¡Shabbat Shalom! Parashá Eikev

La lectura de la Torá de esta semana es Parashá Eikev. Esta lectura cubre Deuteronomio 7:12-11:25. A continuación, un breve comentario de Baruch:

Parashá Eikev

En la porción de la Torá de esta semana uno aprende una lección muy importante sobre el mérito. El mérito puede definirse simplemente como el resultado de algo que se gana. Espiritualmente hablando, el mérito puede ser transferido a otro. Esto es ciertamente cierto con el mensaje del Evangelio; Yeshúa, el Mesías, ganó el perdón de los pecados en nombre del mundo. En Deuteronomio capítulo 10 hay un verso que habla sobre el mérito.

“Solamente de tus padres se agradó HaShem para amarlos, y (Él) escogió su simiente después de ellos; a vosotros, de entre todos los pueblos, como este día.” Deuteronomio 10:15

Este versículo revela que Di-s, debido a los Patriarcas, escogió a Israel de entre todos los demás pueblos para ser usado en este mundo como Su recipiente especial. Abraham, Isaac y Jacob respondieron con fe para ser usados por HaShem para traer bendición sobre la humanidad. Ellos fueron fieles a este llamado y a su vez este mismo llamado fue puesto sobre el pueblo judío. Este llamado no se trataba de exaltar el judaísmo, sino de piedad; manifestando Su gloria para que todos los pueblos pudieran responder en el mismo tipo de fe.

En este pasaje, inmediatamente después de afirmar el llamado de Israel, lo primero que se menciona es la circuncisión. La circuncisión debe entenderse como la muerte de la carne. En otras palabras, si Israel (o incluso, todas las personas) va a lograr los propósitos de Di-s, entonces la primera lección que Israel debe aprender es que uno no puede servir a HaShem en la carne. Es muy significativo que cuando la circuncisión se menciona en el versículo 16 se refiere a la circuncisión del corazón. Este hecho revela que servir a Di-s es un asunto espiritual.

La mayoría de la gente, incluyendo el Israel histórico, olvidan un aspecto muy importante de por qué HaShem llama a uno a servirle a Él. Hace poco enseñé sobre este pasaje y al hacer esta pregunta uno respondió con la siguiente respuesta, “bendecir a los demás”. Si bien es cierto que el propósito de ser llamado al servicio es bendecir a los demás, este no es el aspecto importante que uno necesita recordar con respecto a este llamado. Es muy significativo que en el versículo 15 declara:  “HaShem se agradó para amarlos”. Di-s nos llama a servirle, no porque Él necesite nuestra ayuda o porque esta sea la única manera de que otros sean bendecidos. ¡Más bien, Él nos llama a servirle porque Él desea amarnos!

Es en servicio a nuestro al Señ-r (Yeshúa) que uno puede experimentar el gran amor de Di-s, que trae consigo un gran cambio en la vida del creyente y madura a éste para ser verdaderamente un instrumento de Di-s que manifiesta Su gloria y bendice a los demás.

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error51
fb-share-icon0
Tweet 50

Leave a Reply