¡Shabbat Shalom! Parashá Jukat

La porción de la Torá de esta semana se llama Parashá Jukat. Contiene la lectura de Números 19:1-22:1. Aquí hay un breve comentario de Baruch:

Parashá Jukat

A todos nos gustaría ser un gigante espiritual, sin dudar nunca de Di-s y siempre siguiendo Su palabra en perfecta obediencia. Recientemente hablé con una persona que sentía que los grandes héroes en la Biblia eran de alguna manera diferentes a ti y a mí. Él dijo que Di-s los creó para el éxito y les dio las victorias para ser testimonios para nosotros. Sus palabras me molestaron y las rechazo. Los gigantes espirituales de la fe no fueron creados de manera diferente a ti y a mí, sino que simplemente respondieron de manera diferente a las situaciones en las que fueron colocados. Si uno quiere el éxito (obediencia a la voluntad de Di-s) entonces uno tiene que aprender a vencer. Esta es la verdadera diferencia entre los gigantes de nuestra fe y tú y yo.

En la porción de la Torá de esta semana Israel es atacado por el rey de Arad. Era un rey muy poderoso e Israel respondió correctamente; se volvieron a Di-s y buscaron Su favor. Se movió entre ellos y dio la victoria. Nótese que la victoria no dependía de la fuerza de Israel o de quién era el enemigo, sino que se basaba únicamente en si Di-s daba la victoria o no. Esta victoria sobre Arad fue un punto culminante para los hijos de Israel. A pesar de que Israel confió en HaShem en este tiempo de guerra, ¿aprendió Israel el principio espiritual de confiar en HaShem en todo momento?

Tan pronto como Israel disfrutó de esta gran victoria, Di-s les informó que tendrían que tomar la larga ruta a la tierra prometida en lugar de recorrer la ruta más corta a través de la asignación de tierras dada a Esaú (Edom). Cuando la gente escuchó esto, el texto dice:

“… y el alma del pueblo se quedó corta en el camino”. Números 21:4b

Israel había pedido permiso antes para cruzar la tierra de Edom e incluso para pagar a los edomitas por las molestias y todo lo que consumieran en el camino (ver Núm. 20:14-21). Sin embargo, Edom rechazó. Muchos estudiosos entienden la fase  “… y el alma del pueblo se quedó corta en el camino”. como un modismo que habla de desánimo. En otras palabras, Israel, habiendo tenido una gran victoria sobre Arad, quería ir a la guerra con los edomitas y después de la victoria tomar el atajo (camino más corto) a su destino. Cuando HaShem no estuvo de acuerdo se desanimaron.

Parte de la fe es confiar en Di-s no sólo cuando Él responde a la petición de uno de la manera que uno quiere, sino también en aquellos tiempos en que la voluntad de Di-s no es lo que uno quería. El viaje alrededor de Edom fue difícil y carecía de los suministros aparentes para una congregación tan grande. En lugar de confiar en que HaShem no los habría guiado de esta manera a menos que Él fuera a proveer para ellos, la gente inmediatamente comenzó a quejarse, dudar y a querer regresar a Egipto (véase el versículo 5).

El pecado de Israel de negarse a aceptar el plan de Di-s es muy similar a la negativa de Edom. Entonces, ¿por qué la respuesta de HaShem a Israel fue tan dura, mientras que Edom aparentemente quedó impune? Para responder a esta pregunta uno debe recordar lo que el llamado de Di-s es sobre Israel y lo que eventualmente le sucederá a Edom. El problema con la mayoría de nosotros es que tendemos a mirar las cosas y evaluarlas basándonos en una perspectiva a corto plazo, en lugar de mirar las cosas desde la perspectiva de Di-s y ver las consecuencias eternas. Israel y Edom tienen un papel importante en el futuro. Uno es glorioso y el otro es desastroso. Si uno quiere compartir este glorioso futuro, entonces debe aprender a aceptar el camino largo y difícil, en lugar de los atajos que nuestra carne elegiría.

Recuerdo que viajé a casa una vez con mi padre después de asistir a una función. En la interestatal el viaje fue de unas dos horas. La antigua carretera Ruta 66 añadiría unos 45 minutos. Pedí tomar la carretera más lenta porque me gustaba ver las ciudades a lo largo de la carretera. En realidad, él y yo lo estábamos pasando muy bien y no tenía prisa por que terminara el día. Lo importante no es la ruta del trayecto, sino con quién estás viajando.

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error69
fb-share-icon0
Tweet 50

Leave a Reply