Las Plagas

Después de muchas décadas de esclavitud a los faraones egipcios, durante las cuales los israelitas fueron sometidos a trabajos agotadores y horrores insoportables, Di-s vio la angustia del pueblo y envió a Moisés al faraón con un mensaje: “Envía a mi pueblo, para que ellos me sirvan.” Pero a pesar de las numerosas advertencias, el faraón se negó a prestar atención al mandato de Di-s. Entonces Di-s envió sobre Egipto diez plagas devastadoras, que los afligieron y destruyeron todo, desde su ganado hasta sus cosechas.

Las diez plagas fueron: agua convertida en sangre, ranas, piojos, moscas, pestilencia, sarpullido (furúnculos), granizo, langostas, oscuridad y muerte de los primogénitos. En cada una de estas plagas, vemos una terquedad en Faraón que resultó en un corazón endurecido. Quizás hayas escuchado a Baruch hablar sobre esto. Di-s no alcanzó dentro y endureció el corazón de Faraón. Lo que vemos aquí es una verdad espiritual bíblica. Si uno escucha la verdad y la rechaza, su corazón se endurecerá contra la verdad de Di-s. Sabemos que cuando uno “peca un poquito” es mucho más fácil pecar la segunda vez, y la tercera vez, etc.

Cuando escuchamos la verdad de Di-s, cuando leemos Su Palabra, debemos prestarle atención de inmediato y no endurecer nuestro corazón y resistirla o rechazarla. La próxima vez que escuchemos la verdad, estaremos más inclinados a rechazarla nuevamente y luego nos encontraremos en la pendiente resbaladiza de nuestro corazón endureciéndose.

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error69
fb-share-icon0
Tweet 50

Leave a Reply