¡Shabbat Shalom! Parashá Va’etjanan

La porción de la Torá de esta semana es Parashá Va’etjanan. Esta cubre el pasaje de Deuteronomio 3:23-7:11. Aquí hay un breve comentario de Baruch:

Parashá Va’etjanan

A principios de esta semana, observamos el ayuno del día 9 de Av. Este día conmemora la destrucción del primer y del segundo Templo. Es importante señalar que hay exactamente siete Shabbats entre este día y Yom Teruah (Fiesta de las Trompetas también conocido hoy día como Rosh HaShanah). En cada uno de los Shabbats, leemos un pasaje profético especial que trata sobre el confortamiento del Señ-r. Estos siete pasajes proféticos se llaman Sheva d’nehjamata (los siete de consolación).

En la lectura de la Torá, uno encuentra un versículo que parece ser inconsistente con las promesas de Di-s. Está claro en las Escrituras que HaShem ha hecho un pacto eterno con Israel. Por lo tanto, ¿cómo es posible que Él diga que si Israel sigue a otros dioses, Los destruirá de la faz de la tierra? No hay dificultad en reconciliar estos dos pasajes aparentemente contradictorios cuando uno los lee exactamente como fueron escritos.

Actualmente el texto dice:

“No andaréis en pos de dioses ajenos, de los dioses de los pueblos que están en vuestros contornos: Porque el Di-s celoso, HaShem tu Di-s, en medio de ti esta, porque no infame el furor de HaShem tu Di-s contra ti, y Él te destruya de sobre la faz de la tierra.” Deuteronomio 6:14-15

En el primer versículo de este pasaje, versículo 14, HaShem está mandando al pueblo de una manera general. El pronombre “Vosotros” es plural, y por lo tanto esta prohibición es inclusiva para todo Israel. Sin embargo, en el segundo versículo, versículo 15, el pronombre es singular, lo que significa que este versículo debe aplicarse a cada individuo, y no a Israel en un sentido general. Las implicaciones de esto son muy significativas. El pacto de Di-s promete a Israel de que Israel perdurará y estará en el Reino, pero sólo de manera general. Es decir, no todos los individuos judíos realizarán estas promesas, pero habrá un remanente que ciertamente experimentará Su fidelidad. De manera similar, cuando HaShem afirma que él destruirá al adorador de ídolos, Él no está hablando a Israel colectivamente, sino individualmente. Esto significa que cada persona judía individual que elige abrazar a una falsa deidad sufrirá la consecuencia de esta acción, es decir, la destrucción eterna. Sin embargo, habrá una porción de Israel que no actuará de esta manera, y son estos individuos judíos los que serán los receptores de Sus promesas.

Un buen ejemplo que ilustra este principio es el Éxodo de Egipto. HaShem prometió traer a Israel a la Tierra Prometida. Sin embargo, todos los individuos, excepto dos, perecieron en el desierto. Sin embargo, Di-s sí trajo a Israel (la nueva generación) a la Tierra. Es muy importante que uno preste atención al lenguaje del texto y note los cambios en la Escritura. Cuando hay un cambio en el pasaje, incluso algo tan aparentemente insignificante como un cambio del plural al singular, esto puede tener grandes implicaciones.

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error51
fb-share-icon0
Tweet 50

Leave a Reply