¡Shabbat Shalom! Parashá Sheminí

Esta semana, continuamos en el libro de Levítico con Parashá Sheminí. Esta Lectura de la Torá cubre Levítico 9:1-11:47. A continuación, hay un breve comentario de Baruch:

Parashá Sheminí

Lo primero que se aprende al leer la porción de la Torá de esta semana es que comienza el servicio de los Kohanim (Sacerdotes). Es significativo que el servicio comience en el octavo día, ya que el número ocho se relaciona con nuevos comienzos. De hecho, el número ocho también está relacionado con el Reino y el concepto de la redención. El servicio de sacrificio que comenzó en el Tabernáculo fue tan importante que se transmite al lector con estas palabras:

Y Moisés dijo: ‘Esto es lo que HaShem os ha mandado que hagáis’ y se les apareció la gloria de HaShem”. Levítico 9: 6

Aunque es obvio que “la cosa” a la que se refiere el versículo es la obra de los Kohanim, ¿cuál es la conexión entre su trabajo y la gloria de Di-s que se les aparece? La respuesta a esta pregunta se encuentra en el siguiente versículo. Allí, Moisés instruye a Aharón para que se acerque al Altar y realice la obra de la ofrenda por el pecado (ver versículo 7). La expiación por el pecado es absolutamente necesaria para que la relación entre Israel y HaShem sea sanada y una vez más la presencia de Di-s, es decir, la gloria de Di-s, pueda ser experimentada por Su pueblo.

Es muy significativo que el énfasis de la ofrenda por el pecado sea la sangre. Comenzando en el versículo 9 se nos dice que el sacerdote trajo la sangre a Aharón y mojó su dedo en la sangre y colocó la sangre sobre los cuernos del Altar y sobre su base, en otras palabras, en la parte superior del Altar y en su parte inferior. La intención de esta declaración es implicar todo el Altar, aunque solo se mencionan estos dos lugares.

Esto me recuerda lo que se dijo acerca de Yeshúa poco antes de que Él entregara Su vida. Yeshúa había llegado a Betania y allí, el Evangelio de Juan informa al lector que Miriam (María) tomó un ungüento costoso y ungió los pies de Yeshua, presagiando Su entierro (Ver Juan 12:1-3). Sin embargo, en Mateo y Marcos el énfasis está en la cabeza de Yeshua (Ver Mateo 26:6-9 y Marcos 14:3-5). Es a través del cuadro completo que se presenta en los Evangelios que uno aprende que Yeshúa estaba dando todo Su cuerpo como expiación por el pecado.

La sangre de los numerosos sacrificios que se ofrecieron primero en el Tabernáculo y luego en el Templo, solo apuntaba al Sacrificio Suficiente por el pecado, la sangre de Yeshúa.

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error30
fb-share-icon0
Tweet 50

Leave a Reply