Estudio Bíblico, Libro de Apocalipsis, No. 33

Capítulo 19, Versículos 1-10

v1: Después de estas cosas: es decir, después de los juicios…. aquellos que tienen una perspectiva celestial dan gloria y alabanza a Di-s por lo que Él ha hecho por medio de Sus juicios. ¿Por qué?

v2: ¡Porque Sus juicios son verdaderos y justos! Sus juicios manifiestan Su gloria y muestran que Él es el Señ-r de los señores. La quimioterapia causa la destrucción de las células cancerosas de rápido crecimiento. A pesar de su destrucción de las células, se considera ‘bueno’ ya que ayuda en el proceso de curación. De la misma manera, el juicio puede ser visto como la causa de destrucción con el fin de lograr la salvación. El juicio es una parte del proceso de curación. El juicio de Di-s puede ser visto como una vindicación de Sus siervos.

v3: Y su humo subió para siempre jamás. Esta es una clara representación de que el juicio de Di-s no es temporal, sino que es eterno.

v4: A estos ancianos se les dieron tronos, y gran honor, en el cielo. A pesar de esto, casi cada vez que son mencionados, se levantan de sus tronos y caen sobre sus rostros para adorar a Di-s. Los ancianos son elegidos porque han aprendido a poner la verdad en acción (1 Timoteo 3:1-7). Estos ancianos atribuyen todo lo que ellos fueron capaces de hacer a Di-s. Él fue Aquel que les permitió actuar de la manera en que lo hicieron.

  • Di-s estaba sentado sobre el trono. El trono es una referencia al juicio. Los ancianos y las criaturas están alabando a Di-s por Sus juicios.
  • Amén habla de la verdad. La verdad crea un ambiente donde la adoración de Di-s puede ser mantenida.

v5: A lo largo de este libro nuestra atención es constantemente atraída de vuelta al trono de Di-s. Aquellos que van a estar en el Reino son hablados como siervos de Di-s. Hay una conexión entre servir a Di-s y el temor de Di-s. El temor significa hacer a Di-s la prioridad de nuestras vidas. Cuando Di-s es la prioridad nos encontramos sirviéndole.

v6: Cuando el Mesías vino la primera vez que vino como el Redentor (pagando el precio de nuestros pecados, comprando nuestra salvación) y no como el Juez (Juan 3:17). Él hizo la obra de salvación para poner la gracia de Di-s a nuestra disposición.

Cuando el Mesías Yeshúa regrese la segunda vez vendrá como Juez, el ‘Señ-r de Alos ejércitos’ (Juan 5:22, Mateo 25:31-46).

 El juicio de Di-s vino sobre los egipcios en el mar rojo – Moisés le dijo al pueblo deteneos y ved la salvación del Señ-r(Éxodo 14:13-14). Di-s juzgó, pero el resultado fue la salvación para Su pueblo. Di-s, que es el mismo ayer, hoy y siempre (Hebreos 13:8) fue hablado, en el Mar Rojo, como un “hombre de guerra” (Éxodo 15:3).

Cuando Yeshúa vino la primera vez que vino como el Cordero de Di-s. Cuando Él venga de nuevo será como el Rey Justo.

v7: Es sólo a través de la redención (el Cordero) que tendremos parte en este banquete. El matrimonio es una relación que se establece sobre un pacto.

Ser aparejado es ser santificado. La santidad ha entrado en sus vidas; no sólo de una manera declarativa, sino también de una manera expresiva – viviendo los propósitos y el llamado de Di-s en nuestras vidas. El banquete de las bodas del Cordero es la inauguración del Reino de Di-s. Aquellos que participarán de este banquete se han preparado para este Reino.

v8:  Las vestimentas hablan de obras. Si no tenemos buenas obras (no para la salvación, sino como resultado de la salvación) somos considerados desnudos y vergonzosos. Aquellos que han construido sobre el fundamento correcto, que han sido motivados por la verdad de Di-s y la han aplicado a sus vidas, tendrán obras justas y santas.

v9: Es sólo a través de la cruz del Mesías que podemos entrar y participar de la cena de bodas. El Reino es sinónimo de bendición – aquellos que son invitados son los bendecidos.  

El ángel le dijo a Juan que la revelación que está recibiendo es cierta (verdadera) y por lo tanto se puede depender de ella.

v10: Juan vinculó la gloria del Reino con el ángel que se lo estaba revelando. El resultado natural de la revelación es la adoración. Necesitamos asegurarnos de adorar a Di-s, que es la fuente original de revelación, y no adorar a aquellos que son las vasijas que nos la traen.

Hemos sido salvados para llevar el testimonio de Yeshúa. Su vida (palabras y obras), por el poder del Espíritu Santo, necesita ser vivida a través de nuestras vidas. Necesitamos manifestar la gloria de Di-s mientras todavía estamos vivos. Los que tienen el testimonio de Yeshúa adoran a Di-s.

El testimonio de Yeshúa es el espíritu de profecía: Necesitamos ser un pueblo que entienda la verdad profética.

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error28
fb-share-icon0
Tweet 50

Leave a Reply