ahora va a llevar a estas personas en un viaje. Él va a causar que Su nombre habite en muchos lugares diferentes, hasta que Él llegue a Jerusalén – el lugar final donde Su Nombre morará. El propósito de Di-s a lo largo de este viaje fue bendecir a Su pueblo.

v25: Di-s da instrucciones muy claras. Si se usaban piedras no se podían cortar. La adoración impropia produce lo que es profano. Hacer cosas profanas (el Sábado y el Nombre de Di-s son las dos cosas principales profanadas Bíblicamente) obstaculiza la bendición de Di-s.

v26: El altar es un lugar de culto y sacrificio. Ambas cosas van de la mano. Di-s está, aquí, advirtiendo a la gente acerca de su apariencia ante Él. Ellos no debían revelar ninguna desnudez, o exponerse de una manera que Di-s ve como inapropiada. La modestia es un principio fundamental. No adoramos de acuerdo con los caminos del mundo, pero adoramos con respeto, reverencia y honor a Di-s. Cuando se trata de adorar no importa lo que pensemos. La adoración no se basa en la imaginación de nuestros propios pensamientos o en lo que creemos que sea correcto. La adoración es el resultado de escuchar la revelación y las instrucciones de Di-s.

Cuando leemos la Biblia, nuestro pensamiento principal no debe ser: “¿Qué significa esto para mí?” Nuestro pensamiento principal debe ser: “¿Qué está transmitiendo Di-s a la audiencia original, y cómo entonces aplico eso apropiadamente a mi vida?” Nunca debemos ser casuales acerca de las cosas de Di-s.

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error51
fb-share-icon0
Tweet 50

Leave a Reply